“ECOS, DEL RECORDATORIO DE LAS VICTIMAS DE LA MATANZA DE CHICAGO/USA: ¡NO OLVIDAMOS¡ PERDONAR ES CRISTIANO, OLVIDAR NO”.

“ECOS, DEL RECORDATORIO DE LAS VICTIMAS  DE LA MATANZA DE CHICAGO/USA: ¡NO OLVIDAMOS¡  PERDONAR ES CRISTIANO, OLVIDAR NO”.

Los jóvenes del Movimiento Social 18 de Octubre , universitarios  socialistas y cristianos por el socialismo – no confundirlos  con la socialdemocracia y la democracia cristina, dos tiros al aire- ,y  de la toma del Instituto Nacional se solidarizaron: “extraordinarias las reflexiones del compañero presidente Dr. Salvador allende a los trabajadores. La libertad tiene un límite.  el bien común”. La persona que  desconoce este límite se transforma en un individuo egoísta, consumista, inmoral,  enajenado, en resumen, un colono mental del sistema capitalista salvaje: Recordamos  al compañero Clotario Blest Riffo ,Presidente y fundador de la CUT, de la Central Única de Trabajadores de Chile, al sacerdote revolucionario Camilo Torres Restrepo,  al jurista  Radomiro Tomic Romero, al Profesor Fernando Castillo Velasco, etc. Para ellos, ”el  deber de todo cristiano es ser Revolucionario, y  el del Revolucionario es hacer la Revolución”.  “Sólo mediante la revolución puede realizarse el amor al prójimo”…

Predicar  el Evangelio del Cristo Libertador y asumir su Teología de la Liberación es  encarnarlo en el tiempo. Optar por los pobres,  los marginados, sin voz ni justicia, es comprometerse en  la lucha –  “ luchar es vivir”-, de una clase social mayoritaria  explotada, enajenada de sus valores, de sus  categorías culturales. En resumen, hacerse solidarios con sus intereses y con su lucha de liberación, Vivir la fe cristiana como una opción política- no confundirla con “la política bajuna que impone  la oligarquía empresarial/financiera/ agrícola monopolista del sistema capitalista salvaje a través de su testaferra la clase burguesa  politicastra /castrense corrupta-, es una praxis liberadora,  con  un cuestionamiento radical – no confundirlo , “ser radical  es ir a la raíz, y ésta la constituye el ser Humano “-, del caos/la debacle capitalista imperante, y asumir  el proyecto histórico, que anuncia la nueva sociedad construida en función del pobre y del oprimido, sin voz ni justicia. Este proyecto toma la senda del socialismo – no confundirlo con la social democracia, un atajo corrupto sin salida-, la Teología de la Liberación es una  teología de la salvación en el marco de las condiciones concretas, históricas, y políticas que sobrevive la mayoría del Género Humano, explotación, marginación, enajenación, miseria, injusticia social, en general que impone  por décadas el perverso sistema capitalista salvaje,  la tiranía más despótica que impone a la Humanidad  los plutócratas empresarios, financieros dueños de la celestina universal, el 1%.

Lo subrayado e interpolado es nuestro



El sacerdote Eugenio Pizarro Poblete y el Primero de Mayo:

“Me uno, hoy 1º de mayo, a todos los trabajadores u obreros de mi patria. La iglesia ha querido identificarse  con los obreros del mundo, instituyendo el Primero de mayo como  la fiesta de  San José obrero, el carpintero de Nazareth. Jesús, su hijo adoptivo, es el hijo de Dios  hecho hombre. También trabajó como carpintero y obrero, fue en Nazareth cumpliendo este trabajo junto con San José. A ese tiempo se le llamó “ la vida oculta”. Esa vida fue durante 30 años. Después comenzó su misterio público o vida pública.

Con estos antecedentes, podemos decir, con toda propiedad que, tanto San José como el hijo de Dios hecho hombre, acompañados ambos por Santa María Virgen, forman  o hacen la cuna de nuestra Iglesia. Más aún sabiendo que Jesús fue obrero carpintero, podemos afirmar que,  desde el mismo momento que Dios se hizo hombre y fue el verbo encarnado, carpintero y trabajador,  los Derechos Humanos y de los trabajadores son los derechos de Dios mismo. Quien dice que ama a Dios y no ama a los humanos, a los trabajadores u obreros, es un mentiroso. Y tomando la palabra según San Mateo Capitulo 25, podemos afirmar con nuestra fe: “ los que hiciste con tu hermano,  lo que hiciste por el trabajador, lo hiciste conmigo”.  Y, al contrario: “ lo que no hiciste por tu hermano y por el obrero o trabajador, no lo hiciste conmigo”.

Por lo que he proclamado hoy , Primero de Mayo, también puede decirse que, no es un capricho mío ni de mi querida iglesia la opción radical por los pobres y por los trabajadores. Nunca olvidaremos nuestra cuna y origen, es la cuna del pobre de Belén, del carpintero de Nazareth. Y esto que digo es política. Hay que distinguir entre política y política partidaria. La partidaria no le corresponde  a la Iglesia, como institución. Pero “la política”, el bien de la “polis”, el bien común, es la expresión más eximia del amor a mis semejantes (Del magisterio Eclesial). Ahora bien, al laico de la Iglesia, como persona, le corresponde la política, incluso la política partidaria.

Después de esto, puedo afirmar que, el bien de la “polis” es de Jesús,  es  de la Iglesia,  es del Evangelio, es de la doctrina social de la Iglesia, es del Magisterio, etc.  Esta expresión eximia del amor se equipara a la Justicia Social hacia los hombres y mujeres de Chile, lo digo, cuando veo que, en nuestra patria, una minoría tiene secuestrada y ninguneada a la mayoría, haciendo el “pecado social”.  Hay  una economía perversa neoliberal y capitalista salvaje, sostenida hasta hoy, por una institucionalidad ilegítima, herencia de la dictadura cívico militar negociada  por políticos con la dictadura. Esto  con reformas cosméticas, sobre armatoste de ilegitima  “ constitución“ e “institucionalidad dictatorial”. Esto  ha permanecido por más de 40 años.

En este Primero de Mayo, es necesario y urgente, convocar a constituyentes a hacer una Verdadera Nueva Constitución Soberana. Incluso, viendo la injusticia social, un acaparamiento de unos pocos empresarios privados, coludidos con políticos y multinacionales,  es urgente convocar a terminar con el sistema económico capitalista/ neoliberal.  No es justo que los bienes y riquezas que Dios nos entregó o dio a todos los chilenos, sea  apropiados, saqueados por los ya nombrados. Como respuesta a los trabajadores, a los chilenos, especialmente a los pobres, haciendo Justicia social, repartiendo los bienes de todos los chilenos, según la necesidad de cada uno, es urgente  una nacionalización de las riquezas de Chile, comenzando por el cobre, “el sueldo de Chile”,  y el litio. El pueblo soberano puede mandatar la nacionalización con una pacífica y organizada movilización nacional. Así llegaría  la liberación integral y la verdadera y autentica democracia,  de comunión y participación. ¡ Un nuevo Chile es posible!

Con afecto de sacerdote y ciudadano chileno.

Eugenio +”

Deja una respuesta