LOS ARQUITECTOS DE LA PATRIA CONTINENTE, LATINOAMÉRICA Y EL CARIBE.

Profs. Galvarino Jaramillo Pflücker y Hugo Moreno Peralta.

Cesal e.V. Berlín, Alemania.

68

Nosotros creemos que, no es posible la identidad de un Pueblo sin memoria histórica creativa recuperadora de sus arquetipos que la unen a sus raíces, por esta razón tenemos que estar volviendo constantemente a ellos. Francisco de Miranda, Simón Bolívar, José de San Martin, José Artigas, Bernardo O’Higgins, Manuel Rodríguez y los maestros José Martí Pérez y Benito Juárez García. Evidentemente, partiendo de la raíz etnológica de cada Pueblo. En el caso de Chile, el Pueblo Mapuche.

Por lo antes dicho, la identidad de la Patria Continente, Latinoamérica tiene como raíz etnológica los Pueblos Indígenas del Continente Americano. El indígena es la base, el punto de partida del común denominador que unifica los Pueblos Indígenas de la Patria Continente del General Libertador Simón Bolívar Palacios y Blanco que le otorga una gran profundidad histórica. Las sociedades indígenas existieron por milenios antes de la infausta llegada del bárbaro colonialista español y sobreviven aún, a pesar de las masacres y destrucción de sus culturas a que han sido sometidos por los herederos de éstos la oligarquía empresarial agrícola/citadina y su testaferra burguesía/clase media. El Pueblo Mapuche de tiempo en tiempo es sometido por el poder castrense y la politicastra clase a un montaje que llaman “pacificación de la Araucanía”, con un único objetivo arrebatarle su tierra al heroico Pueblo Mapuche, que el bárbaro colonialista español le dio el apelativo de “indio araucano”, en el marco de su supina ignorancia: indio es el aborigen de la India , araucano es el habitante de la región de Arauca, de Colombia. Los indígenas entienden que la llamada “integración”-mejor dicho aculturación-, del hombre blanco y sus epígonos “historiadores oficiales” con poca historia y mucho cuento, no ha significado que otra cosa que una asimilación cultural, lo que constituye un genocidio para los Pueblos Indígenas. Estos escritorzuelos, folicularios y todo tipo de plumarios, mengua de paniaguados al servicio de los dueños de la Celestina universal han descargado sus complejos y odios contra los Pueblos Indígenas y más tarde, contra los Libertadores de la Patria Continente , Latinoamérica. Entre estos últimos, el General Libertador Bernardo O’Higgins Riquelme, muy maltratado por los lacayos antes citados, hasta nuestros días. Si tienen que escribir sobre la lucha y la obra del Libertador de Chile General O’Higgins Riquelme empezaran por ventilar el hecho de que era “un huacho”, sin padre. Que su padre, Virrey del Perú en el lecho de muerte le reconoció como hijo legitimo. Esto último es falso, porque el reconocimiento como hijo legítimo lo logró el General O’Higgins Riquelme personalmente, al demandar ante la Corte de España, el derecho de usar el apellido de su progenitor y lo consiguió. Otra afirmación falsa de los escritorzuelos de la historia oficial es que nuestro Libertador era católico. ¿Por qué fue bautizado? A esta imposición del Vaticano en el pasado nadie se escapaba. Además no se debe olvidar que su padre el beato Irlandés Ambrosio O’Higgins, incondicional apoyo al servicio del Rey de España, Virrey del Perú no podía por su cargo tener hijos fuera del “sacrosanto matrimonio”. La herencia que le dejo su padre por disposición expresa de éste, lo condenaba a no llevar su apellido.

El General Libertador Bernardo O’Higgins Riquelme, fundador de nuestra República tuvo como su Maestro –“Maestro es el formador del Ser Humano en general y de su conciencia social en particular”- al General Francisco de Miranda y Rodríguez precursor de la Independencia del Continente Americano; quien con Lafayette luchó por la Independencia de los Estados Unidos contra las tropas inglesas. Desde el comienzo nació entre ellos una afinidad espiritual profunda, que culmino un día, en un emotivo encuentro, en el cual, el joven discípulo Riquelme abraza a su maestro y éste lo insta a luchar por la Libertad de su Patria y del Continente Americano con valor, lealtad, secreto, y perseverancia.

Al ilustre venezolano y al joven discípulo chileno les une desde ese momento un ideal común por la lucha de Liberación del Continente Americano con el subordinamiento de toda ambición al espíritu libertario y democrático que les aunaba…

El general Francisco de Miranda no se equivocó y su discípulo no le decepciono, porque en su vida se mostró como un republicano intransigente que rechazo cualquier tentativa monárquica constitucional que pretendía imponer la aristocracia terrateniente, el poder clerical y la logia de Buenos Aires. Ante la negativa del Director Supremo General O’Higgins Riquelme, primer soldado ejemplar del Pueblo Chileno por su recia personalidad y consecuencia en la defensa de sus principios republicanos, los grupos reaccionarios antes citados y “los historiadores oficiales”, le calificaron de dictador y le boicotearon, hasta que consiguieron que éste abdicara. Esta infausta parte de la historia del Pueblo chileno, se vuelve a repetir con el Presidente Dr. Salvador Allende Gossens. Los dos predilectos hijos del Pueblo chileno, dos hermanos masones, reciben “el pago de Chile”. El general O’Higgins Riquelme murió exiliado en la hermana República del Perú y el Presidente Allende Gossens fue asesinado en el Palacio de la Moneda. Hasta nuestros días no se puede entender la conducta de los hermanos masones responsables de cuidar, honrar los principios de su venerable institución: la Libertad , la Igualdad , la Fraternidad , etc. ¿Por qué colaboraron en tan siniestros montajes contra los hermanos Bernardo O’Higgins Riquelme y Salvador Allende Gossens a quienes por principio y obligación debieron apoyarles fraternalmente?

El Libertador General O’Higgins Riquelme y el Presidente Allende Gossens juraron en la logia, “que nunca reconocerían por Gobierno legítimo de Chile, si no aquel que sea elegido por la voluntad libre y soberana del Pueblo”. ¡Que quede claro de una vez: La soberanía reside en el Pueblo!

Leyendo algunas cartas del Libertador General O’Higgins Riquelme, cito la respuesta al representante estadounidense John Prevost: “mi sorpresa fue grande cuando leí en los periódicos de Buenos Aires que el Gobierno de Chile había tomado parte en el establecimiento de una monarquía constitucional en Sudamérica. Mientras no lo vea, jamás podre creer que el Señor Irisarri –representante de Chile- haya perdido su carácter e infringido mis instrucciones, prestándole oído a semejante proposición. Espero que, usted estará convencido de mis sentimientos republicanos y puedo asegurarle, que más bien moriría antes manchar mi nombre con semejante abandono de mis deberes y principios”. A Gaspar Marín, le precisa, “será posible que perdiéramos el fruto de tanto sacrificio levantando un trono en reemplazo del que acabamos de derribar. Mientras yo tenga influencia en los destinos de mi patria, arrostraré cualquier sacrificio antes de tolerar que se busquen reyes para gobernarla.

Contumazmente, “a los historiadores oficiales-ver los textos de historia- con su estilo banal, neutral, apolítico, anodino, pragmático contemporizador, han escrito la historia para satisfacer a la oligarquía terrateniente agrícola/citadina, su patrón, plagada de manipulaciones y mentiras. El maestro Libertador de la Patria Continente , Latinoamérica José Martí Pérez, afirmo: “la verdad solo habla para abrirse paso, la mentira para cerrárselo”. La historia oficial de chile señala el 18 de Septiembre de 1810, como el día de la Independencia, falso. Aquel día se reunieron en un cabildo abierto unas 300 personas nombrando una junta para luchar por la Libertad del Rey Fernando VII, derrocado y preso por Napoleón.

La verdadera Independencia de Chile, se declaró el 12 de Febrero de 1817. El libertador General O’Higgins Riquelme, como director supremo ordenó abrir registros: en unos firmarían todos los que estuviesen de acuerdo con la independencia y en otros los que se opondrían a ella. Evidentemente, nadie firmó en contra de la emancipación. Sólo el 18 de Febrero de 1818, se juro la independencia en medio del entusiasmo del Pueblo. Cabe hacer notar que el original de la declaración de la independencia fue destruida por la dictadura militar de marras de 1973. Para “los historiadores oficiales”, el gobierno del general Libertador O’Higgins Riquelme fue un régimen dictatorial, que se sustento en la fuerza militar. El infausto régimen militar que derrocó y asesinó al Presidente  Constitucional de Chile Dr. Salvador Allende Gossens, lo califican de Gobierno Militar. La hipocresía es un homenaje, que le rinde el vicio a la virtud.

Seamos honestos, para ser justos, el Libertador General O’Higgins Riquelme luchó por la Libertad de su patria, Chile, por la Libertad de los esclavos, por la libertad de conciencia, etc. (esta última desaparecida a partir del 11 de Septiembre de 1973)

El Libertador General O’Higgins Riquelme, masón tolerante, rechazo cualquier fundamentalismo religioso porque éste repugnaba a sus principios y a su espíritu de progreso. Esto, le llevo a chocar con el poder clerical. Ardoroso defensor de la igualdad detestaba la aristocracia terrateniente. El era consciente, que consecuentemente no se podía aplicar la igualdad en aquellos que estaban en una situación de desigualdad social, porque lo único que se conseguía con esto era profundizar la desigualdad. Abolió para siempre los títulos de nobleza. La dictadura militar de marras de 1973 en el marco de su educación para y por el lucro, suprimió los títulos académicos. A partir de esta infausta fecha todos los chilenos son iguales, unos más iguales que otros. Se les autorizo llevar un nombre, un apellido y un apelativo.

El Libertador General O’Higgins Riquelme reiteraba que en su patria una forma honesta y consecuente para luchar por la igualdad era con una educación pública, laica de calidad para todos. A esto, como gobernante dedicó su atención preferente. Más tarde otro hermano masón, el Maestro Presidente Pedro Aguirre Cerda, institucionaliza, “gobernar es educar”. Hoy gobernar es hacer de la educación, un bien de consumo, de lucro.

La fraternidad fue un principio práctico en el General O’Higgins Riquelme. Su gesto humanitario, patriota y fraternal fue su abdicación, del 28 de enero de 1823, presionado por la decadente aristocracia y el poder clerical evitando el derramamiento de sangre innecesaria, abdicó. Pudo haber continuado en el poder, porque contaba con la mayoría de los soldados, pero no quiso exponer al País a convulsiones externas que seguramente desembocarían en sangrientos sucesos. Prefirió despojarse del mando que había ejercido durante 6 años. Su actitud se enmarcaba en el espíritu de abnegación, en la falta de ambición y amor por la patria, que su maestro el General Francisco de Miranda y Rodríguez le había inculcado. ¿Cómo pueden autodesignarse herederos del padre de la Patria General O’Higgins Riquelme los militares golpistas fascistas, que un infausto 11 de septiembre de 1973, derrocaron el gobierno constitucional y asesinaron al presidente Allende Gossens, por orden del imperialismo yanqui y la testaferra oligarquía empresarial sofofa. Que entregaron al país al saqueo y la voracidad de las empresas multinacionales. Malversaron el dinero de todos los chilenos. Se dedicaron al tráfico de armas y drogas y asesinaron a todos los que se opusieron a sus demenciales y perversos planes?

En el Chile actual de los mercachifles de la sofofa, del poder castrense, del poder clerical sumido en la corrupción, la impunidad, y la injusticia social, como golpean las palabras de admiración y aprecio del General Libertador de la Patria Continente , Latinoamérica, Simón Bolívar Palacios y Blanco por el Republicano General Libertador de Chile O’Higgins Riquelme: “por su gran tenacidad en sus designios y por la afinidad de principio tiene mi afecto y fraternidad. El Pueblo Chileno es bueno, patriota y valeroso y haría muy bien si constituía un Gobierno fuerte por estructura y Liberal por sus principios, atendiendo así a las justas aspiraciones de bienestar y gloria nacional del Pueblo Chileno” En Lima, el 1º de Septiembre de 1823, en el brindis de rigor, en el agasajo de las autoridades peruanas, al Libertador de Chile, General Bernardo O’Higgins Riquelme, el General Bolívar Palacios y Blanco levanto su copa y brindo un nuevo homenaje a su amigo ejemplar y generoso, luchador por los oprimidos, General Bernardo O’Higgins Riquelme.

Frente a la reiterada y proclamada indignación de la juventud chilena contra la altanería de la oligarquía filistea empresarial agrícola/citadina sofofa que pretende transformar al País en una factoría del imperialismo yanqui globalizado, tipo Puerto Rico, cautivada por el Dólar y el Consumo, encierra unas medidas de moral y honradez intelectual con cuya ayuda no sólo podemos desenmascarar los ya pasados o actuales intentos de esclavización del Pueblo Chileno, sino también los venideros, por muy solapados que se nos acerquen. ¡Hora de recordar al General Libertador Bernardo O’Higgins Riquelme! Cuanta falta nos hace frente a los peligros de vasallaje y colonización por el imperialismo yanqui. Son sus cómplices la oligarquía empresarial sofofa, el poder clerical, el poder castrense, y la clase politicastra que necesitan mantener incomunicado, dividido a nuestro Pueblo, explotando sus odios recíprocos en favor de los intereses creados durante décadas de explotación y enajenación. Frente a estas fuerzas inmorales, la esperanza de acercarnos a una firma y unitaria solidaridad para terminar con el orwelliano modelo de sociedad impuesto por el imperialismo yanqui y administrado por la sofofa y sus testaferros antes citados, para devolver la Justicia Social en la nacionalidad Chilena y recuperar la dignidad, soberanía, identidad del pueblo Chileno, es condición sine qua non que los hijos del Libertador General O’Higgins Riquelme y la juventud chilena decidan de una vez cual es la forma que debe asumir la Lucha por el Chile de todos y para todos. Hay que terminar con la política cobarde oportunista del pragmatismo contemporizador de los ocupantes de Chile y sus administradores la clase politicastra.

Como colofón, nosotros creemos, que el espíritu del Libertador General Bernardo O’Higgins Riquelme, no tiene paz. Como soldado, masón, Republicano, al ver a su Pueblo sumido en la ignorancia por falta de una educación pública, laica, de buena calidad, gratuita para todos y el fanatismo religioso enajenante. Unas fuerzas armadas al servicio del capital foráneo y garantizadora del infausto modelo de sociedad consumista del capitalismo salvaje globalizado. Una clase politicastra inmoral que adhiere a la mentira que medra de la corrupción, porque sus patrones la oligarquía filistea sofofa le ha impuesto que “el fin justifica los medios”

El Libertador General Bernardo O’Higgins Riquelme amaba la verdad, porque contribuye a la elevación del mundo moral y él que la ama no la calla.

El individuo cobarde, inmoral, pragmático contemporizador muere cada día, prostituye vilmente sus principios, sirviendo rastreramente a los enemigos de su pueblo. La cobardía moral es de suya tan infame que ninguna pena podría aumentar su vergüenza, y la mayor de todas las cobardías consiste en callar la verdad para recoger las ventajas que ofrece la complicidad con la mentira. La verdad es generadora como el sol que en los jardines se convierte en flores. La verdad es la más temida de las fuerzas revolucionarias. Todos los que han pretendido eternizar la injusticia, la corrupción, la impunidad, la educación por y para el lucro, temen a las personas que llaman las cosas por su nombre, y escriben sin tapujos ni dobleces, y van con la verdad por delante, porque esta acción revolucionaria, pensada hablada y escrita contagia y moviliza a los ciudadanos por los cambios que exige la sociedad…

Los filisteos oligarcas sofofos y sus testaferros: la clase politicastra, el poder castrense, etc., odian la verdad, su consigna es “mentir, mentir, porque siempre algo queda”, jamás han podido ni podrán derrotarla, porque es el más eficaz instrumento de redención moral que se ha conocido en la historia de la Humanidad. Quien es desleal con la verdad no tiene por qué ser leal con la mentira…

En el Chile heredado de la dictadura de marras que tiene como base la mentira generalizada, no hay Patria, porque sólo la persona digna y libre y educada/culta la tiene. La mentira de los filisteos oligarcas sofofos, sus medios mediáticos de (in) comunicación mercurial globalizado, del poder clerical, del poder castrense, y de la clase politicastra, ha sido posible por la indigencia educacional/cultural, el fanatismo religioso, en este Chile “exitista y autocomplaciente”, la brutal explotación del hombre por el hombre y la enajenación: nadie piensa, nadie crea, todos lucran, consumen y nadie sueña. Cuando los intereses venales de la oligarquía filistea sofofa se sobrepone al ideal de los espíritus honestos, libres, y cultos que constituyen el alma de una nación, el sentimiento nacional degenera y se corrompe. La Patria es una factoría, un cabaret. Cuando las miserias morales asolan a un País, culpa es de todos los que no han sabido defenderlo, que lo han traicionado por uno dólares más, y no han sabido amar a su Patria, como lo hiciera el General Libertador O’Higgins Riquelme. Un arquetipo de solado patriota un ser Pueblo. No basta ser multitud, para ser Pueblo, no lo será jamás, porque la unanimidad de los serviles, rastreros y enajenados está en contra del primer mandato de la madre naturaleza, que nos hizo diferentes. Los pueblos encarnan la conciencia misma de los destinos futuros de una nación. La verdadera nación está sobre cualquier oligarquía filistea, o una secta religiosa, etc. El pueblo es la antítesis de todos los partidos no es una masa porque ésta es un prejuicio determinista.

Que la esperanza del Libertador General Bernardo O’Higgins Riquelme, padre de la Patria , no sirva sólo de consuelo, sino que sea descubierta a su propia manera por cada trabajador, por cada joven, cada mujer, cada intelectual del Chile de Lautaro, del General O’Higgins Riquelme, del Jurista/Coronel Rodríguez Erdoiza, del Presidente Balmaceda Fernández, de Gabriela Mistral, de Vicente Huidobro Fernández, de Pablo Neruda, del Presidente/ Dr. Salvador Allende Gossens, etc., que creen que otro Chile es posible para todos solidario, libre, soberano, y culto. Esto se garantiza con una educación pública, laica, gratuita, de calidad para todos. Así nuestra patria será una Patria digna, culta y soberana, y no una factoría del dueño del “patio trasero”, el imperialismo yanqui. En lo cultural la creación artística será, ante el mundo la mejor tarjeta de presentación que podemos exhibir. Nos acreditara mayor consideración, mayor respeto que el que hayamos logrado con nuestro salitre, nuestro cobre y nuestras riquezas marinas. El reloj de la historia señala que es la hora propicia del Pueblo Chileno.

Con esperanza y memoria,

Prof. Galvarino Jaramillo Pflucker                           Prof. Hugo Moreno Peralta

Vicepresidente Addhee.ong                                  Secretario Ejecutivo Addhee.ong

*Seminario Internacional:

Los arquetipos de la Patria Continente, Latinoamérica”:

Tupac Amaru, Cuauhtemoc, Lautaro, General Francisco de Miranda, General Simón Bolívar, General José Artiga, General Bernardo O’Higgins Riquelme, General José de San Martin, General José de Sucre, Maestros Libertadores José Martí Pérez, Benito Juárez García, etc.

-Conferencia: General Libertador de Chile, Bernardo O’Higgins Riquelme. Exponen los académicos, Profs: Galvarino Jaramillo Pflucker,  y Hugo Moreno Peralta.

-Organizan: Cesal V. Berlín/ DDR

-Coordina: Señora. Gerda Bottcher, Directora Revista “Latinoamérica un Pueblo Continente”,  Berlín /RFA

Deja una respuesta