LA INDEPENDENCIA FALLIDA DE NUESTROS PUEBLOS, ANTE UN NUEVO PROYECTO DE PAIS POSIBLE.

Desde la Patria Continente América Latina y el Caribe:

LA INDEPENDENCIA FALLIDA DE NUESTROS PUEBLOS, ANTE UN NUEVO PROYECTO DE PAIS POSIBLE.

Por Mariano Sierra S.

Jurista, escritor y analista internacional / Addhee.Ong

GENERAL LIBERTADOR SIMON BOLIVAR PALACIOS Y BLANCO: “Yo deseo más que otro algún ver formar en América Latina la más grande nación del mundo. Menos por su extensión y riqueza que por su libertad y gloria”

Entre hidras e Hibris destructoras, el proceso colonizador introdujo para quedarse, la barbarie y el carácter indómito de una socio- política. Estos elementos dieron acceso a la república de espacios para introducir los nefastos mecanismos de violencia, engaño y mentira que la han tenido en postración indómita para la práctica de una corrupta gobernanza, de un exterminio de la individualización apocalíptica, en un mundo donde se asocia la cultura de la corrupción.

Y es que la corrupción globalizada, producto de importación, contemporáneamente, se convirtió en una expresión del común, en un patrimonio cultural, que hace parte de los pecados sociales, aceptados no infiltrados, haciendo acopio de nuestros códigos, reemplazo de la ética y de la moral y en especial hace vivencia en el accionar de la conciencia humana. Hoy la corrupción es el común denominador del proceder social y político de la vida, sin la cual ninguna aplicación tendría sentido.

Por nuestro devenir histórico colonizador vienen circundando alimañas y fuerzas destructoras que con poder de regeneración y adhesión van serpenteando el país y a su paso dardos venenosos se desprenden replegándose con facilidad. produciendo efectos pegajosos. Las hay desde pequeñas hasta voluminosas formas con un poder de inframundo cual pandemia implacable que va pasando erradicando libertades que impiden abrir caminos que nos permitan enfrentar los desafíos con esperanza y la fuerza necesaria para superar todo conflicto.

Mientras estas fuerzas contaminan el mundo entrelazadas con la concepción hídrica, nosotros marchamos por laberintos para cambiarlo, buscando descorrer el velo del sistema que han colonizado. De allí, las luchas rebeldes comunitarias para encontrar las formas que controlen la gobernanza impura como pueblo soberano. El régimen de terror debe ser destruido, la dictadura vencida, y, sometida, la agresión, la mordaza policiva y estatal.  Sobrevivimos en el silencio como lenguaje de los falsos positivos. Estamos en el país que no es, el país del olvido que somos, en el país como dice el profeta, que tenemos que inventar so pena de una odisea sin fin.

El encuentro que se dio en el proceso de la colonización hasta hoy, permitió que se dejaran lazos de diversidad, desgarro y expresiones de exterminio de unos pueblos que solo sabían convivir y trabajar la tierra. En ese devenir distintos estamentos imperiales y políticos con el clero al frente, dieron al traste con el destino de la paz, donde entes con identidad depredadora, violaron una sociedad contra su voluntad, construyendo su base imperial, imponiendo un gobierno ambicioso, inquisidor, constructor de leyes opresoras, arrollando la cultura, los anhelos y las ilusiones que significan cambios radicales. Pero un nuevo contrato social hace presencia con ahincó y valor social.

El hombre en el camino oscuro de la libertad lucha para encontrar la salida a la luz de la liberación contra los que arremeten contra la armonía social. Se rebela contracorriente con decisión firme. Nuestros pueblos de antaño fueron esos guerreros que pensando en la paz en un futuro incierto no se doblegaron y dieron su vida con la tenacidad propia de sus razas, no obstante, la sumisión bárbara. Discernir la odisea colonizadora y sus posteriores épocas, recrea la actitud de un imperio y su inquisición, donde se confronto una responsabilidad liberadora y la sumisión que rechazo a voces la falsa conquista, en medio de múltiples conflictos que aparejan nuestro itinerario histórico. Todo el acontecer del sufrimiento humano, deja la apertura al devenir del alma humana en todo un tiempo y un espacio. Las hidras de hoy, bestias humanas desde siempre y las fuerzas deliberantes, condujeron entre razones y sin razones, la violencia de la historia, que hoy recobra la perdida de la liberación

Este proceso configuro en los pueblos de América, desastres sociales, políticos, naturales, éticos y morales de la mayor envergadura, que hoy sigue recorriendo el mundo con más fuerza y daño que entre brutales poderes dominantes están eliminando a la persona y su naturaleza de la faz de la tierra con hambrunas y migraciones infernales, desposesión de sus tierras y lo peor de sus atributos y su dignidad. Confucio con agudeza solidaria dijo …que la persona no debe imponerle a la otra, gravamen que no desea para  ella……, y tiempo después otro ser humano lo enfatizo en su paso por este el mundo.

El gran discurso de nuestra llamada independencia en medio de sus complejidades e interpretaciones no deja de apasionarnos para conocer el salvajismo al trato humano y traerlo al presente, pues la historia es para conocerla e impedir se continúe el magnicidio y sus conexos como foco de circunstancias para reflexionar sobre esas realidades. Mirada la incursión, la arquitectura social se movió entre penumbras, bajo un régimen que socavo los derechos de unos pueblos llevándolo a la esclavitud dentro de un mercado de trata humano sin antecedentes.

Y hoy. El continuismo nos persigue, otros actores, otros tiempos, espacios cambiantes, pero los mismos, con sus mismas arquitecturas, donde se mueven otras perversidades. La explotación, las desigualdades económicas y sociales afloran bajo leyes que violan derechos como antes. Nada ha cambiado, el engaño y la mentira aun gobiernan. El derrumbe asola la fe y la razón que alberga la soledad de un pueblo que espera una nueva independencia, pues la republica creada, no genero ni ha generado un orden, otras elites se han adueñado del país azotando al pueblo como antes.

Nuestras naciones prodigas en recursos, raquítica en administración, corrupta en gobernanza, destrozada en su ecología por unos homicidas de la naturaleza, da claridad a la expresión de Gandhi cuando predico ……… La naturaleza le proporciona al individuo lo necesario para sus necesidades, pero no proporciona la codicia de cada individuo…. La sociedad se deja llevar por apariencias, por medios que disfrazan la realidad en medio de posverdades, siendo así una sociedad que no lee, no conoce su historia, que se ilustra con los saberes del narcotráfico, que no piensa con la verdad, perdiendo su espíritu investigativo social. Esta sociedad al decir de Octavio Paz, lleva un diario vivir de la muerte, y más que vivir, se encierra a morir y mal…

En el devenir profano de la colonia se perdió la esencia humanista entre mantras de atávicas proporciones que se alzaron para gobernar pueblos, que, ante tal arremetida de destrucción, estos pueblos desde sus pírricas formas de defensa buscaron emanciparse de la esclavitud sin un resultado libertario. Todo el acontecer histórico de la colonización ha continuado en cuerpos ajenos haciendo acopio de racismos, corrupción, barbarie, nepotismos, esclavismos y nuevos escenarios populistas en un mudo racional, dando paso a la irracionalidad, donde los poderes ejercen el control que hoy les está llegando a su fin.

Solo cuando la persona rompe con los esclavismos es que va formando desarrollo. El republicanismo mantuvo el sistema afianzando los poderes para sostenerse. En la medida que los movimientos sociales se sublevaron, alzaron su voz tímidamente, pero la opresión ahogo todo intento de lucha, violando derechos sin medida. El precio de la independencia estableció formas de propiedad, impuso impuestos, creció la ambición bajo tutelas de corrupción, creando alianzas partidistas con el apoyo de las elites criollas y el empuje de abyectos multiculturalismos.

En la vida todo tiene sus propias explicaciones dentro de la libertad responsable y el respeto a las diferencias de pensamiento. Siempre debe primar la justicia con la verdad como principio universal, pero lo que no se acepta, es que, ante tendencias por excesos de conducta, se den explicaciones, valga decirlo, sin razones, imperando circunstancias contra el sentir puro de la civilización, que constituye la esencia de la convivencia humana.

Una sociedad no puede vivir en la marginalidad, debe integrarse al grupo con sus culturas, costumbres y anhelos sociales y políticos. No se puede vivir aislado, la comunidad debe socializar sus intereses de grupo para enfrentar sin violencia al imperio y sus instituciones. Esta unidad social es el camino para la emancipación de toda afectación a los derechos. El subversivo y justificado asocio, no puede ser taimado, debe estar formado en una rebeldía con causa como un deber justiciero, lejos de todo tipo de violencia, lleno de la fuerza vitalista que se ha venido forjando.

La colonización introdujo a nuestros pueblos la conformación de castas criollas, quienes constituyeron los ejes o pilares de gobierno de una parte, y de otra, los grandes terratenientes, comerciantes y propietarios de los principales centros de negocio. Pero de estos grupos se conformaron los pilares políticos que irían a manejar las instituciones privilegiadas, dejando a la deriva a la gran plebe como solían llamarle, que no son otra cosa, que los protagonistas de las luchas libertadoras. Pero como se dice no hay mal que dure ante el triunfo de lo justo de los pueblos.

 Es indiscutible que el país es el resultado de verdaderos hitos que han manejado las líneas de dominio político y social muy particulares como lo son las elites formadas por las principales familias dueñas del poder. Aristóteles en sus reflexiones sobre la política, afirma que los tiranos en el ejercicio de la gobernanza, son quienes recogen los vicios de la democracia y del poder oligárquico para mantener el control del régimen. No es extraño ver hoy los nuevos colonizadores agazapados en alianzas, fingiendo dolor de patria, pero viviendo como establecer más desdichas tejiendo cambios para seguir sosteniéndose en los solios que vienen profanando.

No es forzoso determinar   que la colonización no llego sola. Además de otras fases, también allí se inició una globalización con neoliberalismos, propios de regímenes de dominio por parte de fuerzas universales que están tras el apoderamiento de tierras, medios de producción, riquezas y recurso humano esclavista, amén de llevar a cabo actos de destrucción que hicieron y hacen mella nefasta en la población de América y de otras latitudes del orbe. El auge y desarrollo de estas fases históricas muestran la forma como estos imperios colonizadores causaron efectos desastrosos, que se fueron perfilando en la historia por parte de potencias universales que hoy se alzan beligerantes en un mundo imperial en transformación incierta para la construcción de una liberación mundial que con abyectos comités y estudios geopolíticos   nihilistas quieran reconstruir   la democracia para sí.

Todo el devenir histórico de la colonización y sus modelos alienantes sigue dejando huella de aniquilamiento social y subordinación, compilando crisis, caos, colapsos, miserias que profundizan las grandes desigualdades e injusticias dimensionales. Pero ante una nueva forma de entender la política social, el desafío es inminente, que se inicia con unas comunidades que están dispuestas a guerrear sin violencia, pero con la rebeldía propia de su espíritu que ha dejado de estar anclado como sujetos coloniales, que hoy alzan sus voces de liberación, como los chilenos, los bolivianos, los peruanos, los ecuatorianos, los colombianos, los venezolanos y todos los de nuestra franja conquistadora de la gran América.

El desenlace del imperio europeo por nuestras tierras fue nefasto, y a decir del historiador de turno esa caravana civilizatoria y colonialista, a su paso dejo todo reducido a ruinas. Esa caravana también dejo establecido un régimen conformado por múltiples caprichos políticos que hasta hoy perduran y que seguirá impactando en el marco de una democracia liberal, pero no obstante el historiador hace ver que aún hay caminos que permiten resistir para rebelarnos y volver a soñar con un mundo posible, en un mundo de todos y para todos.

No obstante, la hecatombe sufrida por nuestros pueblos en su proceso de emanciparse de aquellas fases seudo colonialistas e independentistas, revisando la historia son muy pocos los guerreros de visión libertaria que surgieron con la estirpe romántica que merecen ser rescatados. La historia me hace entrega de la memoria de uno, sin ser el único, pero que representa la lucha, la rebeldía y pundonor, activista y paladín de paz, de justica y de Maestro de América, pensador comprometido con la causa. Y ese líder no es otro que Baldomero Sanín Cano junto a aquellos que con Bolívar desde la colonización guerrearon por un país, que ya inicio su proceso de cambio.

Las Hidras y las fuerzas colonizadoras fueron estableciendo perversas formas de gestión pública, desconociendo al pueblo con la fuerza perversa e indómita del inicio de una polarización que creció sin medida como un infierno social y político hasta nuestros días siguiendo tan campante al unísono de otras atrocidades administrativas. Todo proceso que altera el orden está inmerso de muchos perjuicios que requieren nos liberemos. La debilidad humana conlleva a limitaciones que se deben eliminar. Estos perjuicios son llamados por Francis Bacon ídolos, fantasmas que giran alrededor del hombre con sus connotados efectos mortíferos., tales como hoy tenemos, a los procesos algorítmicos usados contra los usuarios por los medios financieros ahogándolos económicamente-

Muchos pensadores han reflexionado sobre la acción humana camino al orden, la justicia y el respeto a la liberación. Lao Tse nos dejó señalado que todo lo que se obliga es un error, y de allí nace el principio de la libertad y las virtudes. La reflexión que se ha expuesto interroga el cómo la colonización de pueblos diluye el sentir liberador, y deja ver como el individuo es el único que mata para hacer la guerra, mientras los animales lo hacen para subsistir. Solo cuando en el interior de la persona se viven los principios, es cuando la transformación se vuelve fin, bajo la socialización del espíritu solidario con ideas de formación de un nuevo país.

Los pueblos no olvidan el pasado, más aún cuando el devenir del mismo ha estado lleno de desgracias, opresiones, desigualdades, conjuros e injusticias sociales. Pasado y presente llenan de fortaleza el espíritu de los pueblos, quienes han vivido el sentir de la condición humana. Los pueblos con sus luchas y rebeldías justas superan todo conflicto, proclaman su existencia convirtiéndose en fuerza gobernante, actuando y ejerciendo la forma en que puede transformar la democracia.

Los nuevos vientos socio políticos, presentan una visión esperanzadora. El anhelo del pueblo ha girado hacia políticas de paz social, climática, de fronteras, de desigualdades y política, de asombro contra la corrupción y las injusticias sociales. Desde ya la democracia registra una nueva ruta de nación, producto de una titánica lucha contra todos los obstáculos, ruta que espera el apoyo y la solidaridad sin límites de un pueblo azotado desde siempre por regímenes que carecieron de legitimidad y sentido humano que hoy se busca reconstruir con compromiso histórico.

El mensaje de quien va a la vanguarda con el pueblo buscando la transformación del país, quedo protocolizado ante la espada del libertador. El compromiso del pueblo también registra posturas de cambio tendientes a asumir el reto con una cultura socio política y de país con la uniformidad de un pensar solidario de los capitales humanos, materiales y espirituales que desentraben tanta posición negativa y tantas aristas divisionistas para comprender y desarrollar el proceso.

La persona al compaginar la historia ve que el desarrollo social en sus distintas posturas socio políticas, se perciben extracciones que lleva a ofrecer nuevos delineamientos sociales para conciliar realidades, interpretando modelos sociales, uniendo solidaridad con las distintas formas de capital. Este expediente refleja sentencias positivas para todo actor social que conduce a conciliar y superar posiciones antagónicas con plenos resultados para todos. Liberar posturas ideológicas, es producto del conocimiento y de la praxis del entendimiento humano

 Con Leonardo Boff nos ilustramos cuando nos dice…… la participación social es la forma adecuada para promover el desarrollo humano sostenible. Y sigue diciéndonos que hoy entendemos que la misión de la persona es ser guardián y debe convertirse en un ser ético con orientación para ayudar a las prácticas de cambio y superar así todas las crisis…….

Lo subrayado/interpolado es nuestro.

Deja una respuesta