Flor sin retoño: el tartufo autoproclamado presidente de Venezuela.

Flor sin retoño: el tartufo autoproclamado presidente de Venezuela.

Por Prof. Jesús Sotillo Bolívar/Profesor, analista internacional/Barómetro Internacional/ADDHEE.ONG:

  • Audio filtrado de Pompeo, da una ligera estocada al Autoproclamado presidente de Venezuela, por orden del imperialismo yanqui y admite la estrategia frustrada de la CIA y la administración de la Casa Blanca, en su afán de derrocar el gobierno constitucional de Venezuela presidido por Nicolás Maduro Moros.

A parte de rodearse de buscadores de puestos tradicionales, de profesionales frustrados, políticos corruptos sin futuro, de aduladores de ofició, el autoproclamado presidente de Venezuela, ha tenido poca resonancia. Sólo en aquellas instancias donde florecen las ansias de apoderarse de los recursos de otros países, ha tenido cierta acogida, precisamente, porque utilizándolo como marioneta, algunos países pretenden resolver sus crisis internas arrebatando a otros, lo que la naturaleza les ha favorecido para satisfacción de sus pueblos.

Enmarañado  entre un cúmulo de intereses financieros de dudosa procedencia, de intereses transnacionales que buscan donde sea riquezas para ponerlas a su servicio, de políticos regionales que traicionan a su propio pueblo por mantenerse en el poder, hundidos en la corrupción más asquerosa, dando pancadas de ahogado para mantenerse como líder político, cuando la verdad es que sólo es un títeres de intereses transnacionales y de liderazgos nacionales que lo usan y lo desecharan luego como un condón. Es en esa red donde apreciamos nosotros que se encuentra atrapado el Autoproclamado.

Luego del alboroto inicial, coordinado desde el norte, apoyado en la mediática internacional que se ha confabulado contra Venezuela, con el apoyo, de los inyectados de odio, que frustrados por tantos fracasos, ven alucinaciones de poder a cada rato, con apoyo igualmente, del elefante blanco denominado OEA, dirigida por una especie de espantapájaros, que se baja y sube los pantalones al ritmo de la orquesta yanqui, el Autoproclamado, se marchita progresivamente.

Ya los arrebatos de entusiasmo inicial, donde incluso, se establecieron fechas, para el derrocamiento del Presidente Maduro Moros y para el entierro de la revolución venezolana bolivariana, se van languideciendo. Las declaraciones que emite el Autoproclamado, son cada día más distantes, como campanadas que se oyen a lo lejos, porque hasta sus adláteres y seguidores más fieles, comienzan a preguntarse, pero hasta cuando es esto, basta de marchas sin sentido, basta de promesas, en otras palabras, no le ven el queso a la tostada.

Hasta él mismo, pienso yo, se preguntará, porque me metería yo en este peo. Ahora ando, como ánima sola, declarando, amenazando, con una verborrea cada día menos efectista, que ni a mi seguidora convence y recibiendo reclamos y hasta regaños públicos, de los que me colocaron al frente de esta aventura que a lo mejor me llevará al auto exilio definitivo, donde debo enfrentarme con verdaderos carroñeros de la política, los Ledezma, los Poleo, los Borge, y el combo de condones ya rechazados por imperio, por inútiles. ¡Vaya futuro el que me espera!

La verdad es que uno piensa, que triste papel está jugando este personaje. Prestarse para que a su país le arrebaten recursos, las empresas, aunado a una cáfila de hampones que se cansaron de robar en la época de la denominada IV República, y que ahora, huérfanos de poder lo rodean y se prestan para maniobras como adulterar las deudas de Venezuela, a favor de potencias extranjeras, para que las expropien y se apoderen de sus riquezas. Vaya, que triste papel

Pero si es grave, lo señalado en el párrafo anterior, imagínense lo que significa, prestarse para que se agreda a su propia patria. Dejarse utilizar por intereses extranjeros, pero no es sólo dejarse utilizar, sino, que, de viva voz, pida que su país sea intervenido militarmente, sin importarle las consecuencias que tal actitud desencadene. Pasar a la historia, como alguien que traiciono a su propio país. Vaya, que triste papel y que triste legado para su descendencia. Por esas razones y otras que analizaremos en su oportunidad, el Autoproclamado, languidecerá, palidecerá, se consumirá con el tiempo y no será más que una Flor sin Retoño en el panorama nacional a futuro.

Profesor de la UCV

jesussotillo45@gmail.com

Lo subrayado es nuestro.

Deja una respuesta