En Colombia rige la mentira generalizada, la corrupción, la impunidad y el narcotráfico

En Colombia rige la mentira generalizada, la corrupción, la impunidad y el narcotráfico:

EL PODER DE LA ETICA Y LA ETICA DEL PODER EN MOMENTOS DE CRISIS

La revolución de la ética como principio en el control social.

Esto pensaba Santo Tomas…  Si al pueblo le toca el derecho de elegir su rey, sin injusticia, puede el pueblo destituirlo, o recortar su poder, si abusa tiránicamente.

Por Mariano sierra.

Jurisconsulto, escritor y analista internacional/Addhee. Ong:

.

La visualización de la ética a través del devenir histórico ha buscado la liberación como proceso revolucionario ante las presiones a que se ha visto sometida la persona humana. La ética se encamina a actuar en distintos horizontes humanos que lo liberen de su praxis proporcionando los elementos como principios de conducta hacia los demás sin tener en cuenta edad, credos, convicciones, maneras de pensar. Cuando vivimos apegados a ciertas convicciones como que yo soy mejor y veo siempre en los demás los errores, es cuando nos esclavizamos por creer que somos superiores.  La ética nos va permitir liberarnos de esos juegos de tronos interiores que hacen difícil la vida a los que hacemos resistencia con la fuerza de la resiliencia-

En el orden de la injusticia al cual vivimos tutelados, la ética asume su rol humanista del comportar recto.  Vivimos en un mundo de velocidad sin mucho arriesgarse. La ética nos permite que lo obtenido se haga con coherencia al estilo da la vida honesta, donde la gratuidad no impere haciendo que el esfuerzo responsable conduzca a obtener lo deseado. El poder de la bioética sublima toda estructura social impactando las fronteras de una conciencia transparente que se intenta politizar con tóxicos emanados de quienes buscan cercenar una justicia rebelde y sana.

Existe en el ser humano una actitud de víctima, viendo verdugos por todos los lados y en todo momento, a sabiendas que los verdugos   calificados como grandes leviatanes políticos y algunos sociales. Debemos eludir los sacrificios y sumarnos a la práctica de la acción basada en lo justo, en la defensa de los hechos que proponen evitar desigualdades. La vida humana comprende tendencias para resolver las diferencias sociales a fin de crear barreras o fronteras donde la división lleva a la agresión, al marginamiento.  Es más, se producen leyes que agravan las diferencias, que estructuran las clases sociales. Quienes ostentan el poder son los clásicos generadores marginales para hacer suya él divide y Reinaras. Contrario sería no ver diferencias ni clasificaciones, pero en el reino del orgullo y la mentira todo se vuelve un acoso sobre los más débiles, donde la inquisición renace dando vida a mandatarios de terror, miedo y autoritarismos-

La sociedad actual   no converge bajo espíritus de solidaridad y los pocos grupos que acuden a este principio se pierden en los laberintos del querer, del deseo. La ética solidaria es la voz que clama la unidad, que clama horizontes liberadores de injusticias, de desprotección, hacia un reconocimiento donde no existan excluidos por ninguna razón, donde no tengan cabidas las sociedades intoxicadas, en descenso, de la mentira, de la ceguera, de la decadencia, del riesgo, de la ignorancia, entre otras., propias de regímenes donde rigen los satanes de Dante.

En Colombia rige la mentira generalizada, la corrupción, la impunidad y el narcotráfico.

Solidaridad es expresión de no violencia, pero también es expresión de unidad de voces a quienes se les desaloja de sus derechos por aquellas estructuras neoliberales y globalizantes conformando cordones de miseria extrema. El imperio ético enfrenta las malas administraciones y Colombia es una de ellas, a tal grado que no es forzoso decir que en Colombia rige la corrupción y la mentira con idiotas útiles en medio de idiotas útiles, dentro de una fallida democracia que se convierte como lo está en el principio de una tiranía con violencia y muerte por medio de los escuadrones de la policía civil que hoy el gobierno está estructurando con más fuerza, en vez de estructurar la educación que esta al garete.

El imperativo ético no recurre a la fuerza, él se guía por el servicio a los demás enfrentando las desigualdades y a los poderes detractores en un contexto de no agresión. La ética asume los conflictos y los puede incitar, llevar a rebelarse como fuente de transformación. Esta transformación no es otra cosa que actuar con respeto ante los demás buscando en cada relación roles de tolerancia, de entendimiento, nunca de compasión. Una manera de asumir estos roles está en pensar siempre en la convivencia, lo que se logra bajo el imperio de normas, de valores, de ideales, eludiendo la mentira y las telarañas que fabrican la clase dominante  para disfrazar hechos o comportamientos como mecanismos de defensa para conservar poderes y autoridades.

Jesús se enfrentó a los poderes de su época sin hacer uso de la violencia haciendo enfática su palabra, su amor, su verdad, el don de servir y la transparente de su vida.  Actuar éticamente es indignarnos contra los esquemas destructores de la dignidad, denunciando procesos dominantes, pero también anunciando políticas de liberación social, política. Cultural, religiosa para convertir esa liberación en fuente de esperanza, en opción para los más desfavorecidos/ marginados sin voz ni justicia.

El imperativo ético conduce al reconocimiento de los derechos de las personas, de los excluidos, de los desplazados y a la protección de la naturaleza y su logro se hace amando lo justo., lo honesto y lo digno desistiendo de todo instinto de maldad, abogando por los niños, las mujeres luchando por la liberación de los más marginados, haciendo eco en la lucha contra toda diferencia donde se irrespete las formas de pensar, y el respeto a la ecología y el mundo animal.

El proceso ético no se queda en palabras, en simples conceptos, sino en prácticas que haga realidad el querer buscando que se ejerza una política justa, una comunicación veraz, un compartir de dialogo fraterno donde se proyecten acciones para que cada actividad social tenga el sello del servicio, y las relaciones entre los seres humanos  y estos con la naturaleza sea diáfana en aras de la conservación de los valores y los principios fundamentales.

La ética promueve principios para que el ser humano- mujer u hombre-  sea más de lo que es, esto es ser más humano, explotando su potencial en aras de una sociedad prístina. La ética es universal, es un asunto de primera línea, en ella no se pueden mirar casos aislados ni excluye a nadie. En la ética el factor humano es el elemento esencial pues es el ser humano  el impulsador y transformador del mundo.

La ética no puede pasar por alto las implicaciones sociales., ni las políticas, ni las religiosas, ni las ecológicas. Ni las culturales, ni las económicas, ni la justicia, pues en cada uno de estos sectores está incurso el ser humano que merece ser tratado con la dignidad que le es propia.

Se lesiona a la ética cuando no aceptamos el llevar a cabo los compromisos con honestidad, cuando desconocemos los acuerdos argumentando falacias sin sentido, contradiciendo posiciones con inmoralidad bufónica. Con este actuar innoble el país queda en deuda con la sociedad al llevar el gobierno actos bajo complejidades corruptas e impunes que causen malestar social.

La  crematomania y el poder dañino, hacen decrecer los valores, la ética se vuelve contracorriente, prima toda clase de excusas dando rienda suelta a los egos llevando a ascender las manías del orgullo. Comportarnos y gobernar en la democracia exige un complejo marco conceptual de valores éticos única forma de estabilizar conductas con liderazgo bajo premisas de bien común. En esa dinámica la ética será de otro modo un conductor de juicios, guiando sentimientos que evite intereses personales. El objetivo ético siempre será vinculante en el orden político y social dentro de un marco histórico, reflexivo, constructivo, participativo y dialectico que pondere debates críticos en aras de eliminar agresiones a la dignidad, siempre con respeto.

Jesucristo, un libertador, un luchador social en el marco de la Teología de la Liberación.

El imperativo ético participa de todo ser viviente. Jesús.  el prohombre divinizado- humanizado realidad de la génesis ética como una verdad, una justicia un amor, una liberación. Pero ese Jesús ético es desprovisto de dogmas, de panegíricos encantadores. Ese Jesús ético es el Señor de la vida, de los evangelios, es el Jesús que combatió todas las estructuras opresoras y dominantes del imperialismo romano, como la ley y principios religiosos violadores de la conciencia del pueblo, que hoy perduran desafiantes que sobrepasan los agujeros negros de la maldad. Cuando dejamos de practicar los valores y principios surge la violencia y la violación de todo derecho humano. Y es cuando la ética estalla en implosiones y explosiones megas. Dante nos alecciona diciendo que… A la mitad del viaje de nuestra vida me encontré con una selva oscura por haberme desviado del camino recto………..

La ética de Jesús fue una ética que revoluciono el interior del hombre, que modifico e introdujo principios de amor, de vida por encima de cualquier religión, o ideología El penetro con acciones de paz, de cambio, de entendimiento, de acogida, de servicio y de crítica contra lo que funcionaba mal llevándolo a enfrentar toda clase de conflictos, hasta ocasionarle la muerte por parte  del imperio romano y sus testaferros hebreos.

No se debe exhortar la ética, sino que hay que llevarla a la vida en medio de toda oposición, desafío, afrentas y de todo desarrollo de poderes clasistas controladores del pensamiento y las luchas liberadoras. La ética surge para contrarrestar el nacimiento de creencias ideológicas o religiosas y de todo régimen que obstruye el devenir histórico del ser humano y la naturaleza con impecable saña.

La doble moral enajenante, agresiva, inquisidora que impone la oligarquía empresarial dueña de la celestina universal y los cobardes rastreros acatan.

La ética también surge para desenmascarar la doble moral y a quienes haciendo uso de antivalores buscan desaparecer las buenas costumbres en la rectitud de la política, de los negocios,  en la rectitud de cada disciplina profesional, en la rectitud de las entrañas de la familia, de la amistad, en los ambientes donde se imparte formación, allí  donde a las virtudes puras se les impiden edificar una sociedad justa, humana,  sin levantar torres de babel por donde ascienden escalas de miseria y poder corrupto. Visualizando el nefasto presente Las tormentas de las crisis que bañan los horizontes del mundo son una oportunidad para asumir retos desde los protocolos positivos de toda conciencia moral y la respuesta es la ética en ese concierto de compromisos sociales.

En momentos de crisis, es ineludible que repensemos las relaciones con los otros, pues ellas desbordan una dimensión cósmica para lograr mejores formas de vida. Todo principio es pilar del actuar del ser humano y como tal se convierte en una ley universal. El ser humano en su conformación bio, está lleno de atributos donde se desplazan valores que a la luz de sus capacidades de inteligencia fluyen aquellas virtudes dianoeticas que le dan fuerza a la razón para superar contingencias. Vemos hoy como fracasan naciones, sociedades decaen, instituciones desaparecen y su origen no es otro que el desvío de gobernabilidad, de desconocer las raíces de los atributos, en cabeza de quienes están al frente de sus destinos organizacionales y nos olvidamos de buscar la dialéctica de lo que debe ser una excelencia institucional, social y política.

El paternalismo un escupitajo a la dignidad del ser humano.

Con el cuento evolutivo de que debemos estar presentes en el devenir histórico actual, se quiere deformar la capacidad de pensar, opinar, enjuiciar, actuar y decidir llevándonos hacia conductas paternalistas sociales, políticas y espirituales. El paternalismo crea dependencia, influye, impide ver la realidad, conduce ideológica y espiritualmente, induce al voto obligatorio. El paternalismo frena y omite posturas éticas, moldeando la identidad como persona con seducción y engaño. Aun su existencia, avanza una juventud hacia el destete y la depuración desde caducas ideas toxicas ancestrales frustrantes. El paternalismo arcaico crea patrones de conducta cuya Genesis es la familia. Esto indica que las familias deben desarrollarse ante el mundo actual, para permitir roles donde la familia forme, cree, investigue, critique, y fije sus posiciones personales con principios sólidos que le son las bases para la vida futura de su familia. W. Ospina nos hace ver como en el pasado aquellos que creíamos ignorantes lograron sus bases formativas y hondas sabidurías brotando de sus almas en contacto con la realidad. Y su espíritu creador, como nuestros campesinos de hoy.

La ética prioriza su tarea para cerrar brechas que las relaciones de las personas generan, esto es, descontaminar la sociedad y al gobierno de antagonismos, contradicciones y opúsculos viciados de malestar social. Un país no logra sus propósitos, si las políticas de las intervenciones humanas se encuentran intoxicadas, indigestadas mentalmente, por fuera de principios que desarrollen acertados entendimientos. Compete a directivos, políticos, gobernantes, administradores y a cada miembro de la sociedad arrogarse valores de respeto. Napoleón nos dejó este legado…Las buenas ideas están impregnadas de sentido práctico y de dinámica real de un buen gobierno….

Hoy rige un colapso de principios donde se deben imponer purgas de depuración en el manejo de funciones ante una sociedad cansada de tanto malestar administrativo no proclive, que frena el avance del desarrollo creando ambientes internos de malas intenciones y sus supuestos enfrentamientos inútiles. Esto que hoy sucede abre brechas que a veces no sabemos cuándo comenzaron, pero si sabemos que proscritos son dados a ambientar la mala cizaña, que solo merece el accionar de la ley con su rigor sentenciador, para evitar el ser pillo no paga.

No habrá reactivación alguna si no se cumplen y se acatan las órdenes. El comportar inane bloquea el orden racional, exigiendo al Estado como gran intruso y principal violador constitucional de la ética y a la sociedad desviada para que ejerza control en sus justas peticiones, evitando que malévolos lleven a buen término la justicia social que añora una sociedad ofendida por los desmanes irracionales de la democracia fallida. El perfil del trato inhumano es el que perfila el estado para sus ciudadanos. Si hay honestidad, desde el presidente, deben abdicar. Ante el olvido que somos que queda…un poco de vida para contarlo… Resistiremos … ¿¿¿¿

Finalicemos esta reflexión con el pensamiento ético de un ilustre teólogo. “La ética es la profunda vivencia de sentido personal y social desde la cual las personas y comunidades se estructuran y desarrollan como tales “y añade “La ética se desenvuelve en un proceso donde se valoran los caminos de la humanidad e inhumanidad para implementar los primeros y desechar los segundos……

Lo subrayado, lo interpolado, es nuestro

Deja una respuesta