LA AGONIA DEL SISTEMA CAPITALISTA SALVAJE Y SU INSTRUMENTO EL NEOLIBERALISMO,Y EL NUEVO ORDEN MUNDIAL

LA AGONIA DEL SISTEMA CAPITALISTA SALVAJE Y SU INSTRUMENTO EL NEOLIBERALISMO,Y EL NUEVO ORDEN MUNDIAL

Conferencia Internacional

Fundación/Centro Cesal por/para américa Latina/Facultad de Filosofía

Universidad de Humbold/ Berlín /DDR. 5de Mayo de 1981.

 Estimados estudiantes alemanes y latinoamericanos, colegas alemanes:

Permítanme un par de precisiones en los prolegómenos para no caer en discusiones bizantinas que sólo conducen a la pérdida de tiempo.

El sistema capitalista salvaje que impone  a la Humanidad la plutocracia empresarial a nivel mundial, al 1% del género humano, dueña  de la celestina universal, las empresas depredadoras multinacionales, los bancos especuladores, usureros y los paraísos fiscales que controla con la connivencia de sus testaferra clase media burguesa – politicastra y castrense corrupta, el 20% -, en el marco de un  perverso y desvergonzado maquiavelismo pretende transmutar la persona en un  individuo masa, un guarismo orwelliano, el 70% de la población a nivel mundial

Hablar por décadas de  “crisis del capitalismo”,  del  “sistema neoliberal”, lo considero una falacia, una anomalía semántica, una supina estupidez. La crisis dice relación con un momento, de un proceso asunto en que está en duda su continuación o cese…

 Me referiré a los inicios y a la catástrofe del sistema capitalista salvaje, derrumbe, desplome .Suceso infausto que altera gravemente el orden de las cosas.

El neoliberalismo,- a partir de la década de los 60-,  nuevo artilugio, instrumento, panacea del sistema capitalista salvaje, tabla de salvación para enfrentar su cáncer congénito y la rebelión socialista/ marxista de la juventud en general y universitaria en particular. La reforma universitaria por un nuevo modelo de educación en una sociedad de iguales socialistas a escala humana, en el irrestricto respeto por la dignidad, los derechos del ser humano y el entorno ecológico. Base del movimiento por el socialismo marxista es darse una nueva constitución,  un nuevo sistema educacional para formar y liberar al ser humano integral.

Como colofón, preciso que  el neoliberalismo  es un instrumento del sistema capitalista salvaje con el cual pretende  profundizar la explotación, mediatización, masificación y enajenación de la persona para  lograr transmutarla en un individuo masa, un  guarismo orwelliano.

 Stalinismo/marxismo leninismo y comunismo.

El marxismo leninismo dice relación con la aplicación científica de la filosofía y la ciencia marxista en Rusia. Consecuentemente se aplicó hasta la muerte física del líder revolucionario Vladimir Lennin. Asumió el poder político en contra  de la decisión  de Lennin, José Stalin, con las consecuencias conocidas. En la ciencia marxista, el comunismo corresponde a la etapa superior de la sociedad sin clases.

El Capitalismo salvaje/ globalización del capital, el nuevo orden mundial.

Esta tiranía capitalista, la más despótica, terrorista,  perversa, desalmada e inmoral impone  el neoliberalismo en las áreas más importantes  del sistema  económico y político, especialmente en la economía a nivel mundial y regional. En lo social, impone un sistema educacional/ cultural y un control total de los medios mediáticos de comunicación por la empresa  privada. Es sabido, que la educación y la atención médica son derechos humanos, pero  el capitalismo salvaje  los considera bienes de consumo por y para el lucro.

En la educación, el aspecto económico estará a cargo de un programa  de la escuela de economía de la Universidad de Chicago que impartirá post grados a los futuros especialistas que tendrán que imponer, a raja tabla, el instrumento /neoliberalismo en los diferentes países de Latinoamérica y del mundo. Otro programa  muy importante  es el militar, a cargo  del Pentágono y de la Escuela de las Américas para adiestrar militares/ mamelucos de las fuerzas armadas del Continente Americano que  lo plagarán de dictaduras fascistas cívico-militar.

La Revolución Francesa, el liberalismo, la libertad, el capitalismo salvaje y el nuevo orden mundial.

Los principios sembrados por la Revolución Francesa, hija de la Ilustración del siglo de la luz: Libertad, Igualdad y Fraternidad germinaron con lozanía y resonancia son cada vez más gratas y presentes a los espíritus libertarios. En cientos de formas diferentes en los sindicatos, universidades, en los movimientos sociales, etc, que luchan por la dignidad, los derechos del ser humano  y del entorno ecológico y la formación  de una  conciencia moral  en la Humanidad.

El Professor  Georg Hegel saludó así a la Revolución Francesa: “Por primera vez, el ser humano se basa en su cabeza, en sus pensamientos,  y construye la realidad  de acuerdo con ello. Esa fue una gloriosa aurora”.

El Movimiento Social 18 de Octubre del 2019, en Chile,  me hizo recordar las sabias palabras del Professor Hegel desde la Plaza de la Dignidad, en las calles de Chile y  las del Compañero presidente Dr. Salvador Allende Gossens una  semana después del triunfo del Gobierno Popular en las elecciones  parlamentarias de marzo de 1973: “Un buen triunfo, pero no nos alcanza para darnos una Nueva Constitución soberanamente sancionada por el pueblo, para iniciar la construcción de la gran Nación  Plurinacional chilena mapuche con  iguales deberes y derechos. Hay que seguir luchando”. Reunión en el Palacio de La Moneda con sus asesores: el Prof. Eduardo Novoa Monreal, el Prof. Pedro Vuskovic Bravo, el Prof. Víctor Pey Casado y el suscrito, esta aurora de los Pueblos Chileno y Mapuche, el Movimiento social 18 de Octubre del 2019, dejó muy en claro que la farra de la oligarquía empresarial sofofa y su testaferra clase media burguesa politicastra y castrense corruptas se había terminado.  Aquí no hay términos medios, la antesala de la traición  como en 1990, ni un paso atrás ni siquiera  para tomar impulso. Estas reflexiones las hice  al cumplir un año del Movimiento social 18 de Octubre, a solicitud de mis estudiantes.

Liberalismo, Capitalismo salvaje, Neoliberalismo, Nuevo Orden Mundial

De la Revolución Francesa, la libertad, la nueva clase empresarial, dueña de la celestina universal y su testaferra, la clase media burguesa se la apropiaron: somos libres, vivan el liberalismo y viva la libertad. ¿Quieren progreso? Ha llegado la hora del liberalismo económico, una doctrina  que en nombre de la libertad de los empresarios oligarcas y de sus epígonos la proclaman  como fuente de progreso económico. Su fórmula mágica es “dejar hacer, dejar pasar” – “laisser faire, laisser passer”.

Es el triunfo del liberalismo y de la concepción individual  atomística de la sociedad. Las máquinas no fueron las culpables del nuevo modelo de sociedad, sino  el modo en que fueron utilizadas. En una sociedad orgánicamente  compuesta, las máquinas habrían constituido un enorme aguijón del proceso y del bienestar social, pero por el contrario, fueron la causa de levantar “ la cuestión social”. Esta realidad fue negada por el liberalismo y más tarde por el capitalismo salvaje hasta nuestros días.

La Clase  Trabajadora  dadas las condiciones económicas en que llegó a enfrentarse con éste sistema político y económico, el liberalismo, se alzó con un grito de rebelión. Su conciencia se formó producto de la explotación, el hambre, la cesantía  y todos los demás horrores del  industrialismo liberal, un fiasco.  Del  liberalismo  había de nacer la oligarquía empresarial con su política económica, con la libertad absoluta para el empresario y la libre competencia, que engendró un movimiento social sindical, al principio con revueltas parciales y que después se fueron produciendo que había que poner sobre la carpeta “la cuestión social”

“La cuestión social” dice relación  a la oportuna regulación del trabajo y las condiciones de los trabajadores y puede definirse como  el conjunto de males que imperan en la sociedad liberal y capitalista  respecto al trabajo.

La conciencia  que tenemos ahora del mal, de la enfermedad/ del cáncer, el cual se ha ido desarrollando poco a poco   a escondidas de ésta, que será su víctima,  hasta el día  en que ésta se da cuenta de ella,  adquiere conciencia de su estado y gravedad. La conciencia, el conocimiento del mal nos induce a tomar medidas: operar.

La oligarquía empresarial dueña de la celestina universal frente a la cuestión social, contumazmente opta por ignorarla y profundizar la explotación del hombre por el hombre dando vida al capitalismo salvaje, desapareciendo al liberalismo en el marco  de su siniestra receta orwelliana :  “lo que no le sirve, lo destruye, lo frivoliza”

El sistema capitalista salvaje, la tiranía más despótica, perversa, desalmada e inmoral  que imponen al género humano los plutócratas empresarios dueños  de la celestina universal, el 1% de la población mundial regido, administrado por su testaferra clase media burguesa por  unos dólares más,  durante décadas ignora la cuestión social, con  “sus crisis congénitas”- una anomalía semántica-. Acentúo que crisis dice relación con el momento en que un proceso o un asunto esté en duda, su cese o continuación. El cáncer del sistema capitalista  se denomina catástrofe.

La oligarquía empresarial frente a la agonía de sus sistema político económico y social y el avance  del Movimiento por el socialismo marxista y la reforma de la Educación en general, y de la Universidad en particular, a partir de la década de los 60,  contumazmente  siguen ignorando la cuestión social e imponen a la Humanidad un maldito instrumento/ artilugio que denominan Neoliberalismo.

El Neoliberalismo, un maldito instrumento montaje/ artilugio estereotipo y cureña del capitalismo salvaje .

Les reitero a los opinólogos, panelistas, escritorzuelos, filosofastros, folicularios, críticos de la crítica pagados por la oligarquía empresarial para machacar  en los medios mediáticos mercuriales de su propiedad  con  “ los prodigios, maravilla del sistema neoliberal“. Estos tartufos hipócritas- siempre dispuestos a adular al mercachifle empresario dueño de la celestina universal-, el neoliberalismo es un maldito instrumento impuesto por el sistema capitalista salvaje para  profundizar la explotación, la masificación  y la enajenación del pueblo. Su objetivo final, trasmutar a la persona, para convertirla en un guarismo orwelliano.

Ante la muerte del stalinismo y la agonía del capitalismo salvaje, ¿Cuál es la alternativa del género humano? Un genial ser humano, la Dra. Rosa Luxemburgo- tesis doctoral/ 1898 sobre el desarrollo industrial,  publicada en  Leipzig/ Alemania, -torturada y asesinada por el régimen socialdemócrata alemán  el 15 de enero de 1919- , nos dio su respuesta científica y revolucionaria. “La historia humana tiene un final abierto, no predeterminado por el progreso de las fuerzas productivas. El futuro solo puede ser resuelto por la lucha de clases. Podemos ir hacia una sociedad desalienada y una convivencia más humana, la alternativa es el socialismo marxista o podemos seguir  hundiéndonos en la barbarie  del capitalismo salvaje”.

Cuando hablo de la barbarie capitalista salvaje me estoy refiriendo al sistema criminal que lanzó la bomba de Hiroshima y Nagasaki en Japón al apartheid sudafricano, las dictaduras terroristas fascista de Brasil, argentina, Chile, etc., millones de víctimas y un solo victimario, el capitalismo salvaje/ globalización del capital, el cual también es responsable del nazismo alemán y del fascismo de Mussolini y el de Franco en España.

Entonces, el desafío de la Dra. Rosa Luxemburgo sigue vigente :  “Socialismo marxista o barbarie capitalista “, un dilema histórico, aún  sin resolver. En su lucha revolucionaria por resolverlo la Dra. Rosa Luxemburgo y el Dr. Salvador Allende Gossens fueron asesinados por los testaferros del capitalismo salvaje.

El desafío por resolver este dilema es condición sine qua non si honesta, científica y consecuente se quiere alcanzar la felicidad  del género humano, terminando con la infausta tragedia del capitalismo salvaje. Paradojalmente, este fracasado sistema capitalista no ha sido capaz de resolver los problemas del 1% de la oligarquía empresarial y un 20% de su testaferra clase media  burguesa politicastra y castrense corruptas,  en el sentido de hacerlas un poco dichosa o por lo menos   desdichadas que sus antepasados. La única solución pasa por la aplicación consecuente de la filosofía y la ciencia marxista. Teniendo muy en claro que no se trata de derrocar un régimen  oligarca capitalista y poner otro en su lugar. La Dra. Rosa Luxemburgo lo puntualizo muy claramente: “ solo hay un camino hacia la victoria de la Revolución Marxista por la Clase Trabajadora : el control del poder político”…

La campaña del terror de la hegemonía capitalista salvaje globalizada contra la ciencia y la filosofía marxista.

La reacción irracional/visceral que suscitan los conceptos socialista y marxismo, se ve reforzada por la ignorancia supina por parte de los epígonos del capitalismo salvaje, quienes padecen  ataques de histerismo cuando los oyen: marxismo, muera la ideología  comunista, apostrofan  estos zafios .  El marxismo es una ciencia y la etapa  superior de ella  es la sociedad sin clases, el comunismo. La ideología es un sistema  de ideas que pretende  descubrir el mundo, especialmente el social. Cuando el ignorante se cree igualado al estudioso/educado, la mediocridad se condensa, conviértese en sistema, es   incontrastable.

A pesar de que todas las obras del genio universal el Dr. Karl Marx están a disposición  de todo el mundo para estudiarlas, los epígonos del capitalismo salvaje apenas tienen un conocimiento muy superficial de ellas. No se puede menos que deplorar la estupidez por parte de los testaferros del capitalismo salvaje. El stalinismo obtuvo sus victorias en  Rusia y el Asia por la atracción misma  que  la idea socialista – no confundir con socialdemócrata, un atajo sin atajo sin salida-, que ejerce sobre las gentes, especialmente en los marginados, sin voz ni justicia. Stalin explotó los conocimientos de socialismo y marxismo para  hacer propaganda. Aisló el aspecto puramente económico del socialismo, el de la socialización de los medios de producción, de la concepción socialista en su totalidad y pervirtió sus objetivos humanos y sociales, convirtiéndolos en sus contrarios…

El sistema stalinista, no obstante, la propiedad  por el Estado de los medios de producción, referente a la forma explotadora del sistema  capitalista,  hay más comparaciones que diferencias. Su obsesión por el progreso industrial, la desconsideración despiadada por la persona y el ansia del poder personal tratando de imponer la tesis de que el socialismo y el marxismo es lo mismo que el comunismo existente en Rusia, es una falsedad que hay que combatir científicamente .

La República de los iguales a escala humana

El socialismo marxista, como movimiento social y al mismo tiempo como teoría científica relativa a las leyes de la sociedad y diagnóstico de sus males, “la cuestión social”,  puede decirse que empezó en la Revolución Francesa, con  Babeuf, que habló en favor  de la  abolición de la propiedad privada,  de la tierra agrícola, en especial y exigió el consumo  en común  de sus frutos y la supresión  de las diferencias entre  ricos y pobres, entre gobernantes y gobernados.  Creía que había llegado el tiempo de una República de iguales –éganitaires -, de abrir  para todos los seres humanos la gran casa  solidaria de la Humanidad.

En contraste con la teoría  relativamente simple de Babeuf, recomiendo  estudiar las teorías de Carlos Fourier – theorie des Quatre mouvements-, y la de Roberto Owen. Para este último  el objetivo principal de su teoría precisa,” que la mejora  de la  nueva sociedad  no era el de aumentar la producción, sino mejorar el ser humano.

El ser humano y el Dr. Karl Marx.

Como para todos los socialistas consecuentes, el objetivo básico de la ciencia marxista es el ser humano: “ser radical es ir a la raíz,  afirmó el genio universal y  ésta  la constituye el ser humano”…

La historia de la Humanidad no es otra cosa que la creación del ser humano, su nacimiento, su vida: entendiéndose por esto último,  su lucha, porque estar vivo no es vivir. Capítulo importante lo constituye la historia y  la enajenación de la persona  por medio de la  educación elitista privada, un bien de consumo por y para el lucro y los medios  mediáticos de (in) comunicación del sistema capitalista salvaje. Con la enajenación el perverso sistema capitalista pretende transmutar a la persona  en un guarismo orwelliano, un individuo masa, que no es bueno ni malo,  sino indolente que  no tiene presente, pasado ni futuro. El Dr. Marx definió la enajenación como “un síndrome que  quien la padece no es consciente de ella”.

La ciencia  y la filosofía marxista representan  los elementos básicos de la lucha – “luchar es vivir”- , por la liberación de la persona y su lucha por llegar a ser, “ser humano”, especialmente contra la enajenación.

La filosofía  marxista tiene sus raíces en la filosofía humanista de  Spinoza, Goethe y Hegel, pasando por los filósofos alemanes y franceses de la Ilustración, cuya esencia constituye el ser humano y su realización integral. Ella se articula en los manuscritos económicos y filosóficos, cuya preocupación del Dr. Marx la constituía la existencia de la persona real, que es lo que hace y cuya naturaleza se desarrolla y se revela en la historia  que hace el pueblo. La persona en su totalidad, como miembro de una clase social y de un sociedad y al mismo tiempo sometida, rehén de éstas. La plena realización  de la humanidad de ella y su emancipación de las fuerzas sociales que la aprisionan,  para el Dr. Marx está ligada al reconocimiento de éstas fuerzas y al cambio social basado en éste análisis, reflexión.

La filosofía marxista, para los revolucionarios consecuentes que luchamos con las leyes de la historia y de la ciencia, es fuente de nueva visión y esperanza de la persona en su capacidad y dignidad por liberarse y realizar sus potencialidades y llegar a realizarse como ser humano.  Es decir,  llegar a ser capaz de sentir la injusticia ajena como propia. Para los epígonos del capitalismo salvaje- la socialdemocracia y la democracia cristiana, dos atajos sin salida-, la filosofía marxista es una utopía, imposible de realizar. Evidentemente esta definición no tiene nada que ver con la utopía, entiendo por ella,  el desafío  que se opone al realismo moderno y se alcanza con el cambio social  revolucionario que trae la justicia social. Yo creo que hace falta la esperanza y la memoria histórica para darnos una nueva perspectiva  que trascienda los estrechos límites del pensamiento positivista y mecanicista de las ciencias sociales en la actualidad.

El individuo en el capitalismo salvaje, sumido en el pesimismo y la desesperanza cae en el vicio, las drogas y la criminalidad condenado física y espiritualmente por  este perverso sistema económico y político.

El mundo se desgarra hoy entre dos ideologías rivales: la del marxismo y la el agónico capitalismo. En los Estados Unidos y sus satélites, socialismo, comunismo son palabras diabólicas. Lo contrario sucede en el resto del mundo, especialmente en los países asiáticos y  africanos, para quienes el socialismo  marxista es atractivo, después de las realizaciones económicas de Rusia y China.  Este último país ha llegado  a convertirse en la segunda potencia mundial desarrollada. Mientras que en los Estados Unidos y sus satélites,  “en una crisis congénita” el sistema capitalista agoniza. Las gentes el 1% de la oligarquía empresarial y el 20%  de sus testaferra clase media burguesa desesperadas ante  una obstinada adversidad,  ya  ni las drogas pueden  salvar al sistema capitalista salvaje de su catástrofe final.

Con esperanza y memoria, les recuerdo a mis queridos estudiantes el desafío histórico de un extraordinario ser humano fundadora del Movimiento Mundial de la Liberación Femenina junto a Raya Dunayevskaya, la Dra. Rosa Luxemburgo: “ socialismo marxista o barbarie capitalista, un dilema histórico aún sin resolver”. Lo asume en Chile el  Presidente Dr. Salvador Allende Gossens, agregando que “la historia  es nuestra y la hacen los pueblos, yo soy socialista marxista chileno anticapitalista y antiimperialista”. Esto le costó la vida, fue asesinado  por orden del régimen de los Estados Unidos y llevado a cabo  por las fuerzas armadas  de las cuales él era su comandante en jefe.

Como colofón,  de la filosofía marxista, nos queda muy claro que la alternativa para la mayoría de la gente de nuestro desgraciado planeta, la constituye el socialismo marxista con un modelo de sociedad de iguales, a escala humana con un irrestricto respeto por la dignidad, los derechos del ser humano y del entorno ecológico.  Descartando la estúpida e ignorante, y deformada imagen de la ciencia marxista con la que machacan los epígonos tartufos socialdemócratas y demócratas cristianos  del capitalismo salvaje.

El socialismo marxista es la suma de la libertad del ser humano no solo para desarrollar sus propias potencialidades humanas, en el marco de la dignidad y la sabiduría humana para construir la verdadera democracia del pueblo por y para el pueblo, de las mayorías con respecto a las minorías. Precisando que la soberanía reside en el soberano Pueblo.

Yo he intentado presentar en mis seminarios, conferencias, talleres, la concepción de la ciencia y la filosofía marxista en forma sencilla, no simplista, porque la obra del genio universal el Dr. Marx no  es siempre fácil de entender.  Leerla no es suficiente, hay que estudiarla.

La crítica al Dr. Marx es,  algo muy distinto a la verborrea de los tartufos, paniaguados y fanáticos al servicio de la oligarquía empresarial capitalista con la que machacan por décadas en los medios mediáticos mercuriales e (in) comunicación por unos dólares más.  Solo si entendemos el sentido real del pensamiento del genio universal  el Dr. Marx y podemos diferenciarlo, en consecuencia del seudo marxismo/stalinismo, seremos capaces de entender las realidades del mundo de hoy- que nada tienen que ver con los montajes estúpidos de la sociedad consumista elitista,  exitista y autocomplaciente con que machacan las telebasuras y estaremos preparados realista y positivamente para asumir este desafío.

Es agobiante y penoso tener que referirme  a la  falsificaciones/tergiversaciones  y adulteraciones de la ciencia y filosofía marxista. Se hacen continuas referencias a la obra del Dr. Marx en los medios mediáticos de (in) comunicación capitalista, en los discursos de políticos, escritores, en artículos de periódicos que jamás han echado siquiera una mirada a una  línea escrita por el Dr. Marx. Ni saben nada sobre su brillante tesis doctoral en la Universidad de Jena, Alemania:  “Diferencias de la filosofía de la naturaleza en  Demócrito y Epicuro”.

El Dr. Marx licenciado en filosofía  en la Universidad de Berlín, fue  y es odiado y calumniado en su tiempo y actualmente por los epígonos del sistema capitalista salvaje acumulando infamias. Estos intrínsecamente perversos individuos no saben que el Dr. Marx, un genio universal, la ciencia era para él una fuerza históricamente revolucionaria al servicio del ser humano. Para el capitalismo salvaje la ciencia  en general está al servicio de la destrucción del ser humano: la fabricación  de armas, la pandemia, las drogas, etc.

Deseo terminar esta conferencia con una reflexión histórica del Dr. Marx, escrita en las paredes  de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Humboldt,- “los filósofos han tratado de interpretar el mundo de lo que se trata es de cambiarlo”. Maestro de la Clase Trabajadora- y Prometeo de la Humanidad, murió físicamente en su escritorio el 14 de Marzo de 1883 a la edad de 64 años. Su nombre y su obra perduraran a través de los siglos. Solo esperamos que consecuentemente se aplique la filosofía y la ciencia marxista en el marco de su reflexión  lo que hasta nuestros días los filósofos han tratado de interpretar el mundo, y de lo que se trata es de cambiarlo.

Con esperanza y memoria asumiendo consecuentemente  la filosofía y la ciencia marxista, construyamos el nuevo mundo, porque esto es posible.

Prof. Moreno Peralta/ IWA

Secretario Ejecutivo Addhee. Ong

Deja una respuesta