Un 2020 de unidad y lucha, por una constitución plurinacional y paritaria sancionada soberanamente por el Pueblo Chileno en el marco de una Asamblea Constituyente.

Un 2020 de unidad y lucha, por una constitución plurinacional y paritaria sancionada soberanamente por el Pueblo Chileno en el marco de una Asamblea Constituyente

La madrugada del pasado 25 de noviembre, deberían haberse sentado a negociar Piñera con los jóvenes que combatían en la Plaza Italia. Esos eran los verdaderos protagonistas de la crisis social y política que afectaba y todavía afecta a Chile. Sin embargo, se gestó un negociado entre integrantes de la elite política, en la que todos los asistentes lo hacían por encargo, ya que ninguno de ellos y ellas, eran participantes activos de los bandos en conflicto. Obviamente, el tema a discutir debería haber sido la renuncia de Piñera, la consigna principal que entonces y todavía, levantan las juventudes rebeldes. Fue un absurdo que mostró a los protagonistas de la “cocina” en su real dimensión y la historia deberá dar cuenta de sus gestores. N° 40 MARTES 31 DE DICIEMBRE DE 2019.

Pero, no por aquella traición el movimiento iba a detenerse, todo lo contrario, obligó a un momento de reflexión y a la retoma de energías para una lucha que será larga. No obstante, en los pocos meses de movilización la evaluación no puede ser más óptima. El pueblo está esperanzado y expectante, mientras el empresariado sofofo se encuentra aterrado, el régimen está a la defensiva absoluta y su coalición dividida. Por otro lado, los partidos políticos tradicionales, incluidos los de izquierda, están fuera de la coyuntura y tratan de ingresar por la ventana al centro de una movimiento liderado por jóvenes Chilenos y Mapuches que ya constituyen la generación 2019, más cercana a las generaciones de jóvenes de los años 1970 y 1980.

¿Dónde estaba el victimario Piñera Echeñique a comienzos de año? En Cúcuta, Colombia, junto al presidente narcotraficante Duque, ambos incitados por John Bolton, para invadir Venezuela y derrocar a Nicolás Maduro Moros. Hoy, este trío de oro de la Derecha americana sufre el asedio de sus propios pueblos y los actores sociales se toman las calles en una ofensiva que demolerá el neoliberalismo salvaje capitalista. En Chile la movilización de la gente en muy poco tiempo varió la situación y hoy surgen órganos embrionarios de poder alternativo, la Primera Línea, reproducida en decenas de ciudades, es uno de ellos. Los cabildos barriales constituyen el otro gran avance, el rescate de las formas asamblearias por encima de la obediencia ciega a las cúpulas partidarias es otra válida práctica, así como se articula, paso a paso, un poder constituyente alternativo con la participación efectiva de la comunidad. No hay duda alguna, se construye una nueva institucionalidad al margen del poder establecido.

La generación 2019 tiene un futuro promisorio y, a diferencia de otras generaciones del periodo de transición democrática, ya tiene un alto número de mártires, indicativo de la profundidad de la lucha. La experiencia conserva tal nivel de madurez y creatividad, irrumpiendo una especie de meta símbolos y de meta iconografías, en las que el perro “negro matapacos” y la bandera mapuche del Consejo de Todas las Tierras, constituyen su mayor expresión. Todo intento por introducir símbolos políticos particulares ha tenido poco efecto, es ridículo introducir una imagen partidaria en un movimiento que precisamente rechaza la competencia exacerbada por el tipo de modelo capitalista salvaje que nos rige.

¿Se extenderá el poder alternativo que hoy está en sus orígenes? Esa debe ser la gran apuesta de la gente. Ningún plebiscito, convención, acuerdos u otros meneos por parte del poder constituido podrán servirle si el pueblo organiza su fuerza y se dota del suficiente conocimiento para poder enfrentar exitosamente las futuras movilizaciones. Al terminar el año y comenzar una nueva década, entregamos un fuerte abrazo a quienes nos han acompañado en las 40 ediciones de nuestra publicación. Las numerosas respuestas a nuestros correos y las miles de vistas a los artículos subidos a las redes sociales, indican que contribuimos al objetivo de romper el cerco mediático mercurial enajenante que se impone a las manifestaciones del pueblo sublevado. De la misma manera, nuestro propósito de contribuir a la comunicación alternativa, ha sido exitosa en la medida que se complementa con los cientos de iniciativas que se desarrollan con tal objeto, ya que nadie puede pensar que aisladamente podrá aportar al fenomenal esfuerzo mediático mercurial que debemos desplegar para que se escuche la voz de la gente. En dicho sentido, reiteramos nuestros saludos y abrazos. Si el presente es de lucha el futuro es nuestro.

La persistencia de la catástrofe económica, política y social.

En declaraciones de ayer, el victimario Piñera Echeñique señaló descaradamente que “lo peor de la crisis ya pasó” y la gente pensará que es otra de las tantas sandeces que habla. Sin embargo, sus palabras no se dirigen a al pueblo, sino que al empresariado sofofo, grupo social que se encuentra aterrado por la persistencia de la actual crisis.

Numerosas columnas publicadas en el Líbero, Diario Financiero, Pulso o el cuerpo B del El Mercurio, revelan sus opiniones, las que advierten el peligroso año que se les viene encima. Lo relevante radica en que Piñera sólo mantiene la fidelidad de la clase empresarial sofofa y la élite política y policial que usufructúa del aparato de Estado.

Nadie, en su sano juicio, podría señalar que recuperó a los grupos medios o que sectores populares están silenciosamente apoyándolo.

En dicho sentido, el problema está en que con tan reducida base de apoyo, no puede implementar política alguna. Con el correr del tiempo, aunque todavía difusas, los grupos sociales y políticos se están rearticulando sobre la base de cuatro estrategias para resolver la catástrofe política, económica y social. En dicho marco, el problema del régimen está en su extrema defensiva, que no le permite diseñar su propia salida, vale decir ni siquiera puede aplicar una de ellas. Y ante tal situación, sólo le queda solidificar al pequeño, pero poderoso sector, que aún lo apoya.

Pero, la credibilidad se le agota y sus adherentes se asustan y se dividen, por lo que no le queda otra opción que enviarles mensajes de tranquilidad, aunque suenen medio ridículos. Si Piñera Echeñique logra terminar su mandato, no será por su fortaleza, sino por la incapacidad de sus opositores.

Lo subrayado es nuestro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *