Los Pueblos de Chile exigen respeto

Los Pueblos de Chile exigen respeto

Mientras cientos de miles de chilenos y chilenas se manifestaban en las principales plazas del país, los partidos representados en el Congreso, con escasas excepciones, fraguaron un “Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución” entre el jueves 14 y la madrugada del viernes 15 de noviembre de 2019.

Considerando el texto de dicho acuerdo y el listado de partidos firmantes, la Mesa Coordinadora por los Derechos Humanos declara:

1.- Que no se puede hablar de Paz Social cuando no se hace la más mínima mención a las atrocidades que están cometiendo las FF.AA. y las FF.EE. de Carabineros desde el 18 de octubre. Las víctimas y sus familias tienen el derecho a exigir verdad, justicia y reparación de acuerdo al mandato del Derecho Internacional de los DDHH establecido en instrumentos que Chile ha firmado y ratificado. Reiteramos nuestra demanda, levantada durante la huelga de hambre que sostuvimos el año 2015, de Calificación Permanente por violaciones a los DDHH, con todas las atribuciones de las Comisiones Valech I y II, más las que le permitan definir las rehabilitaciones, reparaciones e indemnizaciones que correspondan, con cargo al Estado, por las violaciones ocurridas durante la dictadura de Pinochet, durante este periodo de Rebelión Popular en desarrollo y las que ocurran en el futuro.

2.- Deploramos las expresiones de júbilo afiebrado con que la élite política instalada en el Congreso celebró la firma de este espurio Acuerdo, porque no responde en lo más mínimo a la principal demanda del pueblo movilizado que es el término del Sistema de Abusos y Saqueos que precariza la vida cotidiana de las grandes mayorías.

3.- Afirmamos que los partidos políticos PDC, PS de Chile, UDI, RD, PPD, RN, PL, EVÓPOLI, COMUNES y PR no tienen legitimidad alguna para pretender resolver la crisis en desarrollo porque son los responsables y culpables de reproducir y perfeccionar ese Sistema de Abusos y Saqueos de las élites económicas y políticas del país.

4.- La única idea rescatable del Acuerdo es la de avanzar hacia una Nueva Constitución. Sin embargo rechazamos el itinerario innecesariamente largo para un objetivo que requiere suma urgencia y el camino plagado de obstáculos y trampas que con toda seguridad culminará en una nueva versión de la Constitución del 80, que seguirá garantizando la reproducción del modelo neoliberal.

5.- Este Acuerdo desnuda la falta de voluntad más absoluta de la élite política para asumir las demandas sociales del pueblo expresadas en la calle, en Cabildos y Asambleas territoriales y que tienen una expresión concreta en el Pliego de Trabajadores y Trabajadoras elaborado por las organizaciones integrantes de Unidad Social.

6.- Declaramos que el Proceso Constituyente, que la élite política pretende controlar por medio de este Acuerdo ilegítimo, se encuentra en pleno desarrollo desde que los Pueblos de Chile se autoconvocaron en manifestaciones de protestas masivas, a lo largo de todo el país, para exigir cambios profundos al modo en que la sociedad chilena se organiza económica, política e institucionalmente. Consecuentemente, el plebiscito convocado para abril de 2020 carece de sentido.

7.- Consideramos que Unidad Social, integrada por el más amplio espectro de organizaciones sociales de Chile, puede transformarse en el espacio desde el cual canalizar y conducir este Proceso Constituyente Autoconvocado para elaborar, entre todos y todas, desde los Cabildos y Asambleas territoriales, una Nueva Constitución sin el tutelaje de las élites económicas y políticas.

8.- Queremos que la Nueva Constitución Democrática represente a todos los sectores, no sólo a la élite financiera, que defina una sociedad basada en la solidaridad y en los derechos sociales, que garantice el desarrollo soberano de Chile con respeto por todos los Pueblos de la Nación, por el Medio Ambiente y la Naturaleza.

9.- Queremos que la Nueva Constitución, surgida de la voluntad y poder político de todos los Pueblos de la Nación, derogue de facto la de Pinochet/Concertación, destituya a los representantes del antiguo régimen y defina un Gobierno Provisorio que en el menor plazo posible llame a elecciones generales según la nueva normativa.

10.- Saludamos la valiente lucha de la Juventud chilena que se viene enfrentando a la represión del gobierno de Piñera por más de cuatro semanas sin claudicar, aprendiendo, solidarizándose y levantando hasta el cielo las banderas de la dignidad.

Honor y Gloria a los caídos.

Toda la fuerza y reconocimiento a los nuevos combatientes.

 

Luis Cáceres                                                                                    Héctor Cataldo
Centro Cultural “Salvador Allende-GAP”                                 Presidente de AQUSA

Jorge Bustos                                                                                    Gladys Neira
Presidente ADDHEE                                                                     Presidenta de REUCAN

Deja una respuesta