Rosa Luxemburgo: “Quien no se mueve, no siente sus cadenas”. Un ser humano, una mujer, marxista, socialista y revolucionaria. (1871-1919)

“Existen dos tipos de seres vivos, los vertebrados que gracias a eso pueden andar y, en ocasiones correr, y los invertebrados, que solamente pueden reptar y vivir como parásitos.” (Dra. Rosa Luxemburgo, Artículo publicado en 1898 en la Leipziger Volkszeitung, revista de la socialdemocracia alemana).

“En ocasiones, las águilas vuelan más bajo que las gallinas, pero éstas jamás podrán elevarse a la altura de aquéllas. A pesar de todas sus equivocaciones, Rosa Luxemburgo fue y seguirá siendo un águila y no solo su memoria, será siempre valiosa para todos los Marxistas” (Lennin)

La Dra. Rosa Luxemburgo, en ciencia jurídicas, nacida en 1871, polaca y alemana, líder feminista, dos condiciones que no le impidieron desarrollar la lucha por sus ideas- la unidad de la Clase Trabajadora y la revolución para alcanzar la nueva sociedad socialista sin exclusiones ni dogmatismo-, a pesar de la gran represión que existió en su contra, especialmente hacia la población femenina de ambos países. Mientras la joven crecía, albergaba en sus venas un contexto de revolución versus las malditas guerras, caracterizado desde la agitación mundial sobre las políticas laborales-sociales, como también la necesidad de unificar al pueblo para hacer de la clase trabajadora una vasta población empoderada. Conocida como una de las más importantes figuras de Alemania, estudió abogacía, gracias a su gran inteligencia, llegó a ser una de pocas mujeres en acceder a la Universidad, doctorándose, lo que le permitió escribir grandes libros científicos, publicar artículos, ensayos sociales, etc. que la transformarían en una destacada líder y figura marxista-revolucionaria en la vida política. Es allí donde logró plasmar su interés por los movimientos sociales, entendiendo profundamente las relaciones de clase y las desigualdades que suscitan una época inspirada por la revolución social.

Rosa entregó grandes aportes al pensamiento marxista-socialista europeo, conformando parte del partido social demócrata, caracterizándose como gran ideóloga socialista y marxista. En esta lucha por radicalizar la social democracia, alemana fracasó rotundamente por el compromiso de esta organización con el capitalismo. Una de sus primeras tareas e hitos exitosos fue ser columnista del diario Bandera Roja, donde expone sus pensamientos demócratas, socialistas, marxistas revolucionarios consiguiendo abrir espacios para expresarse ante una sociedad injusta económica y socialmente. Sus logros nacen en el contexto de la ciencia marxista y de las luchas de clases, criticando a destacadas figuras de la izquierda como a Lennin, quien desde su perspectiva pecaba al centrarse en el nacionalismo absoluto, así mismo, en un sistema partidista dogmático. Por sus trabajos Rosa, fue invitada como participante de la 2da internacional de trabajadores, instancia en la cual redacta el informe del encuentro, lo que le permite ser conocida por su capacidad de dirigente innata, como también llegar a una gran mayoría de trabajadores, desde su pensamiento revolucionario marxista. Consigue insertarse en un medio negado para la mujer, pero Rosa, iría por más: Su lucha con una nueva política revolucionaria marxista, como dirigente de la Segunda internacional, pretende obtener la herramienta que permitiría la conquista del poder político a la Clase Trabajadora.

En esta brillante y consecuente mujer revolucionaria, se engendraban necesidades pendientes por las cuales debía tomar conciencia para y por el pueblo, partiendo por la unión de los y las trabajadoras revolucionarios, por la lucha en contra de las malditas guerras que constituían la Primera Guerra Mundial que planearon organizaron los gobiernos reaccionarios europeos. En cualquier caso, Rosa pensaba en que la inclusión de la mujer dentro de la base del proletariado produciría el cambio, con la lucha de clases, con la idea que esta nueva realidad se ampliara con una crítica del sistema capitalista, despertando a la población en general, con la revolución social de los trabajadores. Bajo estos principios organizó la liga espartaquista de la mano de su conyugue Karl Liebkhecht, asociación que luego se transformaría en el partido Comunista Alemán, fuertemente perseguido por despertar a la Clase Trabajadora.

Rosa_Luxemburg

Dentro de los grandes hitos y aportes, de la lucha de Rosa Luxemburgo, está su participación dentro de la organización por la celebración del día 8 de marzo, en conjunto con su amiga Clara Zetkin, día que se registra la efeméride como el día mundial de la mujer trabajadora. Su visión contestataria marca la historia de las bases socialistas y comunistas, al catalogar a la mayoría de los partidos como machistas/ xenófobos por no considerar a las mujeres dentro de sus organizaciones, prohibiéndoles la participación, en vez de aceptarlas en iguales condiciones. La polarización del partido entre hombres y mujeres se produce como resultado del desconocimiento y la negación de la inteligencia y los aportes que la mujer puede entregar a la lucha por la emancipación de ambos.

Actualmente es posible entender – para los que tengan esta capacidad – en el marco del legado marxista de Rosa Luxemburgo, una alternativa consecuente y necesaria dentro de las organizaciones de la Clase Trabajadora, pues no son los partidos, sino el sistema capitalista quien las oprime, explota y margina junto a los hombres. Rosa Luxemburgo auto definida como feminista, luchó por el trato igualitario en pos de la revolución social de Alemania y Europa. De aquí es que desprendemos su frase “La feminista que no es socialista, carece de estrategia. El socialista que no es feminista, carece de profundidad”. Con ello deja a la vista la importancia de ser socialista en favor de la Clase Trabajadora y la obtención de mejores derechos, como también la lucha que deben dar mujeres y hombres por una nueva sociedad a escala humana, justa, solidaria y socialista.

El tráfago existencial de esta gran feminista la lleva, primero, a sus 18 años a tener que exiliarse en Suiza, y luego en Alemania, esto le permite conocer y relacionarse con otros exiliados políticos perseguidos por sus ideas y formando parte de sus organizaciones. Así mismo desde ideología que la lleva a un sin número de encarcelamientos, logra concretar un pensamiento profundo del cual fue madurando como teorías críticas, entre ellas contra el Capital y el Imperialismo etapa superior de este sistema. En ellas, el colonialismo como método de explotación de los imperios, logra enriquecerse a base de la depredación de materias primas que permiten al Capitalismo estar en una constante explotación y usufructo. En este aspecto la pensadora marxista crea su teoría para explicar que la acumulación de capital no se logra en un sistema capitalista cerrado. Así mismo, rechaza el carácter ilimitado de la explotación de las materias primas, que conlleva al derrumbe del sistema capitalista, más temprano que tarde. .

Es por ello que Rosa se opone a las malditas guerra, y las grandes empresas monopólicas, quienes agotan los recursos cada vez que con sus crisis pronunciadas desnivelan el sistema capitalista. Su gran labor de agitadora social desde su país natal, con una vida marcada por la revolución, la coloca en grandes aprietos, cayendo en prisión cada vez que su figura recorría las calles de una Alemania represora social demócrata. Estos hechos no apaciguaron su libertad de seguir informando a la Clase Trabajadora y a las bases en general, pues la confianza depositada en los trabajadores, hombres y mujeres por la emancipación fue hasta el día de su asesinato, un legado por el cual combatir hasta alcanzar el socialismo. Recordemos que para Rosa ser “mujer y socialista” fueron militancias para poder disputar un espacio desde los marginados, como así lo veían sus enemigos de clases, quienes constataron en ella, el riesgo de una oradora que movía un gran número de trabajadores, concientizándolos sobre las miserias que sobrevivían día a día, entregándoles la posibilidad de cuestionar su realidad, como también de ver en la organización, la salida y el derrumbe del sistema capitalista. Fueron estas causas, las que llevaron a Rosa y a Karl, a ser asesinados en manos de feroces criminales represores del régimen social demócrata, y pese a ser torturados, violentados, perseguidos y desparecidos hasta el día de su muerte, en que el matrimonio fue encontrado, sin lograr, sus asesinos – para mala suerte de los malvados- destruir las evidencias y el material de dos pensadores ilustres de las teorías de lucha de la Clase Trabajadora : trabajadores uníos por la revolución social y de género que fueron transversales tanto para las políticas sociales alemanas como para los derechos humanos socialistas del mundo.

Rosa, dirigió en numerosas concentraciones, reuniones, marcha, como la única mujer que encabezaba la lucha por la igualdad de las mujeres, y por ello es que tuvo que ser una de las primeras en sacrificarse por el pueblo trabajador. Sin miedo, avanzando, esta mujer revolucionaria fue de frente por sus principios, viviendo cada día como si fuese una conquista de la revolución, aprovechando de concientizar a las personas ya que el conocimiento, serviría para la convicción de una sociedad más justa y solidaria : ¡Rosa vive… Rosa y su lucha perduran como legado activo revolucionario por una nueva sociedad socialista en el marco de su sabiduría y experiencia, principios y acciones: para cambiar el perverso sistema capitalista y acceder a la unidad de la clase trabajadora y con ello de los pueblos!

“Rosa reunía características poco favorables para una sociedad opresiva y discriminatoria: era mujer, revolucionaria y extranjera, pero lo que más contribuyó a que los problemas la persiguieran hasta dentro de su partido fue su espíritu revolucionario. A los veintisiete años, replicó los insultos de la redacción del diario Vörwarts que censuraba sus artículos porque llamaban a la huelga general y a la insurrección. Acusó a los “falsos socialistas” con epítetos como el que sigue: “Existen dos tipos de seres vivos, los vertebrados que gracias a eso pueden andar y, en ocasiones correr, y los invertebrados, que solamente pueden reptar y vivir como parásitos.” (Artículo publicado en 1898 en la Leipziger Volkszeitung, revista de la socialdemocracia alemana.)

“La Rosa roja ahora también ha desaparecido, físicamente. Donde se encuentra es desconocido. Porque ella a los pobres la verdad ha dicho. Los ricos del mundo, y sus testaferros socialdemócratas la extinguieron”
(Bertold Brecht, escritor y dramaturgo Alemán)


Sofía Alvarado Morales.
Lic. Sociología
Universidad de Playa Ancha.
Valparaíso, 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *