Cuba. Con los pies en la tierra: Los Derechos Humanos y la libertad de expresión.

Cuba. Con los pies en la tierra: Los Derechos Humanos y la libertad de expresión.

Por. Tony López R., escritor, periodista, politólogo, analista internacional/ Addhee.Ong

Tal como me comprometí, hablemos de las campañas que ha propagado Estados Unidos y afirma que en Cuba se violan los derechos humanos y no hay libertad de expresión.  Esta campaña se ha hecho más visible hoy, por el uso de las redes sociales, las que lógicamente, las más importantes y globalizadas al servicio de Estados Unidos, son utilizadas con fines desestabilizadores y publican irresponsablemente noticias falsas.

Los que utilizan las redes sociales contra Cuba, tomando  el tema de los derechos humanos, están disparando con armas equivocadas y mal informadas, esta claro el objetivo que se proponen, lo que  forma parte de la llamada guerra de 4ta generación o revolución de colores, pero  en Cuba eso no le funciona, porque si de derechos humanos se trata,  en Cuba se cumplen rigurosamente el respeto por los derechos humanos del pueblo.

Esas campañas financiadas por Estados Unidos y en la que invierten 50 millones anuales, aprobados por el Congreso, benefician a los congresistas de origen cubanos-estadounidenses, quienes se apropian de buena parte de ese dinero para sus campañas electorales y para pagar una miseria a los mercenarios en Cuba, los llamados periodistas independientes, con la cifra de 100 y 150 dólares, al mes. Estos periodistas son los que alimentan los portales contrarrevolucionarios con sede en Miami y a la radio canales cloacas, en su gran mayoría con falsas noticias.

Una parte de ese presupuesto anual, la usan para sus agencias como la USAI, la NED y los 24 portales contrarrevolucionarios, que operan desde Miami y algunos desde Cuba, a las cuales dieron en esta época un dinero extra   de 6 millones de dólares.

También los canales de TV de la Florida, cuyo prestigio profesional está en absoluta tela de juicio por las desinformaciones, manipulaciones y mentiras que propagan, siguiendo el principio nazi gebeliano, de “una mentira repetida muchas veces se convierte en verdad” y claro que los ingenuos y poco informados, se creen todas esas mentiras y le hacen el coro: “mentir, mentir porque siempre algo queda”

El concepto político social de violación de los derechos humanos es bastante amplio, los humanos tienen derecho a vivir dignamente, con tranquilidad y paz, y es lo que tiene que garantizar el Estado. Son los gobiernos los que deben atender las necesidades básicas de los pueblos en: Salud, educación, vivienda, alimentación y empleo, en fin, la mayor y absoluta justicia social y sus derechos ciudadanos. Son estos los derechos humanos que hay que respetar y que están contenidas en la Constitución de la República de cada país.

Y ahí están los derechos humanos que las autoridades del Estado deben cumplir y velar.  Porque no es más que el derecho a la vida digna. ¿Cuantos gobiernos así lo cumplen en América Latina? Para ser sinceros, el modelo neoliberal   como es bien conocido y sabido, ha privatizado  la salud, y la  educación, derechos que tienen los pueblos y aquellos, que no tienen recursos económicos, no podrán acceder ni a la salud, ni sus hijos a la educación.

Con los años y ganando en experiencia y sorteando las presiones políticas de Estados Unidos, Cuba se ha venido manteniendo no sin serias dificultades, pero pese a ello, nos hemos crecido como Nación.  Valoren los avances científicos de Cuba, resultado de una política educacional, gratuita a la que tienen acceso todos nuestros jóvenes, que en pocos lugares en el mundo desafortunadamente lo tienen. Un sistema de salud que ha garantizado para todos sus ciudadanos gratuitamente y logrado pasar de la salud curativa a la preventiva. Alimentación, se satisface a toda la población, a pesar de  la política de bloqueo y obstáculo que EE: UU desarrolla contra Cuba, precisamente para crear descontento.

Con Cuba, es ruin y cobarde la política que el gobierno de Estados Unidos, desde 1960 vienen aplicando. Todo está basado en  una política de fuerza, amenazas, violencias, planes de asesinato contra dirigentes de la Revolución, especialmente contra Fidel Castro, sabotajes y acciones militares, incluida la derrotada invasión por Playa Girón, y bloqueos económicos. Esa política sí es, una verdadera violación a los derechos humanos del pueblo cubano, que ha sufrido 62 años ese genocidio, con total patriotismo, dignidad y que con valor los ha combatido y resistido.

Los intentos de subvertir el orden y la paz ciudadana, el pasado 11 de julio, fracasó estrepitosamente. Por primera vez en esos 63 años, un grupo de delincuentes y antisociales pagados por Estados Unidos, provocó en varias ciudades del país actos vandálicos, incluyendo el ataque a la fuerza pública y acciones ilícitas entre ellos el robo, destrozos de supermercados y de locales públicos, violando las leyes del país y la Constitución de la República.

En cumplimiento de las leyes, han sido sometido a los tribunales un grupo de estos ciudadanos. Todos acogidos a las normas legales y ajustado a derecho, con sus abogados de defensa.  A los que se le comprobaron sus delitos fueron sancionados. Ninguno ha sido torturado, ni violado sus derechos, como dicen alegremente las redes sociales y los medios hegemónicos, sobre todo los canales “cloacas” de Miami.

 Según estos medios informativos son “pacíficos presos políticos”, mienten, son reos que cometieron delitos graves, entre otros herir a varios agentes del orden, quemar patrullas de la policía, robar y destrozar supermercados y oficinas públicas.  ¿Qué pasaría en EE. UU si algo de eso sucediera? Por ejemplo, los que asaltaron el congreso. ¿Son presos políticos o vándalos que causaron serios destrozos a dicho edificio legislativo?

En Cuba, en 63 año de Revolución nadie ha podido demostrar que hay un solo desaparecido, ningún cubano ha sido agredido y asesinado por la Fuerzas Publica, mucho menos por paramilitares, que acá no existen, aquí hay un pueblo entero que defiende su patria y que esta defendiendo sus intereses, hoy severamente castigado por la política genocida y demencial de Estados Unidos.

En Cuba no existen paramilitares, solo existieron en época de la dictadura de Batista, las bandas de “masferreristas”, tomaban ese nombre del tristemente célebre mafioso y senador batistiano Rolando Masferrer. Hoy muchos de sus descendientes y familiares de aquellos pandilleros que fueron muy bien acogidos en Miami, son precisamente de donde vienen los grupos fascistas como el de Orlando Gutiérrez, los congresistas estadounidenses de origen cubano, entre ellos Mario Diaz Balar y su familia batistiana, son los que piden la intervención militar de Estados Unidos a Cuba.

Esos violadores de los Derechos Humanos, que residen en Estados Unidos y que salieron huyendo del país por los crímenes que cometieron en Cuba, buena parte de sus progenitores fueron los que dirigieron y protagonizaron durante la dictadura batistiana.

La masacre de los detenidos luego del asalto al Moncada, la represión a las manifestaciones estudiantiles en todo el país y con mucha brutalidad las que salían de la escalinata universitaria. El crimen de los 4 dirigentes estudiantiles del Directorio Revolucionario, en la calle Humboldt 7; los asesinados dentro de la embajada de Haití y los expedicionarios del Corinthia,  la masacre de los detenidos del asalto al cuartel Goicuria, y la masacre a  33  combatientes, la mayoría heridos y  prisioneros pertenecientes al Ejército Rebelde  de la Columna 11, Cándido González, en la emboscada  de Pino 3, llanos de Camagüey.  Esas acciones se cometieron con total   apoyo del gobierno del presidente Eisenhower.

Con que moral viene ahora el presidente Joe Biden a reclamarle a Cuba respeto por los derechos humanos, si él no está haciendo nada distinto en Colombia, con lo que hizo en su momento el presidente Eisenhower en Cuba.  Pero lo más importante de todo esto, es porque el presidente Biden, perfectamente informado de la realidad cubana, que sabe que aquí, no se asesina, tortura y desaparece a ningún ciudadano cubano, ninguna familia cubana puede presentar una denuncia de que uno de sus familiares ha sido asesinado, desparecido y torturado, por ninguna de nuestras autoridades policiales y militares.

Mis lectores deben saber que lamentablemente en Colombia, de enero de este año 2021 a la fecha, se han ejecutado 85 masacres, resultando 149 lideres sociales asesinados y 41 ex combatiente de las FARC-EP firmantes de la paz asesinados y Biden y su gobierno no se pronuncian y los defienden y presentan como la gran democracia.

Recuerdo como similar campaña hicieron con el farsante Armando Valladares, quien fabricó la noticia que había sido torturado y se había quedado totalmente invalido y sin poder caminar. La sorpresa fue grande cuando fue liberado y hasta ahí llegó la farsa, en el aeropuerto toda la prensa internacional y la cubana, y el señor Valladares, no quiso dar declaraciones, no podía, si la invalides había desaparecido, presto y raudo caminó del salón a la escalerilla del avión como un deportista, y así quedó desmentida internacionalmente aquella siniestra campaña montada por la CIA, apoyados por sus empleados en los canales televisivos de Miami e incluso de la CNN, igual que hoy.

En las redes sociales y en los portales contrarrevolucionarios y en los estudios de televisión de Miami, es donde se fabrican las mentiras de violaciones a los derechos humanos, como la de que en Cuba se tortura, asesinan y desaparecen, pero lo que no precisan y no pueden decir es “que en el único pedazo de tierra cubana, donde se tortura y asesinan es en la Base Naval de Estados Unidos en Guantánamo, territorio ocupado ilegalmente por el imperio”.

De cual violación a los derechos humanos hay en Cuba, y de cual Estado Fallido, y falta de democracia y de dictadura habla el inquilino de la Casa Blanca, corriendo el riego de ser repetitivo, le traslado algunos datos que el señor presidente estadounidense debe conocer.

La Asamblea Nacional del Poder Popular, es unicameral y se elige un diputado por cada 20,000 habitantes o fracción.  De una población de 11,800,000 millones, Cuba cuenta con un padrón electoral de cerca de 9,000.000 millones de ciudadanos en edad de votar. Y nuestro sistema no es presidencialista, es parlamentario, similar a los de algunos países europeo.

Con vista a promover una mayor democratización el Partido Comunista de Cuba, propuso actualizar y modernizar la Constitución acorde con los nuevos tiempos y trabajar en un proyecto de una nueva Constitución, así se hizo.  El proyecto de la nueva Constitución se sometió a un amplio debate, a nivel de centros de trabajo, estudiantiles y directamente del pueblo a través de sus comunidades, barrios, cuadras y manzanas, participaron   8 millones 945, mil 521 ciudadanos de los 9 millones en edad de votar.

El resultado de estas discusiones y   debates del pueblo produjeron 1´706, 872 intervenciones, de ellas 783,174 fueron propuestas, 666,995 propuestas de modificaciones y 45, 548 eliminaciones. Sometido a un referendo el 24 de febrero del 2019, el proyecto de Constitución fue aprobado con el voto favorable del 86,6 por ciento de los electores.  El 10 de abril del 2019 se realizó la proclamación de la nueva Carta Magna de la República de Cuba. ¿Es democrático este proceso o dictatorial? ¿Cuántos países han sometido a debate de su población su Carta Magna y luego someterla en referendo a la votación del soberano para su aprobación?

De acuerdo a lo establecido en el artículo 126 de la nueva Constitución, fue propuesto por la Asamblea Nacional del Poder Popular el diputado Miguel Mario Díaz Canel, Presidente de la República, sometido a votación, fue elegido por unanimidad.

Ahora, con toda esta información. ¿Quién puede afirmar que en Cuba hay una dictadura? ¿Y quién, puede demostrar que nuestro presidente es un dictador?.  Solo una conducta política neo-colonizadora y sus aliados en Europa y América Latina, apoyados por los mercenarios medios de comunicación y sus redes sociales pagadas, continúan levantando la gran farsa, cuyo objetivo es presentar argumentos para ejecutar una intervención militar en Cuba.

El tema de la libertad de expresión, ha quedado al desnudo en el cuerpo de esta información, en Cuba hay libertad de información y expresión, pero no para mentir ni crear y fabricar situaciones que no son reales. Tal es así que existen portales con una posición contrarrevolucionarias, otros hipercríticos y algunos que falsean la verdad, o difunden episodios sucedidos, totalmente personales y los manipulan y le dan un carácter político o con fines de calumniar al gobierno cubano, y no se les censura ni se les aplica la ley.  En esas categorías tenemos portales como 14 y Medio, La Joven Cuba y decenas de los llamados periodistas independientes, los que en sus mayorías trabajan para los medios y   portales de Miami, centro del odio hacia el pueblo cubano y su Revolución y tampoco les pasa absolutamente nada.

Con este articulo finalizo esta serie de informaciones de la coyuntura, las que continuaré con el desarrollo del tiempo.  Nuestro proceso revolucionario hay que seguirlo perfeccionando, pero como dice Silvio Rodríguez en Segunda cita “Respecto a nuestra realidad interna, siempre he dicho que no fuimos lo que íbamos a ser, fuera eso lo que fuera, sino lo que el conglomerado de presiones externa y capacidades propias nos ha permitido”.  Es un brillante comentario de Silvio al análisis del querido catedrático Ricardo Machado, quien hace tiempo viene alertando sobre la situación interna y lo que trama el enemigo para el 15 de noviembre, titulado. Modelación de Procesos Sociales: Arma principal del enemigo.

Lo subrayado e interpolado es nuestro

Deja una respuesta