¿Qué pasa con la Universidad “Simón Bolívar”  y su rector?/ Racismo abierto y descarado en la Universidad Simón Bolívar, aunque usted no lo crea…

¿Qué pasa con la Universidad “Simón Bolívar”  y su rector?…

“Lo mismo que ocurre en la mayoría de las Casas de Estudio Superiores de Latinoamérica , carentes de su ley fundamental, la autonomía Universitaria – académica, territorial y administrativa -, la vida intelectual en sus aulas ha sido estrangulada por jerarquías académicas que no se legitiman por su actividad científica , sino por la astucia burocrática”

AUTOR: Cécil Gerardo Pérez

El profesor Luis Holder ante la renuncia del vicerrector académico de la Universidad Simón Bolívar, fue designado por el Consejo Nacional de Universidades en dicho cargo tomando en cuenta lo establecido en la Ley de Universidades, específicamente en el artículo 20, numeral 15 que dice: “Son atribuciones del Consejo Nacional de Universidades: 15. Designar a las autoridades interinas que hayan de asumir la dirección de las Universidades Nacionales no experimentales, en los casos de falta absoluta del Rector y los Vicerrectores”. Y una renuncia es una falta absoluta. Simple.

Ante el Consejo Nacional de Universidades se presentó una terna de candidatos para el cargo y en dicho órgano el 11 de julio de 2017  se decidió por mayoría absoluta de los integrantes del mismo al Dr. Luis Holder. Ello generó reacciones negativas y campañas de agresiones lideradas por el rector (transitorio) Enrique Planchart y gremios docentes y estudiantiles en el seno de la USB, pero al final Holder tomó posesión del cargo y ha estado desarrollando  su labor desde hace más de año y medio. Por lo demás, el profesor Holder tiene todas las credenciales académicas para desempeñar tal cargo, pero en la Universidad es despreciado por tres razones: 1.- Es negro. Y esto en una universidad donde se ha venido sembrando el racismo y el supremacismo es un insulto para quienes tienen esos comportamientos típicos de la derecha fascista nacional e internacional. El caso de Bolivia es patético en ese sentido y también las reacciones racistas que se generaron en Venezuela con el presidente Hugo Chávez2.- es chavista. Y esto también es un delito para algunos universitarios y también venezolanos inoculados por el odio antichavista3.- proviene de universidades militares, aun cuando él no es militar.

Es importante destacar, tal como reseña el Prof. Miguel Alfonso, (*) representante profesoral ante la UCV que el prof.Holder fue formado en la carrera de Electrónica por profesores de la USB en el marco de un convenio que existía entre las antiguas fuerzas armadas yel entonces Instituto Universitario Politécnico de las Fuerzas Armadas Nacionales (Iupfan). Adicionalmente cuenta con una trayectoria de 24 años en el ejercicio docente y de investigación y 36en el de toda la carrera profesional, además de doctorado(PhD) en Ciencias Aplicadas de la “Hokkaido University” en Japón y poseer estudios postdoctorales en el área de la Ciencia y las Artes Militares, así como también otro en Seguridad Ciudadana por la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela.

Ahora, ante el permiso solicitado por el rector Enrique Planchart en razón de razones graves de salud, le corresponde por reglamento de la propia USB y por  Ley de Universidades la designación como rector encargado mientras dure el permiso temporal al vicerrector académico Luis Holder asumir la rectoría de la universidad. Esto ha generado un nuevo “pandemónium” en dicha universidad, ya que sí se habían “calado” al viceacadémico, ahora no están dispuestos a “calárselo” como rector y se ha desatado otra campaña de agresividades, amenazas verbales y físicas contra el ahora rector encargado Luis Holder, quien ha venido soportando de manera estoica toda esta situación que va más allá de lo académico y que tiene una causa profunda que no es más que la razón politiquera y supremacista de quienes se creen dueños de la universidad.

Ya están movilizando una vez más al sector estudiantil que jamás ha luchado por las reivindicaciones académicas o estudiantiles, pero que sí se activa en función de enfrentar todo cuanto provenga del gobierno bolivariano.

Ante estas situaciones el ministro de Educación Universitaria, Cesar Trompiz, tuvo que expresar de formaenérgica en la sesión del CNU del pasado 26 de noviembre que: “Desde la semana pasada de manera acorde asu reglamento el vicerrector académico de la USB Luis Holder es rector encargado de la institución, porpermiso de salud del rector EnriquePlanchart, mis buenos deseos parasu recuperación. Pero un desconocimiento por razones políticas externas de esta designación temporalpor ocasión sobrevenida, por partede factores internos crean las condiciones para que se desarrollen situaciones irregulares que pueden llevara consecuencias inimaginables totalmente fuera de la legalidad vigente”.

La Universidad Simón Bolívar es una universidad pública que financia absolutamente el estado, Por tanto, la sociedad. Tiene un enorme potencial científico-académico entre su personal, unas instalaciones e infraestructura de primer orden pero ha tenido una lamentable dirección en sus autoridades y en gremios derechistas y  debe estar, como debe ser definitivamente al servicio de la sociedad, de nuestro pueblo, y no de una pequeña casta de mentes medievales, que creen vivir en una autarquía o en un estado dentro del estado.

Por cierto que el Consejo Nacional de Universidades también tiene pendiente las designaciones de autoridades por ausencia absoluta, en función del fallecimiento de sus autoridades, como la UCLA el rector, en la UDO, el Secretario General y en LUZ, el vicerrector administrativo. Debe procederse allí como en el caso de la “Simón Bolívar”.

Racismo abierto y descarado en la Universidad Simón Bolívar, aunque usted no lo crea…

Por Iván Oliver Rugeles:

Con el mayor estupor leímos el artículo del asiduo colaborador de Ensartaos y de Aporrea, Cécil Gerardo Pérez, titulado “¿Qué pasa con el rector de la Universidad “Simón Bolívar?”, a través del cual nos hace saber que en ese centro de estudios universitarios, que no es privado, que es del Estado, se practica, y, al parecer con enorme “aceptación” y hasta respaldo hacia lo interno del mismo, la segregación racial. Tanto lo es así, que causó revuelo e irritación al por mayor, la designación como Vice Rector Académico de la Universidad, por parte del Consejo Nacional de Universidades y luego de la renuncia de su titular, del profesor, Dr. Luis Holder, hecho ocurrido en julio de 2017, simple y llanamente porque su piel es negra…

Tal designación, nos narra Pérez, “generó reacciones negativas y campañas de agresiones lideradas por el rector (transitorio), Enrique Planchart, y gremios docentes y estudiantiles, en el seno de la universidad USB”, lo cual, para nada, causó mella alguna en Holder, quien asumió sus responsabilidades y en ellas ha estado desde hace más de un año y medio.

Pero resulta que ahora, nuevamente, ha retornado el revuelo, o el “pandemónium”, como lo califica Pérez en su escrito, pues quienes tienen secuestrado por años ese recinto universitario, al considerarlo bastión para el exclusivo usufructo de la llamada “sociedad civil” clasista, y supremacista, no toleran hoy que el profesor Holder haya asumido en calidad de “Encargado”, la máxima Rectoría de esa Casa de Estudios, debido a la  ausencia temporal -por razones médicas-, de su titular, el Dr. Enrique Planchart, no obstante las abultadas  certificaciones que lo acreditan como profesional y como docente de primera línea, obtenidas tanto en universidades del país, como del exterior.

Cuenta C. G. Pérez, que a lo interno de la Universidad se ha desatado una feroz campaña de descrédito, muy agresiva contra Holder, que incluye amenazas verbales y hasta físicas, la cual ha venido soportando de manera sosegada, estoica…

También agrega el articulista, que, ante esa situación, el actual ministro del Poder Popular para la Educación Universitaria, César Trómpiz, ha declarado, entre otras cosas, que: “un desconocimiento por razones políticas externas de esta designación temporal por ocasión sobrevenida, por parte de factores internos crean las condiciones para que se desarrollen situaciones irregulares que pueden llevar a consecuencias inimaginables totalmente fuera de la legalidad vigente”.

Visto el cuadro que nos narra el amigo Cécil Gerardo Pérez, observamos que allí las autoridades ejecutivas del país, encabezadas por el camarada Trómpiz, han quedado demasiado cortas en su actuar, ante este inaudito caso de segregación racial y odio visceral, por el sólo hecho de que un ser humano, de piel negra, como lo és el Dr. Holder, quien reúne con creces  -lo reiteramos-, suficientes condiciones académicas para ejercer esa rectoría, haya asumido dicha responsabilidad…

¿Qué vaina es esa?

¿No estamos acaso en Venezuela, donde por tradición, y más aún, por mandato constitucional, y porque -además- estamos construyendo una Revolución Socialista, todos los nacidos en su territorio somos iguales y donde, además, no se admite bajo ninguna premisa, la segregación, de la naturaleza que fuere?

Este caso hay que tomarlo muy en serio. Manifestaciones racistas no deben ser toleradas, y menos aún, vistas como si se tratara de un problema menor. Es un asunto sumamente grave lo que viene sucediendo en la Universidad Simón Bolívar, con el Dr.Holder, de acuerdo a lo que nos cuenta el articulista Pérez.

Frente a este caso, hay que “tomar el toros por los cachos”, como se dice en criollo y de inmediato denunciar estos repudiables hechos ante la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía General de la República y la Comisión de Derechos Humanos de la ANC, pues esta embestida asquerosa de esos grupos elitistas y fascistas, por numerosos que pudieran ser en esa Casa de Estudios, en contra el Dr. Holder, porque su piel es negra, hay que pararla en seco. Y quienes resultaren responsables directos de su diseño y puesta en práctica, deben ser sometidos a la justicia. Para ello, nuestra Patria cuenta con la novísima “Ley Constitucional Contra el Odio, por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia”, que bien serviría de sustento legal para juzgar y sancionar.

La citada Ley, veamos, tiene por objeto, según lo prescribe en su artículo primero: “contribuir a generar las condiciones necesarias para promover y garantizar el reconocimiento de la diversidad, la tolerancia y el respeto recíproco, así como para prevenir y erradicar toda forma de odio, desprecio, hostigamiento, discriminación y violencia, a los fines de asegurar la efectiva vigencia de los derechos humanos, favorecer el desarrollo individual y colectivo de la persona, preservar la paz y la tranquilidad pública y proteger a la Nación.” (https://albaciudad.org/2017/11/este-es-el-contenido-de-la-ley-contra-el-odio-por-la-convivencia-pacifica-y-la-tolerancia/)

Y, para quien incurra en su violación, la propia Ley en su Artículo 20, dispone: “Quien públicamente o mediante cualquier medio apto para su difusión pública, fomente, promueva o incite al odio, la discriminación o la violencia contra una persona o conjunto de personas, en razón de su pertenencia real o presunta a determinado grupo social, étnico, religioso, político, de orientación sexual, de identidad de género, de expresión de género o cualquier otro motivo discriminatorio, será sancionado con prisión de diez a veinte años, sin perjuicio de la responsabilidad civil y disciplinaria por los daños causados.”

De manera que, -por favor-,  y nos dirigimos a las más altas autoridades del país: este caso no puede despacharse como si fuese un asunto menor, de poca importancia, con una declaración simplista, repudiando tales conductas. Hay que ir al fondo del problema, de manera que los Estamentos del Estado a los que corresponda, actúen sin contemplación alguna con quienes pretenden imponer en el país, prácticas perversas propias de regímenes de inspiración nazi-fascista.

Lo que hoy está sucediendo en Bolivia luego del derrocamiento de su Presidente Constitucional, Evo Morales, donde se ha desatado una de las más horrendas razias en contra de sus pueblos originarios, es una muy clara advertencia de lo que las clases de la oligarquía y sus cipayos que nunca faltan, tanto de ese país como en el resto de países de la región, ya vemos que han decidido avanzar para la toma del poder, por la vía que fuere, con el único objetivo de reinstalar en cada uno de ellos, gobiernos dóciles al servicio del imperialismo yanqui y de nuevo someter a nuestros pueblos, tal cual lo hicieron por años durante el pasado siglo XX, por lo que esas manifestaciones racistas tenemos que verlas como evidentes anticipos de esos planes. De allí que tenemos el deber ineludible de enfrentarlas sin dilación alguna, sin pausa y mediante la aplicación de la mencionada Ley contra el odio, ¡¡¡con la mayor severidad…!!!

rioliverr@gmail.com

LO SUBRAYADO ES NUESTRO.

Deja una respuesta