“Vivir en democracia en el siglo XXI, no es gobernar con la Constitución de Augusto Pinochet”/Artilugio de 1980.

 

Evo Morales Ayma, Presidente del Estado Plurinacional República de Bolivia.

 El que miente es un falsario, capaz de torcer la verdad, de embrollarla, de corromperla, de perseguirla, etc. Los individuos que sobreviven inmoralmente, aborrecen la verdad y caen siempre en la cobardía de mentir. Con su reflexión al rubro señalado, el Presidente de la República de Bolivia, Evo Morales Ayma ha dicho la verdad, así lo reconoce, la mayoría marginada del Pueblo Chileno y la clase trabajadora. No así, la oligarquía empresarial farisea sofofa y sus tartufos, la caterva castrense y la taifa politicastra, todas corruptas, y, evidentemente los medios mediáticos mercuriales de información globalizado y las enajenantes y manipuladores encuestas financiadas por la sofofa.

En 1990, el inefable Patricio Aylwin Azócar, empezó a administrar el legado de la dictadura fascista cívico-militar, afirmando que lo hacían con “una libertad, una democracia y una justicia en la medida de lo posible”, y de acuerdo a la Constitución/artilugio de 1980. ¿Quién miente?, el presidente Morales Ayma, ¡no! Aunque le acechen con intrigas, y con venganzas, el presidente Morales Ayma ama la verdad, no la calla. Es un Ser Humano digno, honesto y consecuente.

La cobardía moral de la clase politicastra corrupta es de suya tan infame, que ninguna pena podría aumentar su vergüenza. La mayor de todas, la cobardía, por ejemplo, no cumplir con la promesa electoral de constituir una Asamblea Constituyente ciudadana para que el Pueblo Chileno soberanamente sancione la nueva Constitución. La clase politicastra calla, esconde la verdad para recoger las ventajas que le ofrece la oligarquía empresarial farisea sofofa por la complicidad con la mentira.

Como colofón reiteramos una Constitución verdadera debe ser soberanamente sancionada por el Pueblo chileno en el marco de lo que este entiende por democracia, “el gobierno del Pueblo y para el Pueblo”. La oligarquía empresarial farisea sofofa y su testaferra clase política corrupta, no tiene ninguna autoridad para organizar una Asamblea Constituyente e instaurar una nueva Constitución al gusto de los ocupantes de este país, el capital buitre foráneo.

Como colofón, le hacemos llegar nuestro saludo fraternal al presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, y les reiteramos que el presente es de lucha y el futuro es nuestro.

 

Prof. Moreno Peralta/IWA

Secretario Ejecutivo ADDHEE.ONG

 

Deja una respuesta