CONCILIÁBULO DE LAS AMÉRICAS: EL DIÁLOGO CON EL IMPERIALISMO YANKEE GLOBALIZADO

El mundo está en tránsito violento de un estado social a otro. En este cambio, los elementos de los pueblos se desquician y confunden, las ideas se oscurecen, se manipulan, se traicionan, se reniegan, se mezcla la “justicia en la medida de lo posible” que impone en su patio trasero en gran padrino desde la Casa Blanca, con la venganza. Indigna el abestiamiento de la política bajuna de mentes canijas: los testaferros –la oligarquía empresarial- y los tartufos de la clase politicastra incondicionales del imperialismo yankee globalizado que ayer, posaron de “revolucionarios marxistas leninistas” y hoy lo hacen como socialdemócratas renovados. Esta última taifa la conduce Felipillo Isidoro González. Pero hoy hay que darle salida a la indignación, de modo que la bestia cese y se vaya a Miami.

El maestro libertador de la Patria Continente Latinoamérica y El Caribe José Martí Pérez en su lucha en contra del monstro imperialista yankee, repetía: “Es estéril el consorcio de dos razas opuestas. Si dos naciones no tienen intereses comunes no pueden juntarse. En la vida, las ideas y los hábitos deben ser comunes. Dos cóndores o dos corderos se unen sin tanto peligro, como un cóndor y un cordero”.

En los momentos amargos que sobreviven los Pueblos latinoamericanos seguimos recordando las palabras del maestro José Martí Pérez: “La simpatía por los pueblos libres y soberanos dura hasta que traicionan a la Libertad o ponen en riesgo nuestra Patria. En el Continente Americano hay dos pueblos, y no más que dos de alma muy diversas por los orígenes, antecedentes y costumbres, y sólo semejantes en la identidad fundamental humana. De un lado está Nuestra América Morena, y todos sus pueblos, son de una naturaleza y de una cuna parecida o igual, e igual mezcla imperante, de la otra parte está la América que no es nuestra. El desdén del vecino del norte formidable que no se conoce, es el peligro mayor de Nuestra América. Por el respeto en el amor: a quién se desdeña no se puede querer. A todo convite entre pueblo hay que buscarle las razones ocultas. Quién tenga Patria que la honre y quién no la tenga, que la conquiste”.

El dictador Fulgencio Batista no tuvo Patria. Hizo del país en que nació un cabaret para los degenerados visitantes del Norte.

El querido y admirado Maestro Eduardo Galeano cierra nuestras primeras reflexiones del Maestro José Martí: “Los Estados Unidos pueden ejercer impunemente su función de policía del mundo. Y ya se sabe que este país que nunca fue invadido por nadie tiene la vieja costumbre de invadir a los demás”.

Sigamos recordando al Maestro José Martí Pérez, “La firmeza del pueblo digno es la única propiedad plena del ciudadano. No hay persona sin Patria, ni Patria sin Libertad. Lo primero que debe hacer el Ciudadano en épocas de reformas, es renunciar a sí, sin valerse de su persona, sino en lo que valga ella a la Patria. No debemos redimirnos de una tiranía, para entrar en otra, ni salir de una hipocresía para caer en otra. El verdadero Ser Humano no mira de qué lado se vive mejor, sino de qué lado está el deber. La política volverá a ser el arte de conservar la Soberanía del Pueblo en paz y grandeza a la Patria, más no el vil arte de elaborar una fortuna a sus expensas. La verdad sólo habla para abrirse paso, la mentira para cerrarlo. Un Pueblo culto, educado, es un Pueblo libre”…

Ha terminado el conciliábulo de “Las Américas”, el gran padrino de la Casa Blanca se ha sentido satisfecho. Cuba se acerca cada vez más a su patio trasero. Como el fin justifica los medios, sus vecinos del norte esperan que pronto vuelva a ser su enclave, su factoría. Ante esta patética realidad volvemos a las enseñanzas del Maestro Libertador de la Patria Continente José Martí Pérez.

El imperialismo yankee globalizado y sus testaferros europeos, obcecadamente pretenden retrotraer la Historia, imponiendo a la Cuba Socialista y a la Bolivariana Venezuela su infausto modelo de factoría puertorriqueño. La siniestra alianza del Pacífico –Perú, México, Colombia, Chile, etc.-  ha incorporado a su órbita de influencia a Uruguay. Pero los pueblos dignos tienen muy claro que la Historia la hacen los pueblos.

Frente a la domesticación del carácter que rebaja el nivel moral de las Sociedades contemporáneas, todo homenaje a los Seres Humanos dignos, honestos y consecuentes como los maestros José Martí Pérez, el Lic. Benito Juárez García, los generales patriotas libertadores Simón Bolívar Palacios y Blanco, José Gervasio Artigas, los comandantes Libertarios Ernesto Guevara de la Serna y Hugo Chávez Frías que impendieron sus vidas por la libertad de los Pueblos de la Patria Continente Latinoamérica y El Caribe, es un acto de fe en el porvenir de Nuestra América, solo en ellos pueden tomarse ejemplos morales que contribuyan al perfeccionamiento y a la construcción de una Gran Patria Socialista a escala humana con respeto a la dignidad y los Derechos del Ser Humano.

El portador de un ideal va por camino recto sin reparar que sean ásperos y abruptos. No transige nunca movido por el vil interés, repudia el mal, cuando concibe el bien, rechaza el pragmatismo contemporizador y el tartufismo de la Socialdemocracia. No traiciona sus ideas ni a su Patria. El que se arrastra ante el gendarme de turno del imperialismo yankee globalizado, que predica la verdad y transige con la mentira, el que predica la lealtad y traiciona a su pueblo, el que predica la dignidad y se arrastra frente a los dueños de la celestina universal, es un hipócrita dispuesto a adular a los poderosos y a engañar a los humildes. Intenta igualar abajo, no pudiendo hacerlo arriba.

El desafío de las personas honestas es tratar de comprender la Historia Contemporánea, racionalizando la sin razón del poder de la Globalización del Capital arbitrario y absoluto y denunciar a los políticos que han permitido la hegemonía, la tiranía del Capital Globalizado, por acción u omisión.

Como colofón, terminamos con las palabras del maestro José Martí Pérez: “Callar hasta hoy ha sido cuerdo, callar desde hoy será imprudente”. Ya llegó en Latinoamérica al punto de entender la incapacidad de una política pragmática contemporizadora y conciliadora, socialdemócrata, que pretende imponer el Capitalismo Salvaje Globalizado y sus testaferros.

“La libertad es el derecho que toda persona tiene a ser honrada y a pensar y a hablar sin hipocresía”.

Con esperanza y memoria.

Jorge Bustos B.

Presidente de la ADDHEE. Ong

CONGEMAR

Certificó:

Prof. Moreno Peralta IWA

Secretario Ejecutivo ADDHEE.

Deja una respuesta