Colombia y Estados Unidos relaciones narcotizadas

Colombia y Estados Unidos relaciones narcotizadas

Por Prof. Jesús Sotillo Bolívar/escritor, analista internacional/Barómetro Internacional/ADDHE.ONG:

En el año 2000 Colombia presentó en el marco de una campaña internacional, un plan redactado en Estados Unidos, que tenía por nombre Plan Colombia, supuestamente orientado a la lucha contra la producción de drogas. Las autoridades de ese país a la sazón recorrieron Europa para darlo a conocer y solicitar apoyo económico, estrategia que se ha afianzado en la política de la Oligarquía empresarial farisea Colombiana, solicitar recursos financieros para apuntalarse en el poder, utilizando como excusa, en ese momento las drogas, ahora la supuesta inmigración que los impacta.

Lo cierto es que el mencionada plan sólo sirvió para eso, para recabar fondos por parte del régimen colombiano, porque a   diez años, de haberlo presentado, según los Informes recientes de la ONU, lo que demuestran es el incremento inusitado de la producción de drogas en Colombia, todo lo contrario al supuesto objetivo propuesto con el susodicho plan y  lo más concreto y obvio, logrado, fue la instalación de bases militare en Colombia, violatorias a su soberanía nacional, y que hoy desequilibran la región, y pretenden utilizar ese país como punta de lanza para expandir los intereses estadounidenses en nuestra región.

Nunca el Plan Colombia, podía tener resultados positivos, porque las relaciones de amor y odio por las drogas entre los países que lo propusieron (Colombia – Estados Unidos) no había el menor interés de contener la producción de Drogas.  Para ellos, las drogas son un Negocio y una necesidad que los une.  Colombia, se ha convertido, el primer país productor de Coca y Productor de Cocaína y es el máximo proveedor de esa droga a la Sociedad Adicta Estadounidense. Y entonces nos preguntamos ¿A quién combaten las tropas norteamericanas acantonadas en las bases militares?  ¿Buena pregunta, están allí para fortalecer la producción de drogas y garantizar su ingreso a Estados Unidos? La pregunta tiene base, porque las cifras de los organismos internacionales demuestran, que, desde la presencia militar estadounidense, se ha venido fortaleciendo Colombia, como productor de Coca y Cocaína.

Para ambos países resulta un negocio redondo las drogas, ya que sus sistemas financieros reciben billones de dólares producto de esta actividad. La Banca tanto de Colombia como de Estados Unidos se ha convertido en la mayor lavadora del mundo de dinero sucio proveniente de la producción y venta de drogas y por supuesto, eso no se refleja en sus estadísticas financieras, sino que queda en el sub mundo de sus redes e infraestructura económica.

Es incalculable la cantidad de dinero que ingresa a ambos países por ese concepto, quizás comparable a lo que ingresa por otras ramas como el turismo y petróleo. Pero este asomo de riqueza incalculable solo se observa en la cabeza, de algunos líderes de los Carteles que se dedican a estas actividades, pero nunca se verá con nitidez, ni por asomo, en las abultadas cuentas de las instituciones bancarias de ambos países que reciben de diferentes formas este flujo de dinero sucio. Mucho menos se verá reflejada, el liderazgo político corrupto de ambos países, que mantendrán en secreto su maridaje por este concepto, mientras, que en las ruedas de prensa que realizan, aparecen con cara de preocupación sobre el tema, pero por debajo, no sólo lo usufrutuan, sino que impulsan campañas para legalizarlas y mantener el control del negocio.

De allí que el verdadero rostro sobre el trasfondo de la lucha contra las drogas en ambos países, se revela poco a poco. Se apoyan en el negocio de las drogas y se respaldan políticamente en temas que les interesan, partiendo de ese nefasto negocio. Relaciones signadas por las drogas entre estos dos países que se proyectan en otras esferas de sus sociedades y que poco les importa los efectos nocivos que tengan sobre sus propios pueblos, donde cada día, según lo revelan estudios especializados, aumenta más el consumo, la producción, y todos los delitos conexos con el Tráfico de Drogas.

Profesor de la UCV

jesussotillo45@gmail.com

Lo subrayado es nuestro.

Deja una respuesta