¿Cuál Es La Universidad Que Está de Cumpleaños?

¿Cuál es la Universidad que está de cumpleaños, la Universidad del Norte/Chile o la Universidad Católica de Antofagasta?

Logo Universidad del Norte
“HISTORIADORES OFICIALES CON POCA HISTORIA Y MUCHO CUENTO…”

En el marco de la sociedad consumista capitalista globalizada, materialista, insolidaria, inhumana e irracional, fundado en la mentira generalizada que en la práctica consiste en cambiar el nombre de las cosas, para mostrar que cambian las propias cosas, la prestigiosa Universidad chilena (8 en total), no estuvo ajena a este infausto y nefasto experimento demencial fascista. Su destrucción se llevó a cabo a través del decreto ley Nº 50, del 28 de septiembre de 1973, ideado en lo político por Jaime Guzmán Errázuriz del Opus dei y en lo económico por Miguel Kasst Ritz, ideólogo de “los Chicago boys”, que apoyaron con entusiasmo la dictadura cívico-militar fascista. Estos genios concebían la educación como un subsistema de la economía, un bien de consumo, etc. El Saber será desde el infausto 11 de septiembre de 1973, una mercadería que se tranza y los alumnos y estudiantes sus clientes. Resultó de este desaguisado experimento una Educación carente de calidad, equidad y eficiencia para lograr su excelencia académica. La indigencia educacional/cultural inundó la Educación primaria, y secundaria/municipalizada, en general y universitaria en particular.

“La Universidad del Norte/Chile: Unir la luz con el sudor”.

Este año la Universidad del Norte/Chile, fundada en el año 1956, por la Compañía de Jesús estaría cumpliendo más de 50 años, al servicio de los hijos del Pueblo del Norte, en el contexto de su compromiso regional, solidario, tolerante, abierto, científico, humanista y social, que lo resumió genialmente en himno el sacerdote Gerardo Claps Gallo SJ, su primer rector: “Unir la luz con el sudor”, si no la hubiera desaparecido la dictadura de marras, sin antes subastar entre sus aliados empresarios privados de la educación la sede de Arica. Con la aprobación de la jerarquía de la Iglesia Católica, la nueva Universidad chilena en general, y la Universidad Católica de Antofagasta en particular, que impuso la dictadura cívico-miltar de marras es: elitista, dogmática al servicio de una minoría que puede pagarla, un negocio para los empresarios de la educación -un bien de consumo, por y para el lucro-, manipuladora de las Ciencias en general y de las ciencias del Ser Humano en particular, castradora de las conciencias juveniles. Los profesores, estudiantes, personal de servicio y administrativos, que fueron víctimas del terror de la dictadura cívico-militar fascista, no existen para los administradores de la nueva Universidad chilena; los torturados, los asesinados y desaparecidos tampoco. Se ha llegado a la inmoralidad y la desvergüenza al colocar en la entrada del gimnasio Dr. Luis Bisquert Sussarte una placa en la que se le adjudica al asesino saqueador/malversador de los bienes del Estado de Chile, Augusto Pinochet U. Una obra que la Comunidad nortina sabe que fue realizada por el destacado académico Dr. Bisquert Sussarte y sus estudiantes, que contó con el apoyo económico de los trabajadores y empleados de Chuquicamata, un día de sueldo, y de personalidades políticas como el Ing. Edmundo Pérez Z., José Papic, el Dip. Prof. Rubén Soto G., Dr. Osvaldo Olguín Z., el Sen. Luis Valente Rossi y evidentemente de la Compañía de Jesús.

Para los “historiadores oficiales” y administradores exitistas y autocomplacientes de la nueva Universidad chilena en general, y Católica de Antofagasta en particular, los dirigentes juveniles, los prestigiosos académicos que hicieron grande a la Universidad del Pueblo del Norte, desaparecieron de la historia oficial junto a su querida Casa de Estudios Superiores del Norte chileno:

Prof. Carlos Aldunate Lyon SJ.

Prof. Gerardo Claps Gallo SJ.

Dr. Bisquertt Susarte S.

Prof. Mario Garrido Montt

Prof. Orlando Morales González

Prof. Dra. María Elena Moll S

Prof. José Donoso SJ.

Prof. Dr. Viterbo Osorio Santelices

Prof. Dr. René Muñoz de la Fuente

Prof. Dr. Hugo Alonso C.

Prof. Orlando Morales González

Prof. Dr. Daniel Carrizo

Prof. Dr. Juan Pallín

Prof. Dr. Antoni Mirabet

Prof. Osvaldo Mendoza C.

Prof. Andrés Sabella

Prof. Douglas Petriccio

Prof. Patricio Velasco

Prof. Agustín Sánchez SJ.

Prof. Francisco Deak SJ.

Prof. Alfonso Salas SJ.

Prof. Agustín Squella SJ.

Prof. Augusto Micheaud

Prof. Julio Parra

Prof. Miguel Politis

Prof. Eugenio Ruíz Tagle

Prof. Elizabeth Cabrera

Prof. Sergio Muñoz L.

Prof. Dra. Edith Zurita

Prof. Dr. Roberto Guzmán

Prof. Juan Gallardo Osorio

Prof. Waldo Valenzuela

Prof. Jorge Vallejos Bernal

Prof. Mauricio González

Prof. Dr. Mauricio Ostria G.

Prof. Jaime Álvarez

Prof. Bética Canitrot

Prof. Tilda Gavilán

Prof. Iris Delaire

Prof. Sohel Riscka, etc.

Prof.  César Fritzone

Tampoco se recuerda a los dirigentes estudiantiles de la Universidad del Norte/Chile, como Héctor Muñoz Cruz, Galvarino Jaramillo P., Juan Gallardo O., Rodrigo Ochoa, Janco Goic, Guillermo Avendaño, Luis Sagua, etc. Ni pensar en algún agradecimiento para el Dr. Salvador Allende Gossens, Presidente de Chile, el Prof. Dr. Pedro Vuscovic B., el prof. Eduardo Novoa M. -por acuerdo del Pleno de la Reforma de la Universidad del Norte Chile, formuló los estatutos de esta Casa de Estudios Superiores, con aportes de los estudiantes, académicos, personal de servicio y administrativos-, el Senador Luis Valente R., el ingeniero Edmundo Pérez Z., el Senador Dr. Osvaldo Olguín Z., el diputado Rubén Soto G., Sr. Alberto Calvo, el poeta Eduardo Lito Barraza, Seres Humanos que aportaron su valioso grano de arena en la construcción de la Universidad regional del Norte chileno.

Cumpleaños sin el racional balance:

Los “historiadores oficiales”, administradores de la Universidad Católica de Antofagasta, no ven, o no quieren ver “el problema de la Universidad heredada de la dictadura cívico- militar de marras”. Las masivas acciones de protesta del Movimiento Estudiantil Nacional y las violentas represiones policiales, más allá de toda interpretación de los epígonos del régimen concertacionista y N. Mayoría de turno, es posible comprobar la presencia y la violencia del “problema”. Éste es una parte muy importante de la problemática más general que dimana de la crisis estructural del modelo injusto, inhumano, insolidario e irracional denominado “capitalismo salvaje o globalización del capital” impuesto por el imperialismo yanqui globalizado a la dictadura cívico-militar, y esta a sus administradores concertacionistas/N. Mayoría. La panacea de la globalización del capital, ha desplazado la función del Estado en el arbitrio y protección del bien común, por un mercado libre, inhumano e insolidario. La inmensa mayoría del país ignora que la Universidad impuesta por la dictadura cívico-militar de marras, es una densa, enmarañada y oscura red de negociados e irracionalidades científicas. La mayoría de los padres,  de los estudiantes endeudados de la enseñanza superior, no saben que, como mínimo, la mitad de los profesores está poco o muy poco capacitados para difundir los conocimientos que oficialmente deberían transmitir a los estudiantes.

El estancamiento, la rutina, la reproducción simplificadora de los conocimientos en la Universidad chilensis, la escaza innovación cultural que se propone en sus aulas en el marco de un número irracional de Universidades –setenta Universidades, carentes de académicos, bibliotecas, laboratorios, etc.- ha muerto de pasotismo, mediocridad, oportunismo, ramplonería, mercantilismo al por mayor y estupidez, mucha estupidez. Recordemos las palabras de dos Seres Humanos maravillosos que hicieron historia: “No puede haber una auténtica democracia sin el correspondiente desarrollo científico y de modo más amplio, cultural”. Dr. Salvador Allende Gossens, Presidente de Chile, en una entrevista en el Palacio de la Moneda con los sindicatos, Federación de Estudiantes, Directivos de la Universidad del Norte/Chile, al asumir su Gobierno/Diciembre 1970.

“Es inconcebible un país desarrollado con una Universidad decimonónica”. Prof. Dr. Viterbo Osorio Santelices, gran reformador de la Reforma Universitaria Chilena 1967/1969.

Como colofón, acentúo, mi preocupación profunda por el momento en que llegue la hora de la reforma de fondo para la Universidad impuesta por la dictadura cívico-militar fascista, que es el fin último que justifica la autonomía, esta estará no congelada, sino petrificada, será un fósil definitivo y sin remedio. La Universidad de la dictadura cívico-militar/concertacionista/N. Mayoría, se ha convertido en lo contrario, en una particularidad del Opus dei y de los Chicago boys.

A los profesores que luchamos contra la dictadura de marras, nos preocupa el presente y el futuro de la educación en general y Universitaria en particular. Pero en esta lucha nos hemos encontrado con que la democracia formal –en “la medida de lo posible”-, es un fiasco, peor aún, la base del Estado de Derecho la constituye una fraudulenta, espurea Constitución/El Artilugio de 1980, impuesta por los militares asaltantes del Palacio de la Moneda, donde asesinaron al Presiente Constitucional Dr. Salvador Allende Gossens, su comandante en jefe, sin que a la fecha la Justicia de clase, “en la medida de lo posible” haya escuchado a la opinión pública mundial, que exige verdad y justicia en este crimen de lesa humanidad. Hasta la fecha los magistrados de la corte Suprema han optado por blanquear el montaje que les presentó la dictadura cívico-militar, y sobreseer la causa con diligencias pendientes. Una aberración jurídica inmoral.
Los regímenes concertacionistas/cesaristas anteponen la legalidad a la legitimidad, el orden a la justicia -la mano dura-, la seguridad a la libertad, etc. Sus epígonos satisfechos afirmarán: “Es lo que hay” ¿No ven que estamos integrándonos en los países desarrollados?
Algunos expertos de la fundación Cesal. eV. Berlín, plantean una reinterpretación del desarrollo latinoamericano para establecer la vinculación entre dependencia económica, dependencia cultural y Universidad, y terminan ofreciendo un modelo concreto de reestructuración, que consiguieran servir para poner a la Universidad al servicio de esa urgente exigencia de transformar el modelo de sociedad y terminar con la miseria, la pobreza, las marginaciones, las exclusiones, etc. El problema de la rebelión universitaria que viven hoy la mayoría de los países Latinoamericanos, está inserto en el proceso de crisis estructural que está resquebrajando la organización política, social y educacional de nuestros tiempos que no quiere ver la clase oligarca farisea sofofa, y la clase politicastra. Resolver el problema específicamente educacional, en general y universitario en particular olvidando que este es sólo un aspecto de la exigencia actual del cambio, es una actitud conformista e irresponsable que llevará a fracasos inevitables.

Académicos latinoamericanos sugieren, que más que necesario es imprescindible hacer auténticos cambios progresistas –una verdadera reforma de fondo-, en el conjunto de facultades, departamentos, etc. de la Universidad, procurando que en ellos entren las formas y contenidos de la ciencia y de las sensibilidades que están a la vanguardia del mundo de hoy y que lo ponen en un nuevo movimiento racionalizador.

No quiero ocultar que algún académico chileno entre los de mayor rigor científico, opinan que ya no es factible hacer salir a la Universidad heredada de la dictadura cívico-militar de marras de su estado de postración patológica. Claro que para los empresarios privados de la Educación Superior, cada una de las casi setenta Universidades, es un ejemplo de vanguardismo académico y un buen negocio para y por el lucro.

Frente a cada una de estas universidades, casas mudas y cerradas la ciencia, pasa silenciosa o entra mutilada y grotesca al servicio de la taifa de mercachifles de la educación privada.

Con esperanza y memoria seguiremos luchando por la nueva Universidad para Latinoamérica y Chile. La historia oficial de nuestros días, la que leemos en la prensa mercurial mediática enajenante, y vemos y oímos en las no menos mediáticas y enajenantes radios y televisión, han puesto a los estudiantes en la primera fila de la lucha –luchar es vivir-, ellos conquistarán inevitablemente su nueva Universidad: crítica, racional, humanista, científica, solidaria, abierta, tolerante y social. Porque entienden que la educación es una de las funciones vitales de un país, y su existencia se haya directamente ligada al progreso de éste, por lo tanto, tiene que tener una de las más altas y preferentes atenciones del Estado. Yo he denunciado y seguiré haciéndolo en todos los foros nacionales e internacionales, la obstinada demencia con que los sectores retardatarios oligarcas sofofos y sus epígonos politicastros curruptos, tratan de mantener su negocio de la educación privada. No quieren, de ninguna manera, devolverle al Estado el precioso instrumento social de la educación, negándole obcecadamente que le corresponde a éste, irrenunciablemente, el ser expresión más auténtica de la voluntad educativa y cultural de la Nación. Es por lo tanto, la Educación, uno de sus más caros patrimonios, cívicos y morales.

Educar no es un negocio. La Educación, como la atención médica, no pueden ser considerados bienes de consumo, porque son derechos sociales. Les corresponde a todos los sectores democráticos del país reafirmar y fortalecer la Educación Pública y ponerla al servicio de los grandes intereses nacionales: “Gobernar es educar”, y no para que los ricos mercachifles de la educación privada sean cada día más ricos y los pobres cada día más pobres…

Los medios mediáticos mercuriales de (in)comunicación, por orden de sus dueños, la oligarquía farisea sofofa, durante la campaña en la elección presidencial de 1970, machacaban: “Los marxistas vana  destruir a la Universidad Chilena, la van a privar de su autonomía -académica, administrativa y territorial-. Van a destruir el Estado de Derecho, y pisotear la Constitución”. ¿Qué tenemos hoy? El modelo de país impuesto por una Constitución/Artilugio de 1980, con dos Universidades desaparecidas, la Universidad del Norte/ Chile, y la Universidad Técnica del Estado, sin que nadie haga algo por cambiar esta patética realidad. Pero no hay mal que dure 100 años.

Con esperanza y memoria, que más temprano que tarde el Pueblo Chileno se dará una sociedad a escala humana sin impunidad y sin corrupción, en el marco del respeto, los derechos del Ser Humano y el entorno ecológico. Creemos que no es mucho pedir.

Prof. Moreno Peralta

Director Fundación Cesal e.V. Berlín/ DDR.
PS: El presente ensayo sobre la Universidad Chilena y la Universidad del Norte/Chile en especial, fue publicado por la Unesco, Universidad Alexander Von Humboltd/Berlín DDR. En 1995, Universidad de Valparaíso, fue expuesto en el Seminario “La Universidad de Chile, ayer, hoy y mañana”, dirigido por los Profs. Dr. Edgardo Enríquez Frodden y Dr. H. Moreno Peralta.

En la Conferencia de la Asociación Internacional de Escritores USA/IWA, 09/20/2015- 09/30/2016. Fue expuesto  y publicado.

 

Deja una respuesta