Rechacen proyecto de ampliación portuaria Terminal 2 de TCVAL

Una ciudad para tod@s – Mar para Valparaíso, Costanera para todos
La ciudad de Valparaíso de Chile, hoy está ante la amenaza de perder para siempre su calidad de Patrimonio de la Humanidad ante la UNESCO.
Queremos cambiar la postura del gobierno, la cual ha dispuesto un plan de expansión portuaria en el borde costero colindante al sitio protegido por la UNESCO, lo que hace peligrar la declaratoria.
Necesitamos urgente tu firma y apoyo para evitar esta tragedia.
Los que estamos detrás somos Mar para Valparaíso, asociación ciudadana independiente y vinculante de distintos actores sociales, ciudadanos y otras organizaciones, que tienen como fin incidir en en las decisiones territoriales, exigiendo la reivindicación del borde costero mediante la promoción de la participación ciudadana y pidiendo proyectos de calidad para nuestra ciudad a las autoridades.
La Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV), del Estado de Chile, ha adjudicado (2013) a la empresa española OHL, quien opera con el nombre Terminal Cerros de Valparaíso (#TCVAL), la construcción y operación del Terminal 2, una expansión portuaria que se ubica en el borde costero, al centro del valorado anfiteatro y frente a la zona de conservación histórica, mismo sector que otorgó la condición de Patrimonio de la humanidad a esta ciudad.
Aclaramos abiertamente que estamos a favor del desarrollo, pero dentro de un plan de sustentabilidad ambiental urbana; capaz de integrar el desarrollo industrial portuario, y los espacios de uso público para el resguardo de las formas de convivencia de tod@s y el medio ambiente. Para lo cual invitamos a tod@s a participar para evitar la instalación de un murallón de contenedores y grúas de gran altura, que alejen para siempre el mar de los ciudadanos.
¿Qué significa la instalación del proyecto de TCVAL tal como está diseñado actualmente?
a) Negativo impacto en el empleo; El proyecto promete generar tan solo 473 empleos directos, pero en la práctica, elimina 500 empleos directos de la Caleta Sudamericana, 100 empleos directos del dique flotante SOCIBER y 200 embarcaciones de los tradicionales lancheros del Muelle Prat.
b) Desmedro de la diversidad económica de la ciudad de Valparaíso; La monopolización de la actividad portuaria merma la añorada diversidad productiva para el desarrollo integral de la ciudad. El crecimiento turístico que ha tenido Valparaíso desde la declaratoria UNESCO se vería obstruido por la pérdida definitva del borde costero como factor clave de diferenciación.
c) Depreciación del suelo; La expansión portuaria se emplazaría en la zona más valiosa de la ciudad: el borde costero frente a la Zona de Conservación Histórica, depreciando la inversión que ya se ha hecho en la zona baja llamada “Plan de Valparaiso”. Esto debilita el desarrollo de otros emprendimientos en esta zona.
d) Contaminación visual; La vista característica de la ciudad y su geografía tipo anfiteatro, atributo que le valió el título UNESCO, se vería obstruida por la nueva plataforma que contará con la presencia de altas grúas y un gran centro de acopio de contenedores.
e) Contaminacion acustica; Las gruas del TC2 ocuparan un espacio extendido frente del plan de la ciudad y quedaran muy cercanas a los cerros. Con 24 horas de funcionamiento será imposible dormir.
f) Destrucción irremediable de la flora y fauna nativas de la región; Para los rellenos de la plataforma del Terminal 2, se emplazaría una cantera de 51 hectáreas en el sector el Sauce de Laguna Verde, zona que corresponde a un corredor biológico proveniente desde el monte Aconcagua hasta el Océano Pacífico.
g) Destrucción de patrimonio subacuático; En el sector donde se construiría la plataforma, se encuentran numerosos sitios de patrimonio arqueológico.
El proyecto no tiene un proceso de Participación Ciudadana en su diseño (Ley 20.500), confeccionándose a espaldas de la ciudadanía. A su vez, para resguardar la cautela de la calidad técnica de los diseños y planes portuarios, y en función de que sean compatibles con el entorno urbano, la Ley de Puertos 19.542 exige la creación de los llamados “consejos puerto”, el cual no se ha creado en Valparaíso. Por otra parte, para que pasen los camiones desde y hacia el Terminal 2, se debe construir un túnel bajo la plaza Sotomayor, el cual quedó fuera de la licitación adjudicada por OHL, por tanto, el Estado deberá financiar con el dinero de tod@s. ¿Por qué quedo fuera?
Rechazamos esta forma de hacer ciudad. Demandamos buenos proyectos urbano-portuarios para Valparaíso, ciudad patrimonial.

¡Ayúdanos con tu firma para que las autoridades conozcan nuestra preocupación y se hagan parte de proyectar un mejor Valparaíso para tod@s!

Deja una respuesta