LA PATRIA CONTINENTE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE Y LOS “GUÍAS ESPIRITUALES LIBERTARIOS” DEL IMPERIALISMO YANKEE

54

Los arquetipos/Libertadores de la Patria Continente América Latina y El Caribe: Francisco de Miranda y Rodríguez, Simón Bolívar Palacios y Blanco, José Gervasio Artigas, José de San Martín Matorras, Bernardo O’Higgins Riquelme, Augusto Sandino, los sacerdotes Miguel Hidalgo y Costilla y Camilo Torres Restrepo, los maestros José Martí Pérez, Benito Juárez García, el presidente Salvador Allende Gossens. Los comandantes: Ernesto Guevara de la Serna, Fidel Castro Ruz y Hugo Chávez Frías.

Los “guías espirituales libertarios” del imperialismo yankee globalizado:

Agustín Dunny Edwards, Patricio Aylwin Azocar, José Mujica, Ricardo Lagos, Michelle Bachellet, Ignacio Lula Da Silva, Porfirio Lobos, Enrique Peña Nieto, Dilma Rousseff, Álvaro Uribe, Alan García, Tabaré Vásquez, José Manuel Santos, Ollanta Humala, etc.

¡Basta ya de eufemismos!

A los luchadores/arquetipos por la libertad de los Pueblos de la Patria Continente América Latina y El Caribe, nada les une, todo les separa de los “guías espirituales libertarios” del gran padrino de la Casa Blanca.

El imperialismo yankee globalizado/globalización del capital, por intermedio de su testaferro, el gran padrino, en la Casa Blanca, retocó la designación, el reconocimiento de sus “guías espirituales libertarios” –libertad en la medida de lo posible-, en su patio trasero, que desde los tiempos de la taifa de Nelson A. Rockefeller, lo hacía y lo hace entregando una “medalla de oro” a sus cipayos y paniaguados por cuidar de sus sórdidos intereses en Latinoamérica.  Siempre con el apoyo incondicional de la socialdemocracia europea que hoy regente el mefistofélico Felipillo González, ideólogo de la España profunda franquista.

El “guía espiritual libertario” del imperialismo yankee globalizado, de la celestina universal, es un inefable individuo, hipócrita, desleal, mentiroso, inconsecuente, deshonesto, que ignora la gratitud.  Es un tránsfuga de la moral que por oportunismo posó de revolucionario y que hoy se define como incondicional de la vulgata capitalista salvaje globalizada. Este tartufo suele tener cómplices, pero no amigos. Su hipocresía no la dicta su corazón, sino el vil interés por los dólares que le paga la CIA. Utilitario, concupiscente y oportunista, está siempre dispuesto a traicionar sus principios por un beneficio material inmediato. Aunque este tartufo se declare religioso, en verdad ninguna fe impulsa a este individuo, porque recela del valor de las creencias. Sin fe en creencia alguna, este mequetrefe profese la más provechosa a sus mezquinos intereses. Para engañar, manipular, necesita de la muleta de alguna religión. Su religión es una actitud y no un sentimiento. Su conducta se mueve en dirección contraria de la que ordena los mandamientos.

Como colofón, afirmo, que estos mefistofélicos individuos esquivan la responsabilidad de sus acciones. Son audaces en la traición y tímidos en la lealtad. Conspiran y agreden en la sombra. Son especialistas en escamotear los derechos de los Pueblos en general y de la clase trabajadora en especial, si con ello logran algún beneficio económico de los dueños de la celestina universal. Intentan igualar abajo, no pudiendo hacerlo arriba. Mienten su misión y lealtad a los mismos que en algún momento en su vidorria detestaron. El gran padrino de la Casa Blanca y la CIA piensan, creen y deciden por ellos. No tienen voz, sino eco. No hay líneas definidas, ni en su propia sombra, que es, apenas una penumbra. Caminan a hurtadillas, temerosos de que alguien pueda reprocharles su oportunismo, deslealtad, inconsecuencia. No existen, porque su existencia es vana, son contrabandistas de la vida. Muchos nacen, pocos viven: si se entiende que “luchar es vivir”, y estar vivo no es vivir. Sin personalidad se arrastran por su vidorria. Vegetan moldeados por el perverso, inmoral, pervertido y estúpido sistema capitalista salvaje globalizado/globalización del capital.

Basta de ya de discusiones bizantinas, las diferencias entre los libertadores de la Patria Continente América Latina y El Caribe y los “guías espirituales libertarios”, socialdemócratas del capitalismo salvaje globalizado/globalización del capital, que regenta el gran padrino de la Casa Blanca, son evidentes, rotundas, palmarias, etc.: El uno tiene ideales, el otro, apetitos. El uno, dignidad, y el otro, servilismo.

El “guía espiritual libertario”, socialdemócrata, Stalinistas renovados, es un individuo mediocre, que sobrevive por y para su rutina del cerebro y prejuicios en el corazón.

Nuestros libertadores/arquetipos de la Patria Continente América Latina y El Caribe poseen un conjunto de energías morales que les impulsan a luchar por la vida, en defensa de la dignidad y la Justicia plena. Leales a sus ideas, a sus pueblos, fieles a su palabra, jamás traicionan a la verdad. Son respetuosos en la victoria,  y se dignifican en la derrota. Su personalidad no puede ser de nadie más, son inconfundibles, creadores, actores del drama social con energía inagotable. Resisten a la rutina y no soportan su tiranía niveladora. Por ellos, y con ellos construiremos el gran proyecto de la Patria Continente América Latina y El Caribe. Sin ellos no hay esperanza, no hay utopía, el progreso humano se inmoviliza. Su personalidad está en perpetua evolución y su carácter individual es un delicado instrumento que lo templa sin descanso en las fuentes del saber, de la educación, de la cultura y del amor.

La mediocridad del fariseo oligarca teme a la persona digna y reverencia, venera al cipayo, al paniaguado. Un ejemplo, el terrorista dictador Pinochet, desfalcador de los bienes del Estado, asesino, traidor, narcotraficante, etc.

La democracia en la Patria Continente América Latina y el Caribe ha sido una ficción, a pesar de los esfuerzos de nuestros libertadores que han tenido que pagar con sus vidas, su desafío para alcanzarla por y para el Pueblos Soberano. Siempre han sido traicionados por “los guías espirituales libertarios, pragmáticos contemporizadores socialdemócratas. Estos mefistofélicos individuos, impusieron su mentira de que “el Pueblo” es incapaz de asumir la soberanía del Estado. Que ella debe quedar bajo la tutela de las Fuerzas Armadas/”Reserva Moral” para el capital foráneo y nacional.

Los medios mediáticos de (in)comunicación capitalistas globalizados, pueden seguir intentando mezclar a los libertadores de la Patria Continente América Latina y el Caribe, con la taifa de los “guías espirituales libertarios2 del gran padrino de la Casa blanca para manipular, engañar a los ingenuos. Pero esto es como mezclar el aceite con el agua. El tartufo socialdemócrata, balón de oxígeno del capitalismo salvaje defensor a raja tabla del “sueño americano” sobrevive de favores, prebendas, simula el mérito para medrar a la sombra de los regímenes reaccionarios. Traiciona y domestica sus convicciones, no concibe el bien, transige con la mentira y predica la dignidad y se arrastra.

Nuestros libertadores han sido portadores de ideales y sueños, y siempre han ido por caminos rectos, sin reparar que sean ásperos y abruptos. Jamás han transigido movidos por el vil interés, aman en la Patria a todos sus ciudadanos y sienten, vibran en la propia el alma de toda la Humanidad. Frente a la domesticación/enajenación del carácter del individuo masa, que no es bueno ni malo, sino indolente,  que rebaja cada vez más el nivel moral del modelo de sociedad de consumo, del libre mercado, de las drogas, de la corrupción y de la impunidad, todo reconocimiento, toda precisión histórica, todo homenaje a Seres Humanos como nuestros libertadores que impendieron su vida por la libertad de los Pueblos al sur del Río Bravo hasta Tierra del Fuego, es un acto de fe en el porvenir. Son ejemplos morales, que han contribuido al perfeccionamiento de la Patria Continente América Latina y El Caribe.

“Una persona que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es una persona honesta, honrada. La libertad es el derecho que toda persona tiene a ser honrada, y a pensar y a hablar sin hipocresía”. Maestro libertador José Martí Pérez.

Con esperanza y memoria.

Prof. Moreno Peralta/IWA

Secretario ejecutivo ADDHEE. Ong

Publicado: Fundación CESAL e.V /Berlín, Alemania.

Revista Latinoamérica, Un Pueblo Continente/Berlín Alemania

Asociación Internacional de Escritores/USA

Publicado por addhee-ong en 8:44

Deja una respuesta