EL PROMETEO* DEL PUEBLO CHILENO: EL COMPAÑERO PRESIDENTE DR. SALVADOR ALLENDE GOSSENS

marx-engels_2059317i 1973allende1

 

Valparaíso, 11 de Septiembre de 2016.

 

La militancia marxista, suele reparar ondas satisfacciones, tiene sus exigencias: No se puede actuar a medias, ni se puede optar por “el camino intermedio, porque éste corresponde a la antesala de la traición”. Es preciso darse por entero, consagrarse sin reservas en la lucha por los ideales y los sueños, en resumen, algo así, como una reviviscencia de la alternativa hamletiana, ser o no ser. Para ser -“el que aspira a parecer” renuncia a ser-, hay que estar luchando leal, honesta y consecuentemente por las ideas.

El impacto que ha tenido el Dr. Salvador Allende Gossens, sobre acontecimientos reales, como también sobre las mentes de mujeres y hombres, ha sido mayor que el de cualquier otro luchador social del siglo XX. La razón de esto se encuentra fundamentalmente en la formulación y lucha por sus ideas. El compañero presidente, el Dr. Allende Gossens, fue un hijo de su tiempo, y el marxismo fue una ciencia y una filosofía del siglo XIX. Científico era para el Dr. Allende Gossens, el mayor elogio que se podía hacer – repetía, “yo trabajo con las leyes de la ciencia y de la Historia”-, para diferenciarse de sus enemigos. Él y su obra eran científico, y aquellos y las suyas, no.

En la antigua Grecia, los aedos, en sus cantos relataban la leyenda de Prometeo, quién enseñara a las gentes el dominio de las artes y las ciencias, y les trajera el fuego del cielo, desobedeciendo a su padre Zeus. Zeus, padre de los dioses, lo castigó. Hizo encadenar a Prometeo a una roca del Cáucaso, y diariamente enviaba a un águila a atormentarlo, hasta que Heracles, un semidios, lo liberó de su martirio…

A través de los siglos, la leyenda de Prometeo, ha conmovido a las gentes. En Prometeo se veían a sí mismas, veían y ven su afán insaciable por conocer la madre naturaleza y transformar sus vidas.

Prometeo se convirtió en la imagen del progreso humano, a través de los siglos, la Humanidad ha aprendido a domeñar la naturaleza, a aprovechar sus riquezas y a protegerse de sus peligros. Algunos individuos se han vuelto ricos, poderosos y avaros. Unos pocos en expertos y sabios de la ciencia y en las artes, y la mayoría ha quedado marginada. Como colofón, unos lo tenían y lo tienen todo, y otros nada, unos vivían y viven en la opulencia, y otros en la miseria y la pobreza. Unos vegetan en  las drogas y el vicio, y otros trabajan en la rutina diaria para obtener un miserable jornal que no alcanza a cubrir los gastos del mes. Desde que ha existido la propiedad privada –es un robo- sobre los medios de producción en la sociedad capitalista salvaje, ha reinado en ella la desigualdad. La mayoría de los trabajadores son explotados por unos pocos poseedores de la celestina universal, el dinero.

Durante siglos, en sus leyendas, los pobre y oprimidos del planeta, han soñado con una vida mejor y feliz. Lucharon y luchan, pero todo ha sido en vano. Ni los esclavos de la antigüedad, ni los siervos de la Edad Media, pudieron liberarse. La Historia ha seguido igual en el capitalismo salvaje globalizado/globalización del capital. Ningún camino conduce a la felicidad de las grandes mayorías, están condenadas a una vidorrea por los ricos dueños del dinero, la celestina universal.

El genial sabio maestro de la clase trabajadora –manual e intelectual- el Dr. Karl Marx, descubrió algo que transformó al mundo. Le entregó al trabajador el conocimiento acerca de su vida en la sociedad. Le enseñó el camino hacia una sociedad más justa y solidaria, su nombre resonó y sigue resonando por todos los Pueblos del mundo, por esto, los ricos odian al Dr. Karl Marx. Fue calumniado y expulsado de su Patria alemana con su esposa e hijos. También fue expulsado de París y de Bélgica.

El Dr. Marx era pobre, y sin embargo pudo haber sido rico, si hubiera usado para él su descubrimiento. Pero no lo hizo, no temió al hambre, a la pobreza, ni a la miseria. Hizo ciencia, buscó la verdad para los explotados, que crean toda la riqueza de la Tierra, pero que están condenados a sobrevivir en la miseria por el capitalismo salvaje globalizado.

El Dr. Marx tuvo y tienen hasta nuestros días, millones de amigos en todos los rincones de la Tierra, donde hoy sobreviven los oprimidos y los explotados. No les ofreció un cuento de hadas, sino la posibilidad de una lucha por la liberación de la clase trabajadora, una verdad: “La ciencia de la sociedad humana”.

No pudo regalarles riqueza y una vida feliz, ni pudo alimentar a los hambrientos, ni vestir a los que pasaban frío. Pero forjó un arma poderosa con la que los desheredados podían armarse y luchar por una vida mejor. Al morir físicamente el Dr. Karl Marx, en Londres en 1883, la Clase Trabajadora lloró su muerte. Un dirigente gremial, Wilhelm Liebnecht, juró ante su tumba, “Compañero Karl Marx, muerto físicamente, vive  en nuestra lucha, el camino que tú nos señalaras, lo seguiremos hasta las últimas consecuencias”.

Prólogo de la brillante tesis doctoral del Dr. Karl Marx, en la Universidad de Jena, Alemania:

Prometeo a Hermes enviado por su padre para pedirle perdón por haber tomado el fuego sin su permiso: “Jamás yo cambiaría mi desdicha por tu servidumbre, puedes estar seguro”.

 

El compañero presidente, Dr. Salvador Allende Gossens, el Prometeo del Pueblo chileno.

Para fraseando al maestro libertador de la Patria Continente América Latina y el Caribe, Lic. José Martí Pérez: “Ningún Ser Humano, honesto, leal y consecuente con sus ideas, muere físicamente en vano, su sacrificio en el ir y venir del tiempo, se traduce en la forma más elevada del desarrollo humano, en forma más sociales, más justas, en el pensamiento más avanzado que pone atajo a la barbarie, la violencia, la explotación, la corrupción, la impunidad del capitalismo salvaje globalizado/globalización del capital”.

El compañero Presidente Dr. Salvador Allende Gossens, luchó porque en su Pueblo imperara la Justicia Social, y se respetara la dignidad y los Derechos del Ser Humano y su entorno ecológico. Sólo en esta dirección desaparecerá la cruel explotación del hombre por el hombre. Su vida política y profesional siempre la encausó en la defensa de los trabajadores –manuales e intelectuales-, de la mujer, de la infancia, a la unidad de las fuerzas de izquierda, a la solidaridad con los Pueblos oprimidos del mundo y en alcanzar la independencia económica de Chile. En esta lucha –fue un luchador social, fue un Ser Humano de una consecuencia poco común y nunca tranzó sus principios revolucionarios marxistas/socialistas, ignoró los halagos del poder político/económicos del capitalismo salvaje globalizado, y de su testaferra oligarquía –agrícola/citadina- sofofa.

Vivió, es decir luchó, de acuerdo a sus ideas y sus sueños, y logró el apoyo y el respeto del continente Latinoamericano y del Tercer Mundo. Amó a su Pueblo sobretodas las cosas.

Libre prensador, defensor de la libertad, la democracia y la Justicia Plena. Durante el Gobierno Popular que presidió por voluntad soberana del Pueblo chileno, no hubo presos políticos ni periodistas encarcelados, y no descansó un minuto de su vida luchando por la liberación económica del Pueblo chileno. Finalmente, cayó combatiendo contra los asaltantes del palacio de los Presidentes, los militares fascistas, en el marco de sus ideas y de su compromiso con su Pueblo y sus principios.

¿Quién le devolverá al Pueblo Chileno, su Educación, su universidad, su dignidad y su creencia y respeto por los valores del espíritu?

 

Con esperanza y memoria, el compañero Presidente Dr. Salvador Allende Gossens ¡VIVE!

 

Prof. Galvarino Jaramillo Pflüker

Vicepresidente ADDHEE.ONG

 

Lic. Yirsela Peirano Cofré

Asistente ADDHEE.ONG

 

Certificó:

Prof. Moreno Peralta/IWA.

Secretario Ejecutivo ADDHEE.ONG

 

PS:

*Un día el compañero Presidente, el Dr. Allende Gossens, me comentó su versión de Prometeo, la resumía así, “En la rebelión humana contra la injusticia, Hidra generadora de la inmoralidad social, por la igualdad de la persona que se simboliza en la entrega del fuego libertador a ella. Por entregar el fuego a los hambrientos que padecían frío, su padre Zeus castiga a Prometeo, su hijo condenándolo a muerte”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *