El agua es un bien público. La Concertación/ Nueva Mayoría, lo privatizó. La Convención Constituyente del régimen piñerista sofofo privatizará  el aire y el litio.

El agua es un bien público. La Concertación/ Nueva Mayoría, lo privatizó. La Convención Constituyente del régimen piñerista sofofo privatizará  el aire y el litio.

Jorge Lavandero Illanes, escritor, y comunicador social/Semanario El SurAndino/Addhee.Ong

En todos los países del mundo, el agua es un elemento básico para la supervivencia humana, por tanto, ningún gobierno ha permitido que las fuentes de agua se pudieran convertir en propiedad privada y que se pudiera comerciarla, heredarla o tranzarse como en un cambalache. En nuestro pasado prehistórico, el ser humano no podía vivir muy lejos de un lago o de un río, este elemento que era tan esencial en esa época lo sigue siendo hoy y más cuando la población humana ha aumentado exponencialmente.

A ningún país de mundo se le ocurriría que un elemento tan irremplazable, dependiera de un sector privado para hacer un negocio a tal punto lucrativo, que la calidad de vida de seres humanos, la haga depender de las buenas utilidades que una empresa privada pueda lograr, por eso, si luchamos por mejorar el medio ambiente, el aire que respiramos, cuando esa situación, pone la vida en una circunstancia crítica, al punto de llamarlas “Zonas de Sacrificio”, la gente, sin distinción de colores políticos se levanta con mucha fuerza para protestar. El aire libre de contaminación, también es un bien público, del cual depende, como el agua, la sobrevivencia humana. Aunque está en los planes de priorización su privatización por parte de la oligarquía empresarial dueña de la celestina universal, de las empresas multinacionales, de los  bancos especuladores, usureros, “los paraísos fiscales” que imponen hoy  en “el nuevo orden mundial” del capitalismo salvaje, después de la muerte del “neoliberalismo”.

Los últimos gobiernos mercachifles, con una visión corto- clasista, han roto los mayores iconos de la sobrevivencia humana, destruyendo el aire en un medioambiente muy deteriorado y entregándole el agua a empresas privadas para su negocio lucrativo. Mirando aún más a fondo, especialmente a aquellos que cacarean el nacionalismo como principal elemento para un partido, ¿Cómo se atreven a mantener que inclusive el agua se le traspase a consorcios extranjeros, para que ellos bajo sus grandes intereses, puedan administrar la calidad de vida de nuestra población? Y aún peor la vida o muerte de las personas.

“La Patria no se la vende, ni se la puede vender”: Papa Francisco.

Que crimen más grande contra la Patria es, que se le permita a consorcios extranjeros para administrar un valor tan fundamental que tiene el ser humano. Es algo enteramente inaceptable y aún más que se les haya entregado gratuitamente y que el Estado para recuperarla para todos los chilenos y su calidad de vida, tenga que comprársela o expropiársela. ¿PREGÚNTENSE, EN QUE PAÍS EXTRANJERO, AÚN EN EL DE MÁS BAJO NIVEL, EXISTE ESTA SITUACIÓN? ¿Cómo se llamaría a estas personas o gobernantes, que el agua, un elemento tan esencial para la vida humana en nuestro país, lo entregaran, lo permitieran y lo continuaran avalándolo como un negocio lucrativo? Por eso me extraña, el premio al presidente Sebastián Piñera Echeñique, que organizaciones internacionales le entregaran.

En uno de mis viajes al norte, invitado a exponer en una organización medio-ambiental de la Universidad, donde yo ingenuamente, les expuse que la situación de las mineras y el uso del agua dulce en las explotaciones de nuestros minerales que esto podría resolverse, como ha ocurrido en otras regiones, en las que se ha desalado el agua de mar para las explotaciones mineras.

Como una respuesta a mi planteamiento, me replicaron que eso ellos ya se lo habían comentado a la empresa de La Escondida, en que siendo cierto, que estaban operando con el agua de mar, ellos les habían señalado, por qué no le devolvían a la región esas aguas dulces que ya no ocupaban para que los pueblos pudieran aprovecharlas y mejorar su vida precaria. Asómbrense de la respuesta que esos dirigentes recibieron: Les dijeron que ellos no la podían entregar gratis, porque sus accionistas no lo aceptarían y por tanto tenían que venderla, se quedaron mascullando muy molestos y le agregaron, pero si la recibieron gratis, ¿Cómo por devolverla tenían que cobrar?

Esto que les estoy narrando, me llenó de vergüenza por mi ingenuidad, no es un cuento, porque no hace mucho el ex ministro de Obras Públicas y ex dirigente de los empresarios, señaló que para resolver los problemas de algunos pueblos, el gobierno va a expropiar las aguas, las mismas que recibieron gratis y dadas en concesión, por cierto nadie ha dicho nada. Quien me narró esta situación, fue un muy buen dirigente de los pueblos originarios, un Aymará, por cierto, esto se los relato, para que se puedan dar cuenta, hasta el punto a qué nos ha llevado las autoridades de los últimos regímenes y cuya principal responsabilidad recae la entrega del agua, entre los gobiernos de Ricardo Lagos Escobar y Eduardo Frei Ruiz-Tagle, que son los grandes privatizadores del agua y aun cuando yo lo voté en contra, siento mi amarga responsabilidad frente a un honesto  pero inteligente y acucioso dirigente Aymará

 Lo subrayado/Interpolado es nuestro

Deja una respuesta