“A 63 años, de la guerra no declarada de Estados Unidos contra Cuba”.

“A 63 años, de la guerra no declarada de Estados Unidos contra Cuba”.

Por:  Tony López R.,

Escritor, periodista, politólogo y analista internacional/ Addhee.Ong.

 

En este mes de febrero se cumplieron 60 años que el Gobierno de John F Kennedy, institucionalizara la guerra no declarada contra Cuba. Fue el Gobierno de Dwigtht Eisenhower el que había iniciado dicha guerra  en el mes de enero de 1959,  cuando triunfó la Revolución Cubana, liderada por el Comandante Fidel Castro Ruz  y se produjo la fuga del dictador Fulgencio Batista, el fuerte aliado del gobierno de Estados Unidos en la región.

Con la firma de la orden Ejecutiva 3447 del 3 de febrero de 1962 lo que hizo Kennedy fue institucionalizar y legalizar el cruel y genocida boqueo económico, comercial y extraterritorial a la República de Cuba, que en Estados Unidos y los medios hegemónicos, siguiendo la orden de Washington lo califican de embargo.

No fue la promulgación de la ley de reforma agraria aprobada el 17 de mayo de 1959, la que provocó la retaliación del vecino del norte. No, ya Estados Unidos había iniciado su guerra no declarada contra Cuba,  incluso desde antes del triunfo de la Revolución.  A continuación, les entrego todos los elementos.

La realidad es otra, no hay tal embargo como se ha venido publicando, lo que Estados Unidos ha venido aplicando desde el mismo año 1959 es un bloqueo económico, que forma parte de las acciones, políticas, militares, terroristas, e injerencista, de una guerra no declarada, que el gobierno de Eisenhower, inició en el mismo mes de enero de 1959 con el objetivo de derrocar la Revolución.

Incluso antes del mismo triunfo, a fines de 1958 el gobierno de Estados Unidos hizo todos los esfuerzos por impedir el triunfo revolucionario.  Ellos consideraban, por información del Centro de la CIA en La Habana, que el jefe rebelde Fidel Castro Ruz y otros grupos opositores probablemente no pudieran derribar al regimen de Batista. (1)

A tal efecto la CIA emprendió uno de sus planes para impedir que el Ejército Rebelde llegaran a La Habana.  A tal efecto ese encargo estaría en manos de Antonio “Tony” de Varona, (+) quien ingresó ilegalmente al país por Camagüey, su provincia natal y se alojó en el King Ranch, propiedad del estadounidense Robert Klieberg,

Su plan era contactar a militares disidentes del ejército de Batista en Camagüey, tomarse militarmente la provincia, hacerse fuerte antes de que llegaran los Rebeldes de Oriente e impedir que continuaran al occidente.  Tony Varona no logró los contactos y lo sorprendió la huida de Batista desde la casa de su señora madre. (2)

Queda muy clara que la posición del gobierno de Eisenhower, de impedir a toda costa que la Revolución y su líder Fidel Castro Ruz, triunfaran y tomaran el poder. Su guerra no declarada después del triunfo revolucionario queda muy bien expuesta con las acciones que su gobierno emprendió y que más abajo expongo.

Las primeras acciones después del triunfo contra Cuba, se pusieron de manifiesto cuando el gobierno de Eisenhower, brindó protección y apoyo a funcionarios, públicos y oficiales del ejército y policía de la dictadura de Fulgencio Batista, la mayoría de ellos ejecutores de graves crímenes y que huyeron de Cuba y se establecieron en Miami.

Los lectores deben conocer que el Gobierno Revolucionario cubano solicitó en extradición a estos asesinos y ladrones, para ser llevados ante la justicia por los crímenes de miles de jóvenes y el robo/saqueo/latrocinio que cometieron al Estado cubano por un monto de cientos de millones de dólares que se llevaron a Estados Unidos

Los cerebros de esa guerra no declarada contra la Revolución, lo fueron los hermanos John F y Allen Dulle, el primero Secretario de Estado, el segundo, director de la CIA, los que tenían la tarea de preparar el escenario político y diplomático y militar contra la Revolución Cubana.

Paralelamente a ese trabajo político diplomático. La CIA, desarrollaba acciones de penetración en las filas revolucionarias, tratando de dividir a las fuerzas revolucionarias y promoviendo conspiraciones dentro del Ejército Rebelde, en ese mismo año 1959, un ejemplo lo fue la conspiración traidora de los comandantes Huber Matos, Pedro Luis Díaz Lanz, Rolando Cubelas, Eloy Gutiérrez Menoyo, y William Morgan, entre otros, todas fracasadas.  Hubo otras acciones terroristas a las que nos referiremos más adelante.

A la salida de John Foster Dulle en abril de 1959 como Secretario de Estados, le sucede Christian Herter, quien ya desde que asume el cargo, es uno de los que sustenta la tesis de aplicar medidas y sanciones económicas contra Cuba.

El 24 de junio de 1959, Robert Klieberg, en conversación con el Secretario de Estado Herter, le propuso como medida de presión, la supresión de la cuota azucarera, con esa medida señalaba que “muchas personas quedarían sin trabajo y comenzarían a pasar hambre”. Klieberg era propietario de un enorme latifundio en la provincia de Camagüey, llamado King Ranch, el mismo a donde llegó Manuel Antonio “Tony” Varona.

El 25 de junio de 1959 se produjo la 411 reunión del Consejo de Seguridad Nacional, en la cual el secretario de Estado Cristian Herter, planteó que los intereses de negocios en Cuba clamaban por acciones económicas contra el régimen cubano.

Acciones en la que se tomaron en cuenta las opiniones y sugerencias de los grandes empresarios con inversiones en Cuba, entre ellas la de suprimir la cuota azucarera que desde 1934, había pactado Estados Unidos y Cuba, garantizando la compra de la producción de azúcar cubana, que representaba el mayor ingreso en divisa para la mayor de las Antillas.  Eliminarlas significaba un gran debilitamiento a la economía de la Isla

Todo el plan de ahogar en hambre y miseria al pueblo cubano avanzaba. El director de la Oficina de Asuntos Regionales del Departamento de Estado en un memorando el 1o. de Julio de 1959, al Subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos, recomienda toda una serie de medidas abiertas de guerra económica contra Cuba; entre ellas, principalmente, la disminución o supresión de la cuota azucarera.

En este periodo y en lo que queda del año 1959 y 1960, el presidente Eisenhower autorizó el plan de acciones terroristas, presentado por la CIA contra la Isla.  El 4 de marzo de 1960 se produjo la voladura en el puerto habanero del vapor francés La Coubre, que dejó un saldo de un centenar de muertos y más de 400 heridos muchos de ellos mutilados para el resto de su vida.

Mientras que organizaciones contrarrevolucionarias, dirigidas y apoyadas     financieramente y con medios de guerra por la CIA desarrollaban sabotajes en campos y ciudades y conformaron bandas de alzados en varias provincias del país, teniendo su centro las montañas de El Escambray en la provincia de Las Villas.

Esas agrupaciones de bandidos que ejecutaron cientos de asesinatos de campesinos, mujeres, niños, maestros y jóvenes alfabetizadores y de heridos. Estos operaron desde fines de 1959 y hasta 1965.  De manera sistemática, y a partir de octubre de 1959, la CIA llevó a cabo numerosas acciones de sabotaje contra centrales azucareros y otras industrias. Utilizando avionetas que lanzaban bombas incendiarias y fósforo vivo  a los cañaverales y otros cultivos.

Se realizaron criminales sabotajes como el ejecutado por la CIA a centros industriales, grandes comercios, entre ellas el enorme incendio de la lujosa tienda El Encanto, en el centro de La Habana, donde falleció la prestigiosa dirigente sindical revolucionaria Fe del Valle.

Se colocaban bombas casi diariamente y se fraguaron asesinatos de milicianos y líderes campesinos. Una prueba palpable, ha sido las acciones desclasificadas por la CIA, que admiten haber organizado 636 atentados personales contra el Comandante en Jefe Fidel Castro y otros dirigentes cubanos. Y el asesinato de varios milicianos cuando hacían sus guardias en centros de trabajo.

En 1960 se comenzaron aplicar las medidas del bloqueo cuando las empresas estadounidenses, que poseían refinerías de petróleo y las empresas suministraban el crudo a dichas refinería, como la Esso, Texaco y la Shell de no suministrar más su producto y las refinerías de propiedad estadounidenses, se negaron a procesar el petróleo procedente de la URSS. Ello provocó la nacionalización de las compañías petroleras y dichas refinerías.

Dichas nacionalizaciones se extendieron a todos los intereses de Washington, que se negaban a negociar con Cuba y a poner todo tipo de obstáculos para provocar el caos y la destrucción de la economía cubana, todas esas acciones provocaron también la nacionalización de los centrales azucareros.

El 6 de abril de 1960 el subsecretario Lester Mallory, presenta un memorándum que   había elaborado, donde argumenta y propone la política a seguir con Cuba, para ser sometida al presidente Eisenhower.

El documento en cuestión, titulado: “El declive y la caída de Castro”. Mallory sin tapujo alguno argumenta que: “Castro es bastante popular y no hay oposición efectiva, por tanto, hay que socavar el apoyo a través del desencanto y la desafección basado en la insatisfacción económicas, y aboga por un conjunto de sanciones para provocar el hambre la desesperación y el derrocamiento del gobierno.”

El bloqueo de Estados Unidos a Cuba es un acto de guerra…

Embargo un manejo lingüístico, para esconder la grave esencia de qué, el bloqueo es un acto de guerra.  Según el diccionario Salvat, el bloqueo es: “Cuando uno o varios Estados impone por la fuerza la interrupción de los flujos comerciales a otro Estado sin previa declaración de guerra”. El embargo es: “Retención de bienes por mandamiento de una autoridad competente”. Como queda claro el bloqueo de Estados Unidos a Cuba es un acto de guerra no declarada, que ellos quieren esconder a su pueblo y al mundo, porque en realidad Cuba no está en guerra con Estados Unidos.

La justificación de ellos llamarlo embargo y no bloqueo queda claro en el memorando que el 6 de abril de 1960.  Se trata de una guerra no declarada contra el pueblo y gobierno cubano totalmente injustificada. El pueblo cubano   no merece ni es justo el sacrificio que ha tenido que pagar por las ambiciones políticas de Estados Unidos, de querer imponer su política de dominación sobre el territorio y el pueblo cubano. Muy bien expuesta esa política de dominación  neocolonial en la Ley Helms-Burton de 1996.

También es muy clara la genocida y cruel política del bloqueo económico, comercial, cultural y político, ejecutado por todas las administraciones demócratas y republicanas, que han ejercido la presidencia de la Unión, en estas seis últimas décadas, sin ningún éxito.

No demoraron mucho para la toma de decisiones de comenzar a suprimir la cuota azucarera, el 4 de julio de 1960 se puso en ejecución la medida y se rebajaron 700,000 mil toneladas de la cuota cubana y se la dieron a otros países del área, como República Dominicana, Costa Rica entre otros.

La respuesta cubana, fue nacionalizar todas esas empresas, no solo estadounidenses, sino también de otras nacionalidades, la importante diferencia, fue que Cuba amortizó a todos los propietarios de las empresas, viviendas y tierras nacionalizadas.

Mientras Estados Unidos se apropió ilegalmente de todo el dinero que el Estado cubano tenía en bancos estadounidenses.  Esa acción ética y honrada de Cuba no lo dicen, lo callan vergonzosamente. Por cierto, nada diferente a lo que han hecho con la bolivariana Venezuela, robarse lo de otros Estados impunemente.

Los afectados por la Ley de la Reforma Urbana, y Agraria, la inmensa mayoría de origen cubano radicados en Estados Unidos, reclaman y dicen que hay que pagarle cuando derroquen al gobierno revolucionario, olvidaron que esas propiedades ya le fueron pagadas. Ellos basan ese reclamo, pues precisan qué, en un gobierno provisional de Estados Unidos en Cuba, se impondrá la ley Helms-Burton y que los actuales dueños tienen que devolver tierras y viviendas o pagar arriendo o pagarles sus propiedades.

Aquí tiene el amigo lector la esencia del plan de Estados Unidos para derrocar la Revolución Cubana, que ya lleva 60 años con este ilegal e interesado plan exclusivamente por razones políticas y que clasifica como un genocidio contra el pueblo y no solo contra el Estado, al impedir el comercio de alimentos y medicinas.

Monstruosa política, con la aplicación de la Ley Torriceli en   1992 y luego en el año 1996 con la extraterritorial Ley Helms-Burton, un elemento más para afirmar que se trata de un bloqueo. Esa ley ha beneficiado ha Estados Unidos, que se ha embolsado gratuitamente miles de millones de dólares multando a empresas extranjera.

Y en este siglo XXI, con elregimen de Donald Trump las 243 órdenes ejecutivas con sanciones, para apretar más el cuello del pueblo cubano, política continuada por el presidente demócrata Joe Bien, faltando a su palabra en la campaña electoral, de cambiar su posición hacia Cuba.

En estos 63 años de revolución, el país tuvo y sigue teniendo que enfrentar una verdadera guerra silenciosa, contra las políticas injerencista y terroristas de Estados Unidos contra la isla. Todas fracasadas, pero el pueblo y gobierno cubano ha sido y sigue siendo víctima de esa cruel política, por el solo hecho de edificar un modelo económico, político y social, de corte socialista, basado en los principios de la independencia y soberanía de la Nación cubana.

En el campo internacional el bloqueo ha sido condenado por pueblos y gobierno a nivel mundial. Un ejemplo muy claro lo tenemos, desde hace 30 años Cuba presenta en la Asamblea General de las Naciones Unidas, un proyecto de resolución condenando el bloqueo y pidiendo sea levantado. Esa resolución es votada a favor de Cuba, en todos esos años. Los únicos países que han votado en contra de la resolución son Estados Unidos e Israel.  Lo que demuestra que de los 193 países y pueblos representados en la ONU, es Estados Unido el que se encuentra aislado y demuestra su desprecio por la comunidad internacional y su conducta prepotente, insensible e imperial.

Mientras el pueblo cubano sigue resistiendo heroicamente y su gobierno no descansa en buscar soluciones y sobre todo en este tiempo de Pandemia, en atender a sus ciudadanos y es así como la comunidad científica cubana se puso a trabajar arduamente para enfrentar este tenebroso y malévolo virus.

La vacuna cubana contra el Covid-19 a disposición de los pueblos hermanos del mundo.

Esa comunidad científica ha logrado vacunas y avances en varias especialidades para combatir y curar enfermedades y la importante vacuna contra la Covic-19, con cinco candidatos vacunales, ya probados y con resultados, algunas de ellas como la Soberana 2, Soberana Plus y Abdala, con una efectividad del 92, 2 por ciento. Vacunas que se han puesto a disposición de todos los pueblos hermanos del mundo.

La seguridad ciudadana ha sido un importante el logro de la Revolución Cubana. La población adulta y jubilada tiene sus pensiones y cuidados totalmente garantizados. La eliminación de la discriminación racial y de genero ha sido otro de los triunfos de nuestro modelo socialista. La ley de la Reforma Urbana permitió, que hoy un 80 por ciento de las familias son propietarias de sus viviendas. Hoy se trabaja intensamente en los barrios vulnerables para dar solución a los problemas de vivienda.

No quiero decir que no tengamos problemas y claro que los tenemos, en burocracia e incluso de corrupción, pero el bloqueo de Estados Unidos a Cuba es un elemento real y significativo al obstaculizar el desarrollo industrial, técnico científico y obviamente en bienes de consumo.

Pero en Cuba, ningún ser humano se muere de hambre, ni por falta de atención médica.  Un país que desde 1961, se declaró libre de analfabetismo, hoy cuenta con miles de profesionales y el que menos grado de instrucción tiene es el de secundaria terminada, lo que permite tener una mano de obra calificada.

Y la justicia y el Estado de derecho, es un principio inviolable. La contrarrevolución interna y desde Miami siguen diciendo que se han condenado a menores de edad y que están presos por las marchas pacíficas ejecutados el 11 y 12 de julio.  Esas manifestaciones no fueron espontaneas ni pacíficas, fueron acciones terroristas llevadas a cabo por elemento financiados, organizados, dirigidos por Estados Unido. La noticia de tener menores presos es una falsa noticia y muy ridicula.  En Cuba no hay ningún reformatorio ni cárcel para menores de edad.

Este es parte del escenario y matriz  de opinión  que Estados Unidos ha creado no solo con su Bloqueo Económico y Comercial, y campaña difamatoria contra Cuba. Esperemos que se den cuenta que su bloqueo y sus mentiras, lo que logró fue formar más a nuestro pueblo y a tomar una fuerte conciencia antimperialista y defender y fortalecer con todos su energías y conocimiento el desarrollo y el éxito de la Revolución, pero con sus propios esfuerzos.

Lo subrayado e interpolado es nuestro

  1. Carlos Alzugaray. Tomado del autor de Constesting Castro:  The United and the triumph of the Cuban Revolutión.  Thomas G Paterson. Pag 187-88 Ob.cit. Citado en el libro el Rostro Oculto de la CIA. De Manuel Hevia y Andrés Zaldívar. Pag 53.
  2. Jesús Arboleya. Ob citada de Paterson y del Libro el Rostro Oculto de la CIA. Pag 53.

(+) Manuel Antonio “Tony “de Varona, político del Partido Autentico, exsenador y ex Primer Ministro del gobierno de Carlos Prio Socarras (1948-52).  Vinculado a la CIA y en la década del 40 y parte del 50, al jefe mafioso Meyer Lansky, quien residía en Cuba  y controlaba los casino de juego, la droga y prostitución, quien era protegido por los gobernantes  desde el año 1940 y hasta el fin de la dictadura en 1958.




“A 63 años, de la guerra no declarada de Estados Unidos contra Cuba”.

¡Solidaridad con Cuba!  “Una agresión contra Cuba es una agresión a la tierra, a la sangre y a la historia de Latinoamérica” … Dr. Salvador Allende Gossens. Senador de la República de Chile, Julio  de 1960.

Deja una respuesta