Descarga el artículo completo aquí en pdf

EL GENERAL LIBERTADOR BERNARDO OHIGGINS RIQUELME, PADRE DE LA PATRIA CHILENA, ESTADISTA CONSECUENTE, LEAL Y HONESTO. FUE TAN GRANDE EN DIGNIDAD, CORAJE, TALENTO Y NOBLEZA QUE NO SE HA APRECIADO AUN BIEN, NI POR SUS MÁS FERVIENTES HIJOS, SU HEROICA SERENIDAD, TRASCENDENCIA HISTORICA DE SU SINGULAR GRANDEZA: ¡NO EN VANO EVOCAMOS SU NOMBRE Y SU LEGADO!…

Cada 20 de agosto y cada día, los hijos bien nacidos, es decir, agradecidos, le recuerdan: el General Libertador vanguardia del Ejército de Los Andes. Después de la Batalla de Chacabuco se dirige a sus compatriotas: “El numen de la libertad, me restituye por fin al suelo patrio. Un patriota, digno, ejército, cuya sección primera tengo el honor de presidir, donde brilla, la lealtad, el orden, la disciplina y el denuedo, viene a sacarles de la esclavitud. Renazca entre ustedes el sagrado fuego de la libertad. Venguemos unidos los ultrajes, saqueos, latrocinios y padecimientos. Basta ya de  abatimiento vergonzoso. Arrojemos al grupo miserable de advenedizos que por años vulneran nuestro honor, detentan nuestros bienes e insultan con toda crueldad a todo chileno bien nacido que ame a su patria. Nuestra lucha nos ha enseñado a ser y a sostener este preciado don. Yo les juro liberarles o morir”. General Libertador Bernardo O’Higgins Riquelme.

Hoy, la presencia del espíritu libertario, republicano del General Libertador Bernardo O’Higgins Riquelme, está presente en la protesta social, popular del Pueblo Chileno, que  por casi cinco décadas  lucha por recuperar la patria enajenada transformada  en una  factoría/satrapía del imperialismo yanqui, por los colonos mentales de la oligarquía empresarial CMPC/Sofofa y su testaferra la clase burguesa politicastra/castrense corrupta.   A estos miserables apátridas nada les une y todo les separa del legado del héroe nacional de la Patria saqueada y desaparecida.

El genial poeta  del amor y la esperanza Pablo Neruda así recuerda al Padre de la Patria chilena: “Eres  Chile, hemos heredado tu firmeza, tu inalterable corazón callado. Estás hoy con nosotros, eres nuestro, Padre del Pueblo, inmutable soldado…”

Los historiadores oficiales – con mucho cuento y poca historia-, epígonos del sistema capitalista salvaje, colonos mentales, nada han escrito o dicho sobre la posesión del joven Bernardo O’Higgins Riquelme sobre la cacareada declaración de la Independencia del 18 de septiembre de 1810. Una Junta de aristócratas sin la presencia del Pueblo Chileno, exigía el término de la ocupación de España, “la madre patria” por las tropas de Napoleón Bonaparte y la libertad de su rey Felipe VII. Me pregunto, ¿y la ocupación de Chile por parte del Imperio español?. Lo más miserable de dicha declaración es que se comprometía a seguir  siendo  una colonia del imperio español. La historia oficial se repite como falacia y después como tragedia: Chile satrapía del imperio inglés y hasta nuestros días del imperialismo yanqui: “no se tiene un país grande, ni un gran país, cuando su destino se define en otro país”…

Para entender el legado del Padre de la Patria chilena General Libertador Bernardo O’Higgins Riquelme hay que estudiar su formación educacional en Chile, en un colegio franciscano con los hijos de los caciques del Pueblo Mapuche,  en Lima  en un colegio jesuita y en Londres como discípulo del genial General Precursor de la independencia del Continente Americano, Francisco de Miranda y Rodríguez. Maestro (a)- entiéndase como tal al formador del ser humano en general y de su  consciencia social en particular- y discípulo admiradores y fascinados por la lucha libertaria del Pueblo Mapuche, en especial de su genial Toqui Lautaro, crean   la Logia Lautarina, en Londres, después en Cádiz y más tarde en Latinoamérica, como instrumento fundamental en la lucha por la independencia de la Patria Continente América Latina y el Caribe.  Por el aporte a esta  lucha de liberación continental de la Compañía de Jesús tuvieron los jesuitas que pagar un alto precio en víctimas y finalmente con  la expulsión del Continente Americano, por parte del imperio español con la venia del Vaticano.

Asume el gobierno de Chile el Padre de la Patria con una clara política social, solidaria internacionalista con los Pueblos hermanos de la Patria Continente América Latina y el Caribe, y un odio de la  aristocracia/oligarquía terrateniente y citadina por su falta de apoyo a la declaración de la Junta  del 18 de septiembre de 1810 y de haber abolido los títulos de nobleza. Lo motejan de “ el huacho Riquelme”, porque su padre, el  Virrey del Perú sólo lo reconoció en sus últimos días de vida, porque el imperio español les prohibía a sus  súbditos y en especial a sus autoridades contraer algún compromiso social con los habitantes  de las colonias.

El exilio – “el pago de Chile”- del padre de la Patria fue  una victoria  para  la aristocracia / oligarquía terrateniente y citadina, quienes  poco antes de la Batalla de Chacabuco habían suscrito el “acta de la traición” pronunciándose  contra la Independencia de Chile: la historia se repite, primero como falacia y después como tragedia.

El 11 de septiembre de 1973, los militares fascistas traidores corruptos por orden del régimen de Estados Unidos y de su testaferra la oligarquía  empresarial, financiera-bancaria/agiotista, agrícola monopolista CMPC/sofofa y la clase politicastra castrense /corrupta bombardean el Palacio de la Moneda y asesinan al compañero Presidente Dr. Salvador Allende Gossens, – su comandante en jefe, según la Constitución de 1925-, destruyen el texto original de la verdadera declaración de la Independencia de Chile, del 12 de febrero de 1817, firmada por el Padre de la Patria Bernardo O’Higgins Riquelme, después del triunfo de la batalla de  Chacabuco. En el marco ”del más alto ejemplo de heroísmo conocido”, el compañero Presidente Dr. Salvador Allende Gossens cayó  asesinado precisamente bajo el cuadro que reproduce  el acto solemne de la proclamación de la verdadera Independencia de Chile el 12 de febrero de 1817. Evidentemente, en esto hay mucho más que un simbolismo casual.

Ninguna convergencia histórica parece más natural que una federación de Pueblos Latinoamericanos, disgregados hace siglos por la incomunicación  profesada por  los generales libertadores Simón Bolívar Palacios y Blanco, José de San Martin Matorras  y Bernardo O’Higgins Riquelme, extendida desde el Rio Bravo hasta la Antártida. Posibilidad histórica que merece convertirse en ideal común, pues son comunes a todos los Pueblos latinoamericanos, la esperanza de progreso y los peligros de vasallaje.  Hora es de repetir que,  si no se llegara a cumplir tal destino,  sería inevitable la colonización por el imperialismo estadounidense/yanqui.  Demostrada en su firme voluntad expresada  en su decisión  de  tutelar, explotar, y enajenar a los Pueblos de nuestra América Latina transformándolos, en factorías/satrapías contando con el  rastrero e incondicional apoyo  de los colonos mentales apátridas de la oligarquía empresarial sofofa y su testaferra la burguesía politicastra /castrense corrupta. Frente a estas fuerzas inmorales del pasado y del presente, la esperanza  de acercarnos a una firme solidaridad para emprender nuestro  gran desafío desenvolviendo la Justicia Social en  la Patria Continente América Latina y el Caribe legada por los padres de la patria  Generales Libertadores  Simón Bolívar Palacios y Blanco, José de San Martin Matorras, Bernardo O’Higgins Riquelme, etc.

Con esperanza y memoria. que más  temprano que tarde el Pueblo Chileno recuperara su libertad, su dignidad, su educación / cultura, su soberanía y su solidaridad en el marco del legado  del Padre de la Patria General Libertador Bernardo O’Higgins Riquelme, porque “la historia la hacen los pueblos dignos, libres, cultos, soberanos y solidarios” ….

Prof. Moreno Peralta / IWA

Secretario Ejecutivo Addhee. Ong

Lo subrayado/interpolado es nuestro,

Título del ensayo: “El general libertador Bernardo O’Higgins Riquelme Padre de la Patria chilena, estadista consecuente, leal y honesto. Fue tan grande en dignidad, talento, coraje y nobleza que no se ha apreciado a un bien, ni por sus más fervientes hijos, su heroica serenidad, trascendencia histórica de su singular grandeza.»

Estimados amigos asociados:

“Los pueblos sin memoria nada significan y nada valen. Hay que honrar a aquellos seres humanos que dieron sus vidas, su existencia por dar contenido, forma y perfil a nuestras nacionalidades…..” En el marco de ésta sabia y siempre presente reflexión del compañero Presidente de Chile Dr. Salvador Allende Gossens, que asumimos plenamente, permítannos algunas reflexiones sobre lo que entendemos por Patria y Pals. Los países son expresiones geográficas y los Estados son formas de equilibrio político. Una Patria es mucho más y es otra cosa: sincronismo de espíritu y de corazones, temple uniforme para el esfuerzo y homogénea disposición para el sacrificio, simultaneidad en la aspiración de la grandeza, en el pudor de la derrota y en el deseo de gloria. Cuando falta ésta comunidad de esperanza, no hay Patria, no puede haberla…

La Patria esta implícita en la solidaridad ciudadana de un pueblo libre, digno, culto y soberano que lucha haciendo futuro, y no en la confabulación de mercachifles oligarcas al servicio del capital buitre foráneo y sus taifas testaferras politicastras/ castrenses corruptas que medran , saquean, latrocinan y depredan a su sombra los bienes del pueblo. No basta con acumular riquezas para crear una Patria. Cartago no lo fue con sus minas de oro, industrias y empresas. Era un país rico, una factoría/satrapía. Se necesitan ideales y educación/cultura para que en él haya patria. Se conculca el valor de éste concepto cuando se lo aplica a países que carecen de unidad moral, con una indigencia educacional/cultural, en el que reina la corrupción y la impunidad, constituyendo solo factorías/ satrapías de mercachifles agiotistas apátridas…

La Patria tiene intermitencia, su unidad moral desaparece en épocas de envilecimiento, menoscabo, cuando se oscurece, priva, todo afán de educación/cultura y se enseñorean viles apetitos de mandar, imponer, regir y de enriquecimiento. Cuando no hay Patria no puede haber sentimiento colectivo de la nacionalidad, inconfundible con la mentira patriotera, chovinista castrenses politicastra explotada en todos los países ocupados, oprimidos por regímenes de facto. Una Nación no alcanza plena consciencia de sí misma ni puede dar a sus ciudadanos y a extranjeros una imagen de su ser, sino por medio de la educación y la cultura. Todo está dicho, pero como nadie hace caso, hay que volver a repetirlo…

Con esperanza y memoria, que más temprano que tarde recuperaremos la Patria Digna legada por el General Libertador Bernardo O’Higgins Riquelme, porque no hay ciudadano(a) libre sin Patria, ni Patria sin libertad y Justicia Plena.

Prof. Hugo Moreno Peralta /IWA Secretario Ejecutivo Addhee. Ong

Conferencias: El General Libertador Bernardo O´Higgins Riquelme, Padre de la Patria, presente hoy y siempre.

Columbia University, institute of Latin Amerikan Studies N.York. USA. Professores: Ing. Enrique Kirberg Baltiansky y Dr. Hugo Moreno Peralta. 20 de agosto de 1978.-

Universidad de Humboldt, Facultad de Filosofía, Berlín, Republica Democrática Alemana, 20 de Agosto 1977.

Universidad de Lomonosov, Moscú, URSS, 20 de agosto 1979 Universidad de Bucarest, Facultad de Filosofía, 20 de agosto de 1976.

Las fuerzas armadas de Chile, en particular, el ejército, y la “Pacificación de la Araucanía”, genocidio del Pueblo Mapuche y el general Manuel Baquedano Gonzáles del ejercito jamás vencido, la reserva (in)moral de la CMPC/SOFOFA.

Por Prof. José Bengoa Cabello/ Historiador y antropólogo/Addhee.Ong

En todos los procesos de cambio cultural se produce una batalla por la memoria. Mucho más en las Revoluciones Culturales. Lo que ocurre en nuestro país es algo cercano a ello. Vimos caer estatuas en todas partes del mundo. En una imagen surrealista los campesinos rusos miraban pasar en una barcaza una enorme efigie de Lenin rumbo al desguazadero. Se sacaban el sombrero. (Vergoupoulos). En Chiapas lo primero que hicieron fue tirar al suelo al Conquistador/Hernán Cortés. El Comandante en jefe del Ejército los ha acusado de anti patriotas. Habría que decir que el concepto mismo de Patria está en disputa. Los españoles cantaban:

Dicen que la Patria es

Un fusil y una bandera

Mi Patria son mis hermanos

Que están labrando la tierra

En lo personal adheriría a esa hermosa canción. No es la única condición de “patriota” la que tiene en su mente el Comandante. Hay muchas otras. Y sin duda la de él pertenece más al siglo diez y nueve que al veinte y uno.

El genocidio del Pueblo Mapuche

El general Manuel Baquedano González en el sur/Araucanía.

En la mitad del siglo diez y nueve se produjo un fuerte movimiento anti militarista en Chile que incluso llevó al cierre de la Escuela Militar. Los contingentes activos eran casi exclusivamente los del Ejército de la Frontera, acantonados de Concepción al sur, para guerrear con los mapuches. A partir de 1866, con Cornelio Saavedra al mando, se va a producir una guerra de exterminio contra ellos. Baquedano me aparece en la Historia del Pueblo Mapuche el año 1867, en ese verano maldito, comandando una de las huestes armadas que se internaban en el territorio cruzando el Bío Bío y llegando casi hasta lo que hoy es Temuco. Las entradas se hacían en el verano y consistían en quemar las sementeras de trigo para hambrear a la población mapuche, quemar las casas (Rukas), arrear con los animales (ahí están las cifras bastante grandes), y también arrear con mujeres y niños que muchas veces eran enviados al centro del país. Era una guerra del todo irregular y de pillaje. A algunos a veces no le iba tan bien. El famoso Pedro Lagos que se toma con chupilca del diablo mediante y corvos asesinos el Morro de Arica, fue derrotado por los mapuches en esa guerra y en esos años. Eso de jamás vencido señor Comandante, debía ser revisado.

EL GENERAL BAQUEDANO GONZALES Y LA GUERRA IMPERIALISTA DE 1879. RECORDEMOS UNA REFLEXION DEL GENERAL BERNARDO O´HIGGINS RIQUELME, “NO A LA GUERRA ENTRE HERMANOS, MENOS AUN ENTRE HERMANOS DE UN MISMO PAIS”. Chilenos y Mapuches son hermanos y deben construir unidos la Nación Chilena Mapuche, con iguales deberes y derechos”…

Como es bien sabido la Guerra del 79 no fue querida por la mayor parte de la población hasta los hechos de Iquique con Arturo Prat, que produjeron una enorme marea nacionalista. De ahí fue su importancia. El ejército se fue armando con nuevos contingentes y la mayor parte de los oficiales venía del sur. Como anécdota está el momento en que se sube a los buques la tropa en Valparaíso. El despelote fue máximo y demoraron más de una semana en hacerlo. Urrutias, Lagos, Barbosas, Saavedras y Baquedano estaba acostumbrados a esas guerras irregulares y sabían poco de estrategia y táctica, esto es de ejércitos de línea contra ejércitos también de línea.

Francisco Antonio Encina inapelable historiador conservador, nacionalista y patriota en el sentido del Comandante en Jefe, detalla esta guerra del modo más increíble. Vale la pena que lo lean. Señala que si no hubiese estado al mando de todo el ejército en la práctica un civil como Rafael Sotomayor, Ministro de Relaciones Exteriores, (Plaza Sotomayor de Valparaíso) la guerra se habría perdido irremediablemente. Muestra las peleas e intrigas en el alto mando que significaron serios reveses en las tropas chilenas invasoras. Los cambios en el mando se aceleraron y finalmente cuando ya se llegaba a Lima cayó en manos de Manuel Baquedano. Encina no lo trata demasiado bien.

Las tropas eran de miles de soldados. Baquedano Gonzales los tiraba al ataque con poca consideración de sus vidas siendo por tanto las bajas enormes. Había una idea oligárquica de la guerra en que la vida de los “rotos” no era un asunto demasiado importante. El desierto se llenó de cadáveres. Los heridos fueron tantos que en Chile se desarrolló la medicina ortopédica a raíz de esos casos. En el Museo de Historia de la Plaza de Armas hay fotografías de ex soldado sin brazos, piernas, etc…muy macabro.

El ejército peruano limeño, ya que no contaba con el apoyo ni de bolivianos ni arequipeños, se atrincheró en Chorrillos, zona de chacras en ese entonces en las afueras de Lima (hoy uno de sus barrios exclusivos de la oligarquía empresarial peruana y del turismo internacional), y Baquedano fue lanzando batallones de rotos al ataque, como olas, que así le llamaban. En un momento estuvo a punto de perder el campo, pero tenía refuerzos y hubo casos en que no siguieron sus órdenes para mejor. Todo eso lo cuenta Encina con extremo detalle y hay que reconocerlo, buena pluma. Las bajas eran enormes por ambos lados. El ejército peruano se rearma y organiza una última línea en Miraflores, y días después se produce esa batalla final. Lima se ve desprovista y Baquedano entra triunfante por sus hermosas calles.

Se repite la Historia. El método del saqueo/motín de guerra. Baquedano libera o licencia las tropas en la ciudad y éstas ebrias de triunfo, alcohol y racismo exacerbado, los cholos eran semejante a los mapuches, roban, rompen y todo lo que usted se puede imaginar. Hay algunos historiadores que niegan que ello haya ocurrido. Personalmente fui profesor en Lima y conocí en detalle testimonios inapelables de lo sucedido.

El botín de la guerra imperialista: ¡saqueos! Y el chovinismo patriotero de la oligarquía empresarial CMPC/Sofofa y su testaferra la clase burguesa, politicastra/castrense/corrupto.

En los días siguientes vino el robo oficial, el botín de guerra. En la Plaza de la Victoria de Valparaíso (sic) se puede observar hermosas estatuas, fuentes de agua y dos leones dormidos que provienen de la capital del Virreinato Peruano. El dibujante porteño de sobre nombre Lukas decía y dibujaba que cuando entre ellos pasaba un peruano lo saludaban. En Talca frente al regimiento, de nombre Lautaro para unir las cosas de las que estamos hablando, está una hermosa estatua alada que en el terremoto del 27F al parecer quiso volar hacia el Perú y no pudo, se cayó y rompió. La han reconstruido como símbolo de la ciudad. Mal símbolo me parece ya que es fruto de un robo.

El saqueo cultural al hermano Pueblo Peruano.

Entraron a la Biblioteca Nacional del Perú, con la ayuda de expertos que viajaron especialmente, y a la hermosa Biblioteca de don Ricardo Palma y se robaron todo lo que pudieron. En estos años hicimos una campaña que finalmente logró devolver parte de esos escritos al Perú, lo que es importante.

El General Manuel Baquedano González un “héroe”.

Baquedano regresa a Chile, llega a Valparaíso, toman el tren, y es recibido en Santiago como un héroe. No era para menos. Manda a Urrutia y otros de sus generales con tropa abundante, material de guerra moderno, hacia el sur.[1] No descansan. Llegan llenos del vigor del triunfo a Talcahuano, se suben a un tren hasta Angol y de ahí se internan en la Araucanía. A la tropa además se le ofrece tierra, obviamente la de los mapuches. En este caso no mandaba el Ministro de Exteriores sino el del Interior Manuel Recabarren. Son bien financiados por los terratenientes ricos del sector, Bunster y compañía, y van a tratar de construir lo que llamaron la “línea del Cautín”. Fundan fuertes y a uno le llaman Victoria hasta el día de hoy, otro se llamaría Aníbal Pinto (hoy Lautaro) y así llegan hasta construir el Fuerte Temuco. Los mapuches se organizan y el 8 de Noviembre de 1881 atacan todos los fuertes, pero la diferencia en armas hacía imposible la tarea.

Baquedano desaparece de la Historia “oficial”[2], por lo menos de mi Historia, y está en su casa cuando el Presidente Balmaceda es atacado por los congresistas que arman un enorme ejército en el norte y desembarcan en Quintero. Se produce la batalla de Con Con y luego la derrota de Placilla. Los generales Balmacedistas leales al Presidente, y a su juramento, van a ser nuestros conocidos décadas antes en el sur. Orozimbo Barbosa de joven era el jefe de Toltén por ejemplo. Y muere peleando en Placilla. Baquedano se declara neutral. Por ello es llamado el día de gran derrota a tomar el poder lo que hace durante unas horas para detener el saqueo de Santiago. Lo que allí ocurre está muy documentado por los historiadores tradicionales/oficiales.

REFLEXIÓN

El General Baquedano González representa una multitud de símbolos. No es necesario saber de esta Historia para comprenderlo. Esa Plaza, llamada también Plaza Italia – Plaza de la Dignidad Gabriela Mistral, por el Movimiento Social 18 de Octubre-, divide desde décadas a Santiago. Para arriba los ricos/de la oligarquía empresarial, financiera-bancaria, agiotista, agrícola monopolista, para abajo los marginados. La estatua domina esa división y eso no es menor. Arriba de su caballo observa el modo cómo se dividió esta sociedad durante casi un siglo.

En la década del sesenta Domingo Faustino Sarmiento era lanzado al Mapocho, su busto estaba frente a la Escuela de Derecho. Y la razón era y es que fue quizá uno de los “autores intelectuales” de esta forma de dominación y de esta concepción territorial, fusilera, militarista, patriotera, mono temática de la Patria.

La estatua del General Manuel Baquedano González al Parque  “Araucano” junto a otra del dictador Pinochet Ugarte.

Dicen que la estatua se va a Américo Vespucio arriba, a la Escuela Militar. Sería increíble. La clase alta chilena, descendiente de la oligarquía agrícola citadina, desde que ha sido atacada políticamente, primero con los frentes populares y luego con la Reforma Agraria se ha ido atrincherando en los “faldeos cordilleranos”. Durante las dos décadas de la dictadura cívico militar se extremó ese auto arrinconamiento. Cada día más cerca de la cota mil. Ahí viven, estudian, rezan, carretean y se van por Vespucio directo al aeropuerto o sus playas. No sería raro que se llevaran sus estatuas también, y junto con la estatua de Pinochet. Hay jóvenes de Las Condes y Apoquindo que no conocen la Plaza de Armas. Baquedano los protegerá desde su cabalgadura junto con el dictador Pinochet. El dictador de marras afirmo, “rechazamos construir un país de proletarios. Construiremos un país de empresarios”, y de narcotraficantes.

[1] Si alguno se interesa. He tenido la paciencia de leer los diarios de esos días y las expresiones de racismo más insólitas. Decía por ejemplo el Diario El Ferrocarril algo así, que con las mismas armas que le arrebatamos a los “peruanos” vamos a liquidar a los indios araucanos del sur. El Mercurio de Valparaíso arengaba por la guerra final en el norte y el sur.

[2] Lo van a lanzar como candidato a la Presidencia, pero se dice que no tenía muchas luces así que no prospera la candidatura y gana Santa María.

 Lo subrayado e interpolado es nuestro.

Ver publicaciones anteriores