Habilitación académica: dos seminarios de doctorado. “UNIR LA LUZ CON EL SUDOR”

“UNIR LA LUZ CON EL SUDOR”

Habilitación académica:

Sedes: Arica, Antofagasta, Iquique, María Elena, Coquimbo, San Pedro de Atacama, Santiago.

Ø  La función

Ø  El estudiante

Ø  Postulante al grado académico

Ø  Comisión de evaluación: Prof. Dr. Carlos Aldunate Lyon S.J., Prof. Dr. Luis Bisquertt Susarte, y Prof. Dr. Viterbo Osorio Santelices.

Ø  Prof. Guía: Prof. Dr.  Viterbo Osorio Santelices.

Antofagasta, 2 de Octubre de 1969.

Habilitación académica: dos seminarios de doctorado

Tesis:

  • La función de la Universidad del Norte / Chile reformada en el proceso /desafío revolucionario: “Unir la luz con el sudor…”
  • El estudiante y su función práctica en la universidad reformada.

Prof. Guía: Prof. Dr. Viterbo Osorio Santelices. Académico de la Facultad de Filosofía de la Universidad Católica de Santiago y Prof. Visita de la Universidad del Norte/ Chile durante su proceso de Reforma Institucional y Garante de la Tesis de Habilitación académica del Licenciado de la Facultad de Filosofía y Educación de la Sede de Antofagasta   Lic. Hugo Moreno Peralta.

Prolegómenos de la disertación.

Tomando como marco referencial las presentaciones, exposiciones de los distinguidos académicos, Prof. Dr. Carlos Aldunate Lyon S.J, Prof. Dr. Luis Bisquertt  Susarte,  Prof. Dr. Viterbo Osorio Santelices y del Presidente fundador de la Central Única de Trabajadores de Chile /CUT, Compañero Clotario Blest Riffo, en el Claustro de Reforma  de la Universidad del Norte / Chile expongo por escrito y oral mi habilitación académica al rubro señalada sobre el gran desafío de la Universidad regional del Norte chileno y de Chile en la construcción de la nueva Universidad al servicio del bien común y la  liberación y realización del ser humano. Teniendo muy en claro en el contexto de la universidad reformada su misión ¿para qué enseña, qué enseña, a quiénes enseña y cómo enseña?

Yo me he propuesto hacer un análisis sociológico de la Universidad del Norte/ Chile, contando con los aportes académicos de los profesores antes señalados, de mis queridos profesores de la facultad de Filosofía y Educación de la sede de Antofagasta y del Prof. Sergio Muñoz Lagos, destacado director general de Planificación de dicha Casa de Estudios superiores del norte chileno.

Los problemas de la Universidad Latinoamericana en general y chilena en particular, se han planteado desde un ángulo especulativo/normativo.  Sin desacreditar la importancia de las discusiones al respecto, yo pretendo analizar los fenómenos universitarios tal como éstos se presentan y no como creen algunos analistas, que deberían ser.  Rechazo cualquier receta sobre la estructuración de una universidad ideal.  Mi trabajo de investigación lo planteo desde un examen teórico-empírico de las universidades existentes. Describiré y explicare sistemáticamente aspectos significativos de la universidad considerada como una unidad de la realidad social a través de una teoría o un conjunto de hipótesis lógicamente unidas. Yo creo tener suficiente material que me permita descubrir y explicar al Prof. Dr. Viterbo Osorio Santelices sus preguntas al respecto. Especialmente sobre los grandes rasgos, la variedad y complejidad de la situación universitaria en la sociedad capitalista sujeta a cambios de estructura como fuentes de información.  Yo he utilizado publicaciones, discusiones, documentos con la educación y con la Reforma Universitaria Chilena de destacados académicos como: el Prof. Ing. Enrique Kirberg Baltiansky, el Prof. Dr. Edgardo Enríquez Frodden, el Prof.  Y Arquitecto Fernando Castillo Velasco, el Prof. Ing. Víctor Pey Casado, el Prof. Dr. Antoni Mirabet I Mullol, Prof. Carlos Naudón de la Sotta, durante la década de los sesenta…

Trataré de explicar con nitidez las principales líneas teóricas que sirvieron de base a este trabajo e investigación, mi Habilitación académica.

La función de la Universidad del Norte/ Chile reformada en el proceso/ desafío revolucionario: “Unir la luz con el sudor”.

  • Una nueva estructura para la Universidad del Norte/ Chile, en el marco de su desafío, Unir la luz con el sudor, la nueva sociedad a escala humana, en el irrestricto respeto por la dignidad, los derechos del ser humano y del entorno ecológico.
  • Los desafíos sociales que la Universidad regional del Norte debe afrontar.
  • La Universidad del Norte / Chile, la sociedad nortina y el proceso de cambio.
  • La educación en el proceso de cambio de la universidad y de la sociedad.
  • El desafío fundacional de la Universidad del Norte de Chile y la formación integral liberadora del ser humano.

El estudiante y su función practica en la Universidad reformada.

  • El ser humano integral para la nueva sociedad.
  • La Universidad del Norte Chile desafiada, reformada revolucionariamente en el marco de la construcción de una nueva sociedad, con una república de iguales, sociológicamente hablando.

Conclusiones y agradecimientos.

Siguiendo los sabios consejos de mis profesores, maestros- entiéndase por maestro(a) el formador del ser humano en general  y de su conciencia social en particular-, Prof. Dr. Carlos Aldunate Lyon S.J., Prof. Dr. Luis Bisquertt Susarte y  Prof. Dr. Viterbo Osorio Santelices, acepté asumir la realización de esta Tesis de Habilitación académica, teniendo como base la presentación que formule en nombre del estudiantado en el Claustro de Reforma de la Universidad del Norte Chile “La función de la Universidad del Norte reformada y el estudiante y su función práctica en ella “. Siguiendo la experiencia en las universidades de Alemania, Francia, Inglaterra, etc., el Prof. Dr. Osorio Santelices, profesor guía de esta Tesis de habilitación académica, la denominó: “Seminarios de doctorado”

En nuestra propuesta al Claustro de Reforma universitaria, precisamos que hablar de la Universidad y el cambio social, sin cambiar el modelo de sociedad capitalista donde ella está inserta es un sinsentido. Al respecto planteamos una reforma revolucionaria de nuestra Casa de Estudios Superiores, es un sinsentido para un modelo de sociedad en una república de iguales. Esta relación no puede entenderse sin hacer referencia al fenómeno educativo pieza vital de un sistema de organización social y manifestación de una determinada cultura.  La sociedad pretende realizar, gracias a la educación, entendida como proceso mediante el cual se transmiten e integran valores culturales asimilando a las personas, a la sociedad en general. La educación desde el punto de vista del cambio social puede llegar a ser un factor promocional de aquel.

La educación la entiendo como un derecho humano, un bien público y social, de calidad, gratuito bajo el control del Estado de Derecho.

La educación es mucho más que una simple preparación de cuadros profesionales es una integración dialéctica y crítica de valores. Significa comprometerse vitalmente con la verdad y el perfeccionamiento personal y social.

La educación y la universidad respecto al cambio social deberán promover su efectiva integración, ordenamiento y orientación, de lo contrario, no serán sino reflejos de la actual situación,

Este proceso de reforma de fondo revolucionario no se realizará sin conflictos internos y externos. La universidad al adelantarse a los cambios sociales y al pretender orientarlos producirá enormes tensiones, especialmente en las capas afectadas en sus intereses.  No obstante, si cuenta con el apoyo del Pueblo, de la juventud, de la Clase Trabajadora, nada podrá detener el avance hacia la nueva sociedad de la república de iguales, con deberes y derechos. Entonces la nueva universidad reformada revolucionariamente estará al servicio del bien común, de la liberación y realización del ser humano.

Los desafíos sociales de nuestra universidad regional que debe afrontar exige que ella sea consecuente con su desafío fundacional, “unir la luz con el sudor”. Democratizar su acceso, que esté abierta a todos los ciudadanos, especialmente a los trabajadores que quieren alcanzar una educación superior. Esta democratización se entiende en consonancia con la apertura de sus estructuras docentes y de investigación. Debe entregar los medios para que sus educandos reciban una complementación humana o formación integral.

La autonomía universitaria principal ley existencial de una Casa de Estudios superiores

La la universidad debe cuidar  y mantener la autonomía universitaria: académica, territorial y administrativa de los asedios de poderes y grupos extrauniversitarios que contribuyen a financiarla.

El desafío del imperativo científico, de las ciencias al servicio del ser humano, otorgándole prioritaria importancia a la investigación científica y a la formación de equipos encargados de realizarla.

En el marco de la relación de nuestra universidad regional con la comunidad nortina y especialmente con la Clase Trabajadora cito el aporte económico de un día de sueldo de los trabajadores del cobre de Chuquicamata en la construcción del gimnasio y la pronta iniciación de actividades académicas en la sede de Calama dedicada a los trabajadores del salitre y del cobre. Histórico momento en que los presidentes  de los trabajadores de los sindicatos de empleados y trabajadores encabezados por Osvaldo Carrasco y Carlos Tello entregaron en la sede de Antofagasta de la Universidad regional un cheque para la construcción del gimnasio que llevara el nombre del Prof. Dr. Luis Bisquertt Susarte.

Np se trata de que la sociedad sea atendida de la manera asistencial, sino que se le proporcionen las grandes líneas de orientación. El gran desafío que asume nuestra Universidad del Norte Chile, desde Arica a Coquimbo, es el de orientar e impulsar los cambios sociales por y para la nueva sociedad. En resumen, el rector Prof. Dr. Carlos Aldunate S.J., en el Claustro de reforma precisó: “La universidad consciencia crítica de la sociedad tiene la responsabilidad de investigar y ensayar los mejores caminos de un planteamiento democrático para la mayoría con respeto por las minorías. Señalando, además, la manera de superar los peligros de los planteamientos totalitarios, autoritarios en que una minoría pretende imponerle a la mayoría”

Acentúo que en este Claustro de reforma hemos dejado muy en claro que el primer deber de nuestra querida universidad es no solo dar un primer paso, sino continuar la lucha, “luchar es vivir”, por la construcción de la nueva sociedad, la república de iguales, socialmente hablando, después de haber terminado con la injusticia social. Para llevar a cabo este desafío, precisamos que entendemos por educar permanentemente al ciudadano, no solo el transmitir conocimientos, sino que liberarlo y crearlo con un espíritu crítico y solidario que lo capacite para la vida social.

Después de escuchar a mis queridos profesores, maestros antes señalados, concluí que al referirse ellos a la juventud y a su educación permanente, señalaban claramente la relación directa y constante, aunque el ciudadano en general no participe en las actividades académicas. El modelo de universidad profesionalizante que forma adiestra rutinariamente a un individuo experto en las ciencias exactas y un analfabeto en las ciencias del ser humano, lo rechazamos. Porque constituye solo una parte de la persona, de lo que se trata, como desafío es lograr la plenitud. Formar el ser humano integral donde la especialidad se inserte y equilibre en un contexto más amplio. La universidad como una institución de educación superior no persigue exclusivamente contribuir a la formación intelectual de la persona, eso constituye un atentado a la función fundacional   de una casa de estudios superiores en el marco de la educación integral permanente.

El paso siguiente que deseo analizar en mi disertación de mi Habilitación académica, se refiere a los funciones y estructura de la universidad reformada revolucionariamente para la sociedad de iguales socialmente hablando, sin odiosas marginaciones.

La universidad reformada tiene las siguientes funciones: la académicamente hablando, la docencia, la investigación científica/ ciencias aplicadas o tecnología y la extensión cultural.  Uso el término cultural en el sentido sociológico. La consideramos un sistema acumulado históricamente de representaciones guías, caminos para y por la vida, implícitos y explícitos.

La estructura correspondiente a la autoridad de la universidad reformada, es democrática, siendo sus autoridades elegidas por los representantes de los respectivos estamentos de profesores, de funcionarios administrativos, de servicios y del estudiantado.  Los estudiantes propusimos en el Claustro de reforma que la proporción de participación debe ser: un 40% para los académicos, un 10% para el personal administrativo, 10% para el personal de servicio y un 30% para el estudiantado.

La autoridad colegiada superior reside en el Claustro Pleno. Luego, viene el Consejo superior presidido por el Rector, elegido democráticamente por la comunidad universitaria.

La autonomía universitaria, académica, territorial y administrativa. Toda universidad en cuanto a institución social debe contar con un grado de autonomía, de autorregulación de su funcionamiento y de sus cambios estructurales.

El aspecto académico pertenece a la índole del pensamiento racional, la libertad irrestricta de buscar la verdad y debatirla. Esto se confunde con la “libertad de cátedra e investigación por la cual se controla la autonomía de pensamiento regido por académicos más interesados en el aspecto económico y político que en buscar la verdad científica.

 La extraterritorialidad o inviolabilidad física de los recintos universitarios, en diversos grados. Las garantías constitucionales relativas a la inviolabilidad del domicilio, las fuerzas públicas no pueden invadir sus recintos sin orden judicial competentes, deberían ser suficientes en el Estado de Derecho para que se respete el territorio universitario. Lamentablemente en la mayoría de los seudos países democráticos, regímenes autoritarios, etc., esto no ocurre así.

 Como colofón acentúo, que la autorregulación autonómica, académica y administrativa de la universidad, es un medio indispensable para prestar oportuna y diligentemente sus servicios a la transmisión y creación del saber superior.

La planificación nacional y regional y la planificación universitaria.

Los acuerdos del Claustro de reforma de la Universidad del Norte Chile fueron magistralmente incorporados en el plan de desarrollo aprobado por el Banco Interamericano de Desarrollo BID a cargo del Prof. Sergio Muñoz Lagos, director general de planificación de la Universidad del Norte Chile.

El Prof. Muñoz Lagos puntualizo al respecto: “La Universidad es en el marco de su desafío fundacional indudablemente una institución especialísima que debe ser dotada de las más amplias garantías para el cumplimiento de sus funciones. En ningún caso, debe perder de vista su carácter de institución social, regional que debe responder a los requerimientos del bien común” …

Los jóvenes universitarios nortinos, la Universidad revolucionariamente reformada, la sociedad de iguales y el ser humano integral.

Los jóvenes universitarios de nuestra querida universidad del Norte/Chile les ha tocado ser parte de un proceso histórico regional, nacional e internacional por reformar revolucionariamente el modelo de universidad napoleónico/profesionalizante, el sistema educacional y crear el ser humano integral para la sociedad con una república de iguales. En Latinoamérica, Europa y evidentemente en Chile, en particular en el Norte chileno, donde nació la conciencia proletaria del Pueblo Chileno, según el Presidente fundador de la Central Única de Trabajadores de Chile, CUT Compañero Clotario Blest Riffo, se asume este desafío del género humano.

Es ventura sin par la de ser jóvenes en momentos que serán memorables para la historia. Las grandes crisis ofrecen oportunidades múltiples a la generación incontaminada, pues inician en la Humanidad una fervorosa reforma ética, educacional, social e institucional. Una nueva conciencia histórica deviene en el mundo y se transmuta los valores tradicionales de la justicia, en derechos, la educación, la cultura, etc.  Intérpretes de ella los que entienden que “luchar es vivir”, siembran fuerzas morales germinadoras del porvenir, desafiando el recrudecer de las resistencias inmorales de los defensores del statu quo, del dinero, que niegan la urgencia de asentar justas bases en equilibrio social. Niegan la necesidad de la solidaridad en nuestros pueblos latinoamericanos como una garantía de su independencia política y económica. Los jóvenes precisan, todo es posible, menos convencerlos con atajos oportunistas sin salida, caminos intermedios. A cierta edad, la altura de la ceguera, la enajenación son males imparables cuando la desesperanza no es producto de Una obstinada adversidad ni el agotamiento de una lucha desigual e incluso que no se sepa que hay que luchar. Los jóvenes no pierden el tiempo en pragmatismos contemporizadores oportunistas. Es más razonable obrar, actuar sin ellos, como lo hicieron otrora, los próceres de nuestra independencia: Generales Francisco de Miranda y Rodríguez, Simón Bolívar Palacios y Blanco, José Artigas Arnal, José de San Martin Matorras, Bernardo O’Higgins Riquelme, etc. Sembrando los gérmenes de la Patria Continente América Latina y el Caribe. Nos medirán por lo que hagamos.

 No basta en la vida con soñar, pensar en un ideal, hay que aplicar todo el esfuerzo en su realización, cada persona es responsable de su propio y único destino, miserable es el individuo que malbarata su dignidad, esclavo que forja la cadena, ignorante que desprecia la educación y la cultura.

Los jóvenes han sido actores en la década de los 60, que está por terminar en la escena del mundo. Han medido sus fuerzas para realizar acciones posibles, han evitado la perplejidad que nace de meditar sobre las finalidades absurdas.

El desafío de formar el ser humano integral abierto a lo trascendente, solidario con los demás en el marco de la ciencia, transformando las cosas, respetando lo mejor del pasado, con una interioridad personal que se abre a un destino situado en el porvenir. Es el destino que hay que defender, el destino de cada persona, mujer u hombre, para que cada cual se realice integralmente.  No para algunos privilegiados como en el sistema capitalista, – de la democracia, la libertad y la justicia, en la medida de lo posible-, de la minoría con la marginación de la mayoría, sino de todos. De esta manera, la universidad estará llegando a ser instrumento magnífico para lograr la gestación del ser humano integral para la nueva sociedad de la república de iguales a escala humana, en el marco del irrestricto respeto por la dignidad, los derechos del ser humano y del entorno ecológico.

Permítame señores  miembros de la comisión de habilitación académica Prof. Dr. Carlos Aldunate Lyon S. J, Prof. Dr. Luis Bisquertt Susarte y Prof. Dr. Viterbo Osorio Santelices, en este día histórico 2 de octubre de 1969, para el hijo de un mecánico de Ferrocarriles de Estado agradecerles sus sabios consejos, su confianza , su solidaridad en la formación profesional alcanzada con las dos metas universitarias, la Licenciatura/ Seminario superior y la Habilitación académica en estos cuatro años de estudios y trabajo. Evidentemente estos agradecimientos son para mi querida Universidad del Norte / Chile que le permitió al hijo de una familia humilde, de un trabajador concretar sus sueños de estudiar y egresar de ella. En la Universidad del Norte / Chile fundada y dirigida por la Compañía de Jesús aprendí que no había que hablar discutir sobre la miseria, la pobreza, la injusticia social, hay que luchar contra estas lacras para erradicarlas, crear equidad, justicia plena terminando con la odiosa separación de clases de pobres y ricos. Mis queridos profesores / maestros me enseñaron a emprender la lucha por las grandes causas con tenacidad, disciplina, mediante la creencia del espíritu de trabajo, la actitud y la palabra.

 La educación y la Universidad están relacionadas con el cambio social de la sociedad como el conjunto de las instituciones sociales reflejan la estructura del poder social cuyo cambio sustancial ha sido el objetivo principal de la revolución. La oligarquía empresarial agrícola citadina como clase social dominante se ha servido de ello para transmitir a las nuevas generaciones tipos de vida, sociales, políticos, económicos minoritarios, injustos que han favorecido su permanencia en el poder político y económico y la brutal marginación de las grandes mayorías.

Yo creo y acentúo al terminar mi disertación que el problema de la educación y la universidad en Chile y Latinoamérica no consisten solo en un desajuste estructural o funcional, sino esencialmente en una inadecuación de su fundamento conceptual.   Comparto plenamente la profunda reflexión de mi profesor/ maestro Carlos Aldunate Lyon S.J. en el Claustro de reforma: “Educar no consiste solo en transmitir conocimientos, sino crear un espíritu crítico y solidario que capacite a la persona para la vida social”.

Si queremos terminar con la injusticia social, con la miseria y la pobreza, a través del cambio social, hay que empezar con el cambio educacional para cambiar la consciencia del individuo y transmutarlo en una persona consciente, solidaria. Solo a partir de este cambio podemos empezar con el cambio revolucionario por una sociedad con una república de iguales en deberes y derechos.

Con esperanza y memoria y los reiterados agradecimientos, les reitero a mis queridos profesores y a mi querida Universidad del Norte/ Chile, que la solidaridad que he recibido durante estos cuatro años de estudio y trabajo la devolveré en otro ser humano que la necesite…

Lic. Hugo Moreno Peralta.

Antofagasta 2 de Octubre de 1969.

Deja una respuesta