30 AÑOS DEL ACIAGO CONTUBERNIO

30 AÑOS DEL ACIAGO CONTUBERNIO

Por Eduardo Contreras Mella/ Escritor, Abogado de los Derechos Humanos, Comunicador social/ Barómetro Latinoamericano/Addhee.Ong:

Hasta un acto central realizaron  hace poco los partidos de Derecha  junto a los de la Concertación, para celebrar los “30 años de democracia” que se habrían iniciado en 1990 con la Presidencia de Patricio Aylwin y su abrazo con el dictador augusto Pinochet, Comandante en Jefe del Ejército.

No es posible dejar pasar este acto porque en un momento político especial  como el que vive el país, resulta indispensable contar  con todos los antecedentes y elementos que permitan estructurar correlaciones de fuerzas que hagan posible que de verdad se produzca  cambios de fondo reales  en la organización del Estado de Chile que debiera surgir como consecuencia de una Nueva Constitución Política/ Plurinacional/ paritaria/ soberanamente sancionada por el Pueblo chileno.

Ello implica poner fin al modelo ultraderechista  y capitalista salvaje impuesto por la dictadura  cívico militar y consagrado y mantenido con mínimas modificaciones que rige en nuestro país y que es  la causa de fondo para que el Pueblo  el 18 de octubre  pasado haya gritado “¡Basta!” y echado andar por el camino del cambio. Cuando se habló de la protesta por el alza en 30 pesos del pasaje del Metro, las gentes gritaron No son 30 pesos, son 30 años”. Si eso es. Treinta años  con un Estado paralizado en materia de logros para el pueblo, un país manejado por los grandes grupos económicos, nacionales y extranjeros, que controlan  los medios mediáticos de comunicación y los institutos armados. Es decir, una Constitución que entregó el poder absoluto a los poderosos empresarios sofofos y sus clases testaferras, castrenses, politicastras, corruptas.

 Los que firmaron  el llamado “Acuerdo por la Paz” de noviembre del 2019 son los mismos sectores  que en 1990 ante el avance y radicalización de la lucha del Pueblo Chileno y el temor a una salida  realmente democrática, negociaron el fin de la  dictadura cívico militar, sin derrotarla, sino simplemente vistiendo el mismo modelo con un ropaje supuestamente democrático. Sin soltar las llaves del poder real.  Son los que mantuvieron al sátrapa Pinochet como Comandante en jefe, los que más  tarde fueron a buscarlo a Londres para salvarlo de la condena que le esperaba en España, son los que han mantenido la misma institucionalidad, las mismas reglas del juego, los mismos institutos armados  con vínculos con el poder económico y con los conocidos niveles de corrupción de sus mandos.

 Hoy resulta indispensable traer a la memoria  el histórico acto del Teatro “Caupolicán” aquel 27 de agosto de 1980 en donde el orador fue el ex mandatario Eduardo Frei Montalva. El mismo que, habiendo apoyado a los golpistas del 73, sin embargo reaccionó ante la realidad vivida en esos años hasta llegar a transformarse en la principal figura pública opositora a la dictadura cívico militar. No por nada es que,  como se ha probado judicialmente, Frei fue asesinado por la dictadura  cívico militar.

En ese histórico acto, Frei Montalva se refirió expresamente a la Constitución pinochetista, la misma que, con cambios cosméticos, nos rige hasta hoy. Y dijo entonces “Aprobar esta Constitución es una opción que contradice toda la historia de Chile. Es la anti-historia”. Y agregó “Su contenido revela una confianza ilimitada en los mecanismos de concentración del poder y una desconfianza igualmente ilimitada  en el pueblo, en el parlamento, en los partidos políticos, en los organismos de base y en los municipios. Votar este proyecto de Constitución ilegítimo en su origen, inconveniente en su texto, es un caso de ciencia ficción o una burla”. Cabe entonces preguntarse  si fue ético celebrar esos 30 años desde el aciago contubernio entre la dictadura  cívico militar  y la Concertación.  Es como si los partícipes no hubieran tomado nota de la masiva protesta precisamente en contra de esos 30 años en favor del gran empresariado sofofos y en contra del pueblo.

En la ominosa ceremonia estuvo presente  el ex mandatario Ricardo Lagos, aquel que en 1971 escribió “La Concentración del Poder Económico”, libro en el que aboga por la propiedad estatal de todos los medios de producción. Es el mismo que pocos años más tarde renegó de su propio pensamiento. Por supuesto estaba el  ministro Hernán Larraín, el amigo de Paul Schaeffer y defensor del centro de torturas de los nazis en Chile conocido como Colonia Dignidad (¿?) Con razón se suman hoy a la Derecha grupos de raigambre nazi como los del “Capitalismo Revolucionario” en tiempos en que se suceden los asaltos a locales del Partido Comunista.

Y Piñera habla al paso del “respeto al Estado de Derecho” y del rechazo a la ilegalidad y a la corrupción, olvidándose de si propia historia personal, como por ejemplo aquella causa penal en su contra Rol N° 99.971 del Segundo Juzgado del Crimen en la que el 27 de agosto de 1982 el Magistrado Luis Correa Bulo decretó su detención como autor del delito de Estafa al Banco de Talca. Francamente no hay nada que celebrar por aquellos 30 años. Los partidos políticos de derecha y de centro, supuestamente democráticos, negociaron con la dictadura y mantuvieron su antidemocrática Constitución y el mismo modelo económico.

Quienes festejan los 30 años no llevan en cuenta los que piensan las bases de sus partidos, que no comparten el actual modelo de sociedad de nuestro país y están por los cambios. Más bien, tienen presente las ideas centrales del histórico discurso de Frei Montalva cuando la antidemocrática Constitución vigente recién aparecía. Esta y no otra es la realidad.

eduardocontreras2@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *