Declaración Cumbre por la Deuda Histórica, la Soberanía Territorial y la Paz.

Declaración Cumbre por la Deuda Histórica, la Soberanía Territorial y la Paz

Nosotros los Mapuche que conformamos el Movimiento por la Autodeterminación y el Consejo de Todas las Tierras, nos hemos autoconvocado en la Cumbre por la “Deuda Histórica, la Soberanía Territorial y la Paz”, para reafirmar nuestros derechos y libertades fundamentales como Pueblo asentado en nuestro territorio o Wallmapuche.

La Cumbre Mapuche tiene por objeto establecer un diálogo y coordinación permanente entre personas, comunidades y organizaciones del Pueblo Mapuche, en base a una agenda común que nos guíe en la ruta de la libre determinación, así como la defensa y promoción de nuestros derechos colectivos en la esfera nacional e internacional.

Los Mapuche aquí reunidos tenemos la obligación de salvaguardar nuestros derechos ante la Convención Constitucional Chilena que se encuentra redactando una nueva Constitución Política y por lo mismo, urge efectuar un diálogo de alto nivel con dicho organismo y el Movimiento por la Autodeterminación bajo los principios de la “igualdad entre los Pueblos” y la “autodeterminación”.

Asimismo, establecer las condiciones elementales para un diálogo con el gobierno para abordar la “Deuda Histórica” que tiene el Estado Chileno y otros asuntos que se han impuesto a raíz de la política de domesticación, colonialismo y chilenización y las consecuencias nefastas de la doctrina del negacionismo con el Pueblo Mapuche y sus derechos post Pacificación de la Araucanía y que todos los gobiernos han evadido.

Asumimos los acuerdos y resoluciones adoptadas en la “Primera Cumbre Mapuche por la Autodeterminación y Cumplimiento y Aplicación de los Tratados”, efectuado en el Cerro Ñielol en el mes de enero del año 2013 y las sesiones ordinarias y extraordinarias sobre la libre determinación realizada el 30 de noviembre 2016. Por tanto, afirmamos y declaramos los siguientes:

I.- SOBERANIA TERRITORIAL MAPUCHE.

El Pueblo Mapuche permanece en su territorio culturalmente construido que se denomina Wallmapuche, en donde ejerció soberanía territorial y está constituido por los cuatro puntos de la tierra, conformado por las identidades territoriales que está expresado en el calendario Mapuche y determinado por nuestro Tuwun y Kupalme.

Nuestro Pueblo ejerció y defendió su soberanía territorial ante la invasión colonial hispana y estableció un conjunto de “Parlamentos o Tratados” que salvaguardaron dos asuntos fundamentales, como es la autodeterminación y la Soberanía Territorial Mapuche. Esta situación singular se mantuvo con la naciente república de Chile, con quienes nuestro Pueblo también celebró “Parlamentos o Tratados”. Estos Parlamentos o Tratados Mapuche, en la actualidad los hemos llevado al ámbito internacional y están reconocidos en dos normas del derecho internacional y sus disposiciones normativas exigen su cumplimiento y respeto de parte del Estado Chileno.

Nuestro Pueblo ejerció y defendió su soberanía territorial ante la invasión colonial hispana y estableció un conjunto de “Parlamentos o Tratados” que salvaguardaron dos asuntos fundamentales, como es la autodeterminación y la Soberanía Territorial Mapuche.

El derecho internacional ha restablecido el derecho a la libre determinación de los Pueblos Indígenas, es decir, la libre determinación del Pueblo Mapuche que fue conculcado por parte del Estado Chileno. Este derecho esta intrínsecamente relacionado con el derecho a la soberanía permanente sobre nuestro territorio o Wallmapuche y sus recursos. Así lo establece la Declaración de Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, en los artículos 25.- sobre el ejercicio de la espiritualidad en el territorio; art.26.- la soberanía del territorio y sus recursos; art- 32.- utilización del territorio y sus recursos; art. 28.- reparación, restitución e indemnización; art. 37.- la vigencia de los Parlamentos o Tratados; art. 40.- procedimientos equitativos y justos para la resolución de conflictos entre los Pueblos Indígenas y los Estados. En este mismo sentido, los Pactos de los Derechos Humanos, establecen en el art. 1.2.- establece que los Pueblos, bajo el principio de la libre determinación, pueden disponer libremente de sus riquezas y sus recursos naturales.

Por tanto,

1.- Reafirmamos que el Pueblo Mapuche, ejerció plenamente su soberanía territorial y sus recursos, reconocidos jurídicamente en distintos momentos históricos y que ahora el derecho internacional lo reconoce formalmente.

2.- La soberanía territorial y sus recursos son derechos colectivos vigentes en el Wallmapuche y su ejercicio dependen de su implementación de parte del propio Pueblo Mapuche en su ruta de establecer la libre determinación de manera orgánica y eficaz.

3.- Utilizaremos todas las herramientas y mecanismos internacionales, incluido los Tribunales Internacionales para el respeto y cumplimiento de la Soberanía territorial, en especial el cumplimiento de los Parlamentos o Tratados.

II.- DEUDA HISTORICA.

Teniendo en cuenta que el Estado Chileno autorizó la invasión militar al territorio Mapuche en los hechos conocidos como “Pacificación de la Araucanía”, en donde se cometió el “Crimen de Genocidio”. Asimismo, el Estado Chileno implementó la política de toma, confiscación y ocupación del territorio Mapuche y sus recursos, provocando seguidamente el daño cultural mediante la política de domesticación, colonialismo y chilenización forzada. Estas tres cuestiones constituyen la “Deuda Histórica del Estado Chileno con el Pueblo Mapuche” y respecto de la cual todos los gobiernos pos-Pacificación de la Araucanía han omitido su responsabilidad institucional.

En el contexto de la invasión militar se cometió el crimen de genocidio, hecho que se constituye sobre las matanzas permanentes y sistemáticas del ejército Chileno en contra de los Mapuche desde 1860 al 1881, tanto, en Angol, Lumaco, Hueken, Chihuaihue, Ercilla, Collipulli, Traiguén, Adencul, Mirador, Quecheregua, Cañete, Tirúa, Temuco, Lonquimay, Melipeuco entre otros lugares. Los hechos fehacientes lo confirman en la instauración de unidades militares que permanecen en la actualidad en las ciudades de Temuco, Victoria, Traiguén y Angol, en un espacio de 150 kilómetros persisten 4 unidades militares al interior del Wallmapuche que constituyen una amenaza para la Paz y representa la militarización continua.

Como resultado de la toma, ocupación confiscación de nuestro territorio y sus recursos, impusieron su política del reduccionismo territorial y adoptaron leyes que se apartan de cualquier sistema de derecho y consecuentemente llevaron a nuestro Pueblo Mapuche a un empobrecimiento económico hasta el día de hoy y no se ha corregido de parte del Estado Chileno.

El daño cultural o genocidio cultural, consistió en la imposición de la política estatal de domesticación, colonialismo, chilenización y la sustitución de nuestra cultura Mapuche por otra.

Por tanto,

1.- Reiteramos la urgente necesidad de establecer una “Comisión de Esclarecimiento Histórico Mapuche”, con un mandato definido en tiempo y los asuntos a esclarecer. De esta manera disponer de un estándar de la verdad, la justicia, la reparación al daño causado y superar el negacionismo, así como la interpretación antojadiza de cada gobierno de turno, de grupos y empresas agrícolas y forestales con conflictos de intereses patrimoniales territoriales en el Wallmapuche.

2.- Exigimos la descolonización militar, territorial e institucional en el Wallmapuche, especialmente de aquellas instituciones que en su esencia mantienen y aplican el colonialismo, la domesticación permanente con el Pueblo Mapuche, su cultura y sus derechos.

III.- LA PAZ.

La Paz en el Wallmapuche, será el resultado de la responsabilidad que asuma definitivamente el Estado Chileno en relación a la “Deuda Histórica” para establecer la verdad, la justicia y reparar el daño causado y que al mismo tiempo se establezcan las condiciones institucionales para una “paz firme y duradera”.

IV.- CONVENCION CONSTITUCIONAL Y LA AUTODETERMINACION MAPUCHE.

1.- El movimiento por la Autodeterminación Mapuche, apoyamos una nueva constitución política para el Pueblo Chileno, que se aleje de la constitución política del 80 de la dictadura militar.

2.- Los participantes de la Cumbre, invitamos urgentemente a un diálogo de Alto Nivel a la Convención Constitucional a efectuarse en el Wallmapuche y que lo formalizaremos en los próximos días. Este diálogo deberá efectuarse bajo los principios rectores de los derechos humanos de la “autodeterminación” y la “igualdad entre los Pueblos”.

3.- Asimismo, subrayamos, que no es suficiente el establecimiento de la “plurinacionalidad” si no se incluye la soberanía territorial del Pueblo Mapuche y sus recursos, evitando así formalismos que no mejoran la situación de los pueblos indígenas, como lo demuestra la experiencia internacional.

4.- En el diálogo de alto nivel con la Convención Constitucional, le informaremos que los Mapuche estamos implementando un proceso orgánico del derecho a la autodeterminación al amparo del “derecho internacional”, mediante la redacción de un “estatuto o constitución política ” que se orienta a la conformación de un “gobierno Mapuche” en el Wallmapuche y al mismo tiempo en ese diálogo, presentaremos formalmente las disposiciones pertinentes de nuestro “Estatuto” para su armonización con la Nueva Constitución Política Chilena y superar las tensiones y controversias en el presente y futuro.

5.- Afirmamos ante la convención constitucional que, la nueva constitución política no imponga la supremacía de “una nación” sobre las otras, ni se establezcan relaciones de subordinación institucional, sino, que todas las “naciones” reconocidas en la constitución política dispongan de la facultad y principio de la “igualdad entre los Pueblos” y la “libre determinación”.

6.- Exigimos que la nueva constitución política reconozca el territorio Mapuche o Wallmapuche, como “territorio especial” y se regule la expansión urbana, en vista que representa las nuevas formas de ocupación de nuestro territorio.

V.- SOBRE LA RELACIÓN CON EL GOBIERNO.

Llamamos al gobierno del presidente Gabriel Boric, a realizar un diálogo con una agenda pública de interés global de los Mapuche y en especial la “deuda histórica del Estado Chileno con el Pueblo Mapuche” y encaminarnos hacia una paz firme y duradera en el Wallmapuche.

Wallmapuche, Rimuguen Kuyen

Deja una respuesta