El miedo a la libertad.

El miedo a la libertad.

Autor Prof. Hugo Moreno Peralta/IWA/ 1979

Fundación CESAL e.V./ Berlín DDR/1980.

Revista Latinoamérica un Pueblo Continente, Berlín/ DDR.

¿Por qué la mayoría de las personas le temen tanto a la libertad?, ¿Porqué la historia oficial de la Humanidad fue y es una manipulación de lo que suponen  ciertos individuos oligarcas dueños de la Celestina Universal sobre lo que es la libertad?.

Los sistemas políticos y económicos vigentes nos han impuesto un miedo a la libertad. Los gobernantes que afirman gobernar en nombre de la  libertad por y para el pueblo tienen miedo de la libertad de los ciudadanos y reaccionan violentamente cuando alguien pone en peligro sus privilegios o seguridad personal, acusándole de subvertir el orden y la paz social, de terroristas,etc.

En América Latina el capital buitre foráneo impone dictaduras fascista militares, las que dan golpes de estados sangrientos asesinando y desaparecen ciudadanos inocentes, derrocan y asesinan presidentes elegidos democráticamente, e imponen a los pueblos sometidos la doctrina de la seguridad nacional en nombre de la Libertad y  por orden del régimen de turno de los Estados Unidos.

Los Estados Unidos y la Unión Soviética invaden y someten a los pueblos de Granade y Afganistán, en nombre de la libertad.

Los padres tienen miedo de la libertad de los hijos. Los profesores tienen miedo de la libertad de los estudiantes.

Los ricos oligarcas tienen miedo de la libertad de sus trabajadores, a los que explotan y enajenan miserablemente.

Las fuerzas retrógradas que han gobernado a la Humanidad desde los centros hegemónicos afirman: “que el trabajo hace libre a los hombres”. El trabajo no es liberador en sí, no lo es para nadie. Sólo el trabajo creador libera al ser humano.

Tal vez la clave para encontrar una respuesta correcta al miedo a la libertad esté en distinguir entre  la libertad de y la libertad para. Como acentuó el gran humanista Dr. Erich Fromm, “No es lo mismo liberarse de, que liberarse para”. La persona que ha logrado sacudirse del yugo que le impedía ser libre no es libre para gobernarse a sí misma y construir con otras personas una sociedad en que todos respetemos la libertad del otro.

Mi libertad termina donde empieza tu libertad.

Después que hemos logrado la primera fase de nuestra libertad nos quedamos satisfechos, y por miedo, cobardía no luchamos hasta el final para obtener una libertad total. El genio universal Dr. Goethe lo afirmó, “sólo merecen la libertad y la vida quien cada día las conquista”.

En nuestros días no es la razón la que orienta las decisiones de los que dicen gobernar a la Humanidad, sino el odio, la ambición, el miedo, la ira, etc. Ideal sería que el amor el respeto por los Derechos Humanos y Sindicales, y el entorno ecológico fueran la fuerza rectoras que dirigieran a nuestro desgraciado planeta. Generalmente el odio, el miedo, la cobardía, etc. Terror individual e institucionalizado destruyen nuestras mejores intenciones. El miedo, la cobardía, el terror, la ira, etc. son aliados muy peligrosos. Pero cuando se trata del miedo a la libertad, éste es un atentado contra La Humanidad.

¿Qué pasa hoy con los dos modelos de sociedad hegemónicos: Estados unidos y Unión Soviéticas. “ambos sistemas han empezado por estandarizar la industria para continuar con la estandarización del ser humano. En ambas situaciones desaparece la libertad, no la libertad política de hablar, votar, de reunión, sino la libertad humana de ser.

Para cerrar la conferencia del suscrito en Berlín Alemania 1979, recordemos al maestro libertador de la Patria Continente América Latina y el Caribe el Lic. José Martí Pérez en lo referente a que entendía por Libertad:

  • Libertad es el derecho que toda persona tiene a ser honesta, honrada, y a pensar y hablar sin hipocresía.
  • La libertad hay que conquistar a su precio o resignarse a vivir sin ella.

Dedicamos esta conferencia a los caídos en su lucha por un mundo pleno de Libertad y de Justicia.

Con esperanza y memoria

Prof. Moreno Peralta /IWA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *