La OEA y la ONU hacen caso omiso a los crímenes de lesa humanidad en Sudamérica.

La OEA y la ONU hacen caso omiso a los crímenes de lesa humanidad en Sudamérica.

La “crisis moral” de Estados Unidos afecta a América Latina

Las mentiras de la OEA dirigida por el traidor secretario Luis Almagro, de que Venezuela, Cuba y Nicaragua son países terroristas, son una farsa de esta institución corrompida por la CIA, como el mandato de presidente de Estados Unidos, Donald Trump han creado una crisis humanitaria en Sudamérica,  no solo acusando falsamente que las naciones ante mencionadas en este artículo, son pueblos democráticos que no han creado guerras y solo han defendido al derecho de sus democracias, ganadas en las urnas y la voluntad de defender a los pueblos, mientras el fascismo ha creado una guerra de mentiras, dándole a naciones como el régimen de Colombia, con el criminal presidente Duque, asesinando a niños por el ejército colombiano, y sin embargo el fascista Trump apoya los asesinatos y los alijos de drogas de los carteles y la impunidad de la DEA, como el mayor cartel de las drogas en América Latina.

Los constantes bloqueos y sanciones son parte las políticas de Estados Unidos, contra los países antes mencionados, para ahogarlos y crear una crisis regional, pero la realidad no son los afectados por Trump, son la “crisis” en el Cono Sur , donde el terrorismo en Chile ha creado una “crisis” social y humana, ante las movilizaciones de los chilenos, sin un partido político conductor, a crear una nueva constituyente, para un nuevo Estado, pero la inmoralidad del presidente Piñera, llama a la muerte y a una nueva dictadura, asesinando y violando a mujeres y jóvenes, como disparando con fusiles a los ojos de los manifestantes, creando ceguera, de la misma manera crear un caos de muerte, bajo el silencio de la OEA y la ONU, y la funcionaria chilena Bachelet , ex presidenta, y sin respeto por el asesinato de su padre, el General Alberto Bachelet Martínez, por Pinochet y bajo la mirada del entonces joven empresario Piñera, esta es la realidad de una sociedad en crisis y un país sin salida.

La ONU ha creado un vacío de poder al dejar la manos libres a Estados Unidos y a Israel, como los terroristas con derecho a crímenes de lesa humanidad, la mayorías de los países miembros de la misma, son anulados por el veto de Estados Unidos, Israel, el fascista presidente de Brasil Boslonaro, lo que hace caso omiso a los crímenes de lesa humanidad, la lucha de las naciones por el desarrollo de sus economías, son frenadas por Estados Unidos, la OTAN, amenazando a México ante los logros importantes del presidente AMLO, quien ha logrando victorias contra la corrupción, como los carteles a través de las Fuerzas Armadas, como una nueva cara de esta nación, pero Estados Unidos y Trump aspiran una nueva invasión, similar al robo de los de la mitad de México, ahora no escatiman en uso de la fuerza, mientras la OEA y la ONU hacen caso omiso a estas acciones terroristas, y no aceptan el derecho de las naciones a su autonomía y el crecimientos de sus pueblos.

En los acontecimientos en Chile, Colombia y Ecuador

Nos pareció importante mostrar la cara del fascismo y la muerte de Estados Unidos a los pueblos de América Latina

En ese sentido que el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, aseguró que su país respaldará a los “gobiernos legítimos” de América Latina en medio de la ola de protestas que enfrentan varias naciones del continente.

En un discurso en la Universidad de Louisville, en Kentucky, el funcionario estadounidense aseguró que su gobierno quiere impedir que la agitación que se vive en la región se transforme en “revueltas”, apuntando a eventuales factores externos que incidirían en los hechos registrados en Chile, Colombia y Ecuador.

“Sabemos que Cuba y Venezuela han tratado de secuestrar las protestas legítimas en países de la región para sus propios fines ideológicos, algo que esas naciones no han tolerado”, expresó Pompeo respecto a América Latina.

El representante de Estados Unidos agregó que “América sigue siendo el mayor ejemplo de democracia en el mundo” y que su política exterior hacia el continente se basa en la “claridad moral y estratégica”.

Esta no es la primera vez que representantes de la administración del presidente Donald Trump mencionan supuestas injerencias desde el exterior en las manifestaciones que han afectado a países de América Latina, quienes son sus aliados en la región.

A una semana del estallido social en Chile, el encargado de Latinoamérica en el Departamento de Estado de Estados Unidos, Michael Kozak, planteó que durante estos meses se detectó la presencia de “cuentas falsas rusas” en las redes sociales, las que tendrían como objetivo “socavar las instituciones y la sociedad chilenas”.

La “crisis moral” de Estados Unidos afecta a América Latina

En este nuevo análisis en el marco de la realidad de Latinoamérica, se puede vislumbrar la crisis de nuestro continente, en manos del denominado Grupo/taifa de Lima, un instrumento de las derechas continentales, que han creado un mecanismo al servicio de Estados Unidos y del macabro presidente de Estados Unidos Donald Trump, que en su visión imperialista concibe a los pueblos de América Latina, como el patio trasero de los gringos, logrando el uso de los grupos de derecha, como los gendarmes de la región

Al afirmar en su discurso “Hermanos presidentes del Grupo/taifa de Lima: respetando nuestras diferencias políticas y como líderes democráticamente electos les pido, con mucho respeto, que busquen una solución mediante el diálogo como opción para salvar vidas y evitar que la guerra traiga destrucción a nuestra América Latina”, publicó Morales en la red social Twitter.

América Latina continúa en una disputa geopolítica. El Grupo/taifa de Lima es resultado de ello. La conformación de este bloque de 12 países americanos (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú) tuvo lugar el pasado 8 de agosto de 2017.

La razón de ser de este grupo es el intento de acabar con otros dos espacios en la región: UNASUR y CELAC. Frente a una corrupta/agonizante OEA y una Alianza del Pacífico que no logra despegar, el Grupo/taifa de Lima es la fórmula elegida como instancia política regional para reinstaurar el orden conservador.

La Historia se repite. El gen de nacimiento de este nuevo espacio geopolítico es el intento de aislar a Venezuela bolivariana de la misma manera que en su momento la OEA lo hiciera con Cuba. El Grupo/taifa de Lima nace para adherirse a los Estados Unidos y Europa en su cruzada anti Venezuela. Es decir, la región americana necesitaba tener su propia arma para destruir a Venezuela, de la misma manera que lo están intentando los otros dos bloques occidentales.

La OEA no lo logró porque viene deslegitimándose desde hace años, a través de la secretaria de Luis Almagro, un ex Frente Amplio, ex canciller del presidente Mujica, mostro su anexión a la CIA, y ataca ala naciones progresistas, como Venezuela, Cuba, Nicaragua y ahora contra Bolivia, en la OEA ni siquiera cuentan con los votos suficientes para obtener ningún resultado efectivo. En consecuencia, se crea este nuevo espacio sin sostén legal de ningún tipo, pero que sí parte de una sólida coincidencia: procurar conseguir desde afuera aquello que no se puede alcanzar por la vía interna democrática.

De la misma forma que ocurrió con la Alianza del Pacífico, Estados Unidos tampoco aparece como miembro explícito en el Grupo/taifa de Lima. Esta es una modalidad diferente empleada en el siglo XXI para crear nuevos espacios supranacionales en América latina tutelados desde el Norte.

Por Diego Olivera Evia.

Periodista, Historiador y Analista Internacional.

Lo subrayado es nuestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *