La derecha chilena sofofa dice NO a los cambios estructurales en su modelo de dominación político y económico.

La derecha chilena sofofa dice NO a los cambios estructurales en su modelo de dominación político y económico.

Por: Jaime David Farías Delva / periodista, comunicador social/ADDHEE.ONG:

Las últimas semanas la derecha chilena ha mostrado su verdadero rostro, su ambivalencia, su forma deshonesta e inmoral de gobernar, por un lado engaña a la opinión pública diciendo que está por una nueva constitución, y por el otro argumentan que no están dadas  las condiciones, que garanticen un proceso constitucional limpio, por lo que rechazan la idea de  una nueva constitución.

Al parecer, la revuelta social con la consigna: “En chile nació y en Chile muere el neoliberalismo, capitalista y patriarcal”, ha generado en los círculos de régimen y de poder: gerentes, agricultores, núcleos conservadores alineados con los intereses empresariales sofofos nacionales y del capital buitre foráneo, y la clase política toda, un terror al cambio de sistema, que los ha llevado a afirmar, que refutaran la idea de una nueva constitución, lo que en el fondo expresa  su profunda concepción antidemocrática. Más aún,  defendiendo el modelo  económico capitalista salvaje, con las mismas  armas que asesinaron a un presidente elegido legítimamente por el pueblo y destruyeron el Estado de Derecho.

La ciudadela, fortaleza o bunker de la clase político-empresarial sofofa chilena, dice No a los cambios, y no a las demandas sociales, y al igual que en el pasado cercano, utilizando  violencia, represión, secuestros y torturas; la famosa paz armada de Sebastián Piñera Echeñique, Gonzalo Blumel, Alberto Espina, Karla Rubilar, Marcela Cubillos, esta última, amenazando a adolecentes secundarios con la Ley de seguridad del Estado, por cuestionar el método de selección universitaria, que segrega y discrimina a los postulantes a la educación superior chilena.

Ahora bien, si a toda esta paz armada de Piñera Echeñique, agregamos las palabras del Ministro de hacienda Ignacio Briones, quien señaló a radio cooperativa  que: “no hay dinero para aumentar las pensiones básicas, no es posible de una, ni el aporte solidario básico… No sé puede y quiero ser responsable y tajante…. Eso significaría UU$ 1.000 millones que el país no tiene”, indico.  Estas declaraciones demuestran que no hay voluntad de cambio, considerando que las ganancias de las AFP alcanzan alrededor de los UU$ 550 millones, con pensiones minúsculas de menos de $200.000. Y después se preguntan por qué  el pueblo exige NO + AFP.

Es interesante explicar que uno de los principales motores de la economía  del país son los fondos de pensiones, junto con grupos financieros internacionales y familias poderosas del país. Solo así  podemos describir el terror que genera en la clase politicastra dominante el solo pensar en la ausencia de las AFP en el mercado. Ellos, los administradores de fondo de pensión, pueden utilizar  vuestras pensiones como accionistas de mercado,  pero usted cotizante, no puede retirar ni un peso de sus ahorros de pensión. Un abuso hasta ahora vigente y que no ha tenido cambios estructurales.

El Senado rechaza consagrar el agua como un bien de uso público. La misma clase politicastra corrupta, declaro a la educación y la salud – Derechos Humanos – , como bienes de consumo por y para el lucro de la clase empresarial farisea sofofa.

Cuando de abusos hablamos, otro muy importante es el que se refiere a la acumulación de agua en alrededor del 106%, distribuidos entre los diferentes grupos económicos empresariales como son las forestales, las mineras y la agroindustria, y  tan solo, un 5% de consumo humano. Estos últimos se encontraron con la sorpresa, de que el Senado  chileno rechazo consagrar el agua como bien de uso público en la constitución. Algunos diciendo que reabrirán el debate en el proceso constituyente, sin embargo, creo, se debe tener presente la desestimación que ha hecho la derecha a una nueva constitución en estos últimos días.

Chile, un país sin desarrollo tecnológico, según, lo exigen, los tratados de “libre comercio”, TLC y TPP11.

Otro punto que es importante reafirmar, es la necesidad de revisar antes de cualquier desarrollo constitucional, los tratados de libre comercio TLC y TPP11, pues estos tratados comerciales condenan a nuestro pueblo a seguir siendo un país sin desarrollo tecnológico, exportador de bienes sin valor agregado y con débiles leyes ambientales y sociales. Es decir, si no se hace énfasis en lo señalado, estos tratados se extenderán a nivel constitucional y ahí está la trampa que favorece las multinacionales. Lo peligroso de esto, es que deja claro que la famosa hoja en blanco, de la supuesta nueva constitución, No es tal. Más aún, comprometiendo diversos aspectos de la soberanía nacional y sometiendo cualquier marco jurídico constitucional  a los vaivenes  y lineamientos de las transnacionales-extractivista , que incluso afectarán nuestra vida diaria en lo referente a salarios, AFP, trabajo  etc. etc.

Deja una respuesta