UN SACERDOTE, EUGENIO PIZARRO POBLETE, HABLA SIN TAPUJOS NI DOBLECES.

pizarro1 Conferencia de prensa:

¿Por qué dice que no estamos en democracia?

-Existe una institucionalidad ilegítima: el artilugio de 1980 y sus amarres. Lo que tenemos es la negociación ente la dictadura cívico-militar y la concertación. Tenemos la misma Constitución de Pinochet y Jaime Guzmán de 1980, aunque el señor Ricardo Lagos la haya parchado. El los hizo por sobre el armatoste de la Constitución del 80. Y esa Constitución que nos rige es ilegítima. Los regímenes de la Concertación siguieron legitimando lo ilegítimo. No han tenido el deseo ni la voluntad política para cambiarla durante casi 3 décadas. Yo creo que es una burla el año electoral. Porque si no hay democracia, no veo por qué deben estar eligiendo candidato.

¿Qué se debería hacer?

-Deberían aceptar lo que el pueblo pide: cambio de Constitución y asamblea constituyente. Aunque hubiera un gobierno con muy buena voluntad, no puede hacer lo que debiera hacer, porque según la Constitución no se puede…Hay mucha mentira, oiga. Dígame usted, de frentón, ¿quién de los candidatos ha hablado de lo que está pidiendo el pueblo? Lo de asamblea constituyente sólo se lo escuché a Gómez, pero a nadie más. ¿Y quién quiere cambiar la Constitución? Porque hay que cambiarla entera. Si no se hace, esto será una mentira encadenada.

¿Vota Usted?

-No voto del ’73. Ni siquiera voté por mí. Mi candidatura no fue para la presidencia.

¿Entonces para que se presentó?

-Los pobres me lo pidieron. Era un año coyuntural de elecciones y para ellos no había llegado la alegría. Y me pidieron que hiciera lo que había hecho en mis distintas parroquias por los pobres, pero por todo Chile. Esa fue la única razón de mi candidatura. Por eso pedí permiso al arzobispado por un año. Si hubiera pretendido ser presidente, tendría que haber pedido permiso por siete años. Yo tengo los pies bien puestos sobre la tierra. ¿Usted cree que hubiese salido yo? ¿Usted cree que hubiese salido yo después del Presidente Allende? No, me habrían dado inmediatamente otro Golpe de Estado y me hubiesen asesinado.

Más allá de eso, ¿qué le parece el pacto del Partido Comunista con la Concertación/Nueva Mayoría?

-Siempre le he escuchado que el Partido Comunista es anti capitalistas, anti oligárquicos y anti imperialistas. Pero ahora están metidos ahí. Es una inconsecuencia total. El Partido Comunista ha actuado en contra de sus principios: por afán de poder y subsistencia se mete en un pacto instrumental con la Concertación/Nueva Mayoría. Entonces, ¿están con el pueblo? El pueblo está pidiendo otra cosa. ¿Por qué la gente se violenta? ¿Por qué está agresiva? Se fue el dictador, pero sigue la dictadura cívico-militar.

¿Qué le parece que en el mismo pacto estén la Democracia Cristiana y el Partido Comunista? Hay una incongruencia.

-Corre el mismo telón de fondo. No sólo hay una incongruencia tanto de la Democracia Cristiana como de la directiva del Partido Comunista. Se sigue, en la práctica a Maquiavelo: “el fin justifica los medios”. Hay una actitud política sin ética y dignidad… Es algo indigno: “Necesitamos los votos comunistas, pero después los echan, no queremos gobierno con Partido Comunista”. El Partido Comunista es un objeto. Se toma. Se usa y se bota. Y la Democracia Cristiana dejó de lado la Doctrina Social de Encíclicas Sociales. No es ni demócrata ni cristiana. Es capitalista. Y, ¿el Partido Comunista, por el poder, se olvida de los comunistas detenidos, torturados desaparecidos y asesinados por la dictadura cívico-militar solicitada oficialmente por el Partido demócratacristiano? Esto de la Democracia Cristiana y Partido Comunista es construir sobre arena y no sobre roca. Es algo inconducente, sin sentido, sin rumbo.

¿Qué le parece Bachelet?

-Respeto a la señora Bachelet, pero no estoy de acuerdo con su actuar político. Administra la herencia de la dictadura cívico-militar –de los que asesinaron a su padre, el General Alberto Bachelet Martínez-. La clase política pretendió con ella captar los votos de 5 millones de no inscritos en edad de votar. Eso no resultó. En las municipales no votó el 60% (Cifras remitidas al 2012. En 2016, no votó el 70%). Hoy en las primarias sólo participaron tres millones. Y la señora Bachelet alcanzó sólo más de un millón de votos. ¿Qué pasará en noviembre? Creo que mientras no exista un cambio radical, mientras exista la economía que hace el pecado social, mientras exista la “economía del mercado libre”, mientras se propongan cambios tímidos y no conducentes a una verdadera justicia social, la gente seguirá rechazando a la clase política. Ése es un problema que la señora Bachelet no puede solucionar si no cambia la institucionalidad y la economía, por una solidaria y según la necesidad de cada uno.

¿Y Piñera?

-El señor Piñera es el cuarto hombre más rico de Chile –junto al Señor Ricardo Lagos, son los dos más grandes depredadores privatizadores en la Historia de Chile-. Él con grandes empresarios podrían haber reconstruido el Chile terremoteado y con maremoto. Y les habría sobrado mucho dinero. Sólo para entender el abismo sideral entre ricos y pobres y la tremenda injusticia social reinante, se hace necesario decir: un trabajador con un sueldo mínimo, para equipararlo con el cuarto individuo más rico, tendría que trabajar casi 29 mil años.

 

La diputada Camila Vallejo y los encapuchados.

 

Camila Vallejo decía no estar con la Señora Bachelet y terminó apoyándola…

-Yo ruego por ella, porque creo que es bien inteligente, pero pienso que a futuro, cuando se dé cuenta mejor del Chile que vivimos y de la verdadera historia de Chile “esa que hacen los Pueblos”, ella podrá tomará otro rumbo distinto. Pero no la juzgo. Yo creo que como dirigente estudiantil hizo lo que tenía que hacer, ahora su relación con el Partido Comunista, ella la verá. Pero no veo qué están haciendo ahí los comunistas disputando diputaciones, senaturías, candidaturas, cuando ellos no están con este sistema.

¿Por qué hay curas que se mimetizan con los ricos?, pregunta el Padre Pierre.

-La Iglesia es para todos. Pero claro. Yo le digo que muchas veces un cura puede aburguesarse y quedarse muy tranquilo con ellos. Deja leerte esto (toma un libro): “Es valioso y permanente el pensamiento escuchado en una predicación. Una comunidad capitalista no tiene derecho a celebrar la misa, porque está creando un monstruo que no podrá ser absorbido por la comunidad”. El predicador se refería a ese capitalismo salvaje, duro e inhumano, que afecta y destruye tantos sectores del mundo. Eso tendría que decirle un cura del barrio alto a una persona que está haciendo este pecado, pero no mimetizarse con el poder. Yo le digo a usted ¿cree que algún cura que va a votar, se plantea que va a votar por el capitalismo salvaje? No. Yo no voto por dos razones: una porque creo que hubo una negociación y traición al pueblo –transición a la libertad, democracia y justicia “en la medida de lo posible”-, y lo que tenemos es la herencia de la dictadura cívico-militar; y la otra, es por el sistema económico. Si usted me pregunta, ¿por qué sufre el padre Eugenio? El cura Eugenio sufre por la iglesia momia. Por aquellos que hacen de su vida en la Iglesia una carrera para ganar puestos. Esa Iglesia que es indiferente ante el dolor de los pobres, me duele.

Qué le parece que la UDI defienda tanto los valores de la familia.

-Ellos se sienten dueños del país. Y si defienden los valores lo hacen interesadamente. Fíjese usted en Andrés Chadwick –también fue ministro en el régimen cesarista de Piñera-. Él estuvo con el golpe militar, entonces, qué me viene a hablar de familia un gallo que sabe que la dictadura, de la que él participó, destruyó familias, asesinando, desapareciendo gente. Entonces, no le creo nada.

¿Y cuándo Piñera y otros políticos de derecha nombran a Dios en sus discursos?

-Ya le dije. Están en pecado mortal. No estoy calificando personas, solo hechos. Los que están por el neoliberalismo salvaje, objetivamente, están por un pecado mortal. Y un católico no puede estar en un pecado mortal. En todos los tiempos, han existido los hipócritas, que por dentro son puros huesos podridos, pero por fuera muy pintaditos.

 

 

Deja una respuesta