II Congreso Internacional sobre el español de América latina.

Universidad nacional Autónoma de México, DF.

Origen y desarrollo del idioma español de América Latina

Prof. Hugo Moreno Peralta/IWA.

IWA. Este sello señala que el Prof. 

Dr/Promoviert-habilitiert es miembro de la Asociación Internacional de escritores de Estados Unidos.

Prolegómenos.

“El lenguaje es el arte de mayor amplitud y solidez que conocemos, es la obra gigantesca y anónima de incontables generaciones”.

“El ser humano se posee en la medida que posee su idioma”.

El idioma para mí es un producto del espíritu humano y tiene por esto que ser comprendido en toda la integridad de su problema.

Hace más de mil años que un monje del monasterio de San Millán de la Cogolla, de la Rioja provincia de Logroño, hizo anotaciones aclaratorias al margen de ciertos textos religiosos escritos en latín, para que los lectores que no tuvieran un conocimiento muy profundo del lenguaje religioso los pudiesen entender.  Para los no muy versados en el latín, junto al texto en este idioma el monje escribió el equivalente en romance que se hablaba en esa época en la Rioja. Estas anotaciones hechas también en romance se conocen como las glosas de Silenses.

Pues bien, las glosas Emilianenses como las Silenses vienen a ser algo así como las expresiones más primitivas literarias de nuestro idioma que se conocen.

El idioma es el más significativo de todos los descubrimientos del ser humano. De hecho, es mediante el aprendizaje y el uso del lenguaje como el niño logra crear, en el campo del pensamiento abstracto  y reflexivo. El lenguaje le permite el ser humano cerrar los ojos, abstraerse de lo que le rodea, y pensar, meditar, reflexionar por medio de símbolos lingüísticos que se llaman palabras, es por medio de estos símbolos que podemos revivir los hechos históricos del pasado en nuestra imaginación y hacer predicciones sobre el futuro. Lo más importante es que, por medio de estos símbolos se transmite la cultura de una generación a otra.

La mentalidad, modo de pensar que caracteriza a una persona, a un pueblo  o a una generación y la cultura son el resultado del uso de los símbolos lingüísticos en el proceso histórico social. En este proceso el ser humano adquiere conciencia de su propia existencia, vive y sabe que vive adquiere conciencia de cómo es ese ser que define y le identifica.

Mediante el uso eficaz del idioma se mejora la inteligencia humana gracias a la estrecha relación entre el pensamiento y el lenguaje, ambos se complementan.

Yo creo que piensan bien quienes pueden expresarse bien, y lo contrario piensan mal quienes no pueden expresarse con claridad su pensamiento. Mientras más rico sea el vocabulario que tenga una persona y mientras más precisión adquiera en el uso de este vocabulario, mayor será su inteligencia y más claro su pensamiento.

El idioma autóctono es el instrumento ideal que le permite al ser humano expresar sus sentimientos más profundos.

La vida de una nación, su historia – “la que hacen los pueblos” -, están estrechamente relacionadas con el uso de su idioma, los fenómenos sociales renuevan el vocabulario y junto con los modismos afectan a la gramática. Por esto creo, que afirmar que el castellano de ayer es el español de Latinoamérica es más que una exageración, es un escamoteo a la historia, es un craso cinismo.

Siendo el idioma un instrumento de comunicación al servicio de un pueblo, si cambian los sentimientos, las necesidades del pueblo cambian y van a ver cambios lingüísticos.

Una de mis grandes aspiraciones que siempre he tenido como educador es que se mejore y se establezca una política lingüística científica y cultural en la enseñanza del idioma español de Europa y en los Estados Unidos de Norteamérica.

Es sabido que en Europa y los Estados Unidos la enseñanza del español es un negocio – un medio de consumo por y para el lucro –, antes que la ciencia y la cultura. Academias privadas se valen de individuos que tratan de dar clases de español para sobrevivir. Estos, a su vez, se valen de contadas palabras, mal aplicadas y peor dichas.

En algunas universidades en los Estados Unidos y de  Europa se contratan por parte de los departamentos de lingüística a docentes nacionales para enseñar, formar a los futuros docente de español. Muchos de estos docentes ni si quiera hablan bien el idioma y hacen sus clases en su lengua materna. Los argumentos usados para justificar estas contrataciones: la cesantía y otros son intolerables. No quiero luchar .por ningún perfeccionismo ni menos de aquel donde el que habla o escribe tiene a gala de ser correcto pero no inteligible. Una cosa es luchar por la pureza del idioma y otra es hacerlo tan de nadie que se nos vuelva desangelado  y frio.

A continuación vamos a viajar por la historia de lo que se llamó ayer castellano y que hoy se llama español, especialmente el periodo de formación para establecer la relación intima que existe entre un pueblo y su idioma. Además de precisar el desarrollo del español de América Latina. Espero que este ensayo ayude en alguna medida a terminar con el marasmo a que se le somete al idioma español por parte de la clase política de la España monárquica profunda franquista y algunos docentes.

El idioma español de América Latina.

  1. La edad antigua.
    1-1. La lengua bereber.
    1-2. Los iberos: ligures y turdetanos.
    1-3. Los celtas, los fenicios, los griegos, los hebreos, los cartagineses y los romanos.}
  2. La edad media.
    2.1 los germanos: los visigodos.
    2.2 Los árabes.
    2.3 Los francos: los almohades y almorávides.
  3. El castellano.
    3.1 El latín antiguo.
    El latín clásico.
    El latín vulgar.
    Las lenguas romances.
    3.2 El Sanscrito.
    3.3 Neologismos y barbarismos:
    Anglicismos.
    Italianismos.
    Galicismos.
    3.4 El vasco y el provenzal.
  4. El español de Latinoamérica.
    4.1 las lenguas autóctonas.
    4.2 El castellano en América Latina.
    4.3 El misoneísmo de la clase política española.
    4.4 El español de los Estados Unidos y en Puerto Rico
    4.5 A propósito del sórdido descubrimiento.

Los colonialistas españoles, aventureros y mercenarios que vinieron al continente en busca de riquezas pertenecían a las siguientes regiones de España: País vascos, Andalucía, Extremadura, Cataluña, etc. Después de vencer a los pueblos indígenas a sangre y fuego – con la excepción del Pueblo Mapuche – los invasores pusilánimes destruyeron las culturas indígenas: de los Mayas, de los Aztecas, de los Incas, etc., y trataron de imponer su religión y su lengua castellana. Esta última hablada por la inefable soldadesca inculta, de manera imperfecta, a lo cual se debe su corrupción y posterior desaparición. Este idioma, el antiguo castellano, servía para rezar y para estudiar teología. Las clases oligarcas empresariales agrícolas latifundistas que rigen hoy en los países latinoamericanos en su mayoría se empeñan en mantenerlos atados a este yugo insensato y estúpido, pero los Pueblos Latinoamericanos rechazan esta herencia esclavista, vaticanista e inefable. Los idiomas indígenas prestaron un rico e importante aporte  con numerosas palabras que designan nombre de animales, plantas, objetos, frutas, nombre de pueblos y lugares geográficos etc., incorporados al léxico español.

La clase política española y sus epígonos incondicionales del antiguo castellano consideran la gramática y el diccionario de la Academia de la Lengua Española, como las reglas infalibles del idioma que ellos hablan  y tratan de imponer. Este carácter oficial del libro y no el libro mismo es lo que rechazo. Siempre el incluir palabras latinoamericanas se transforma en una discusión bizantina. Esto último igual que el aceptar sólo voces selectas y anticientíficas, y  lo peor aún, convierten a los libros antes citados en catecismos.

Como una aclaración al estilo que uso al escribir, quiero enfatizar que soy de la opinión  que cada ser humano escribe como piensa y vive. Cuando yo escribo defiendo mis idea, mis convicciones, en resumen, cuando escribió doy sentido y contenido a mi vida. Pero hoy el sistema capitalista salvaje determinista impone una doble moral enajenante agresiva e inquisidora, que los miserables esgrimen y los cobardes oportunistas e inconscientes acatan, cuando hay que llamar a las cosas por su nombre.

¿Cómo no se avergüenza la monarquía franquista de la España profunda su clase burguesa, politicastra al hablar del V centenario del “descubrimiento” de América?. Con que desfachatez preparan su programa de la epopeya de la cruz y la espada, del genocidio de pueblos indígenas y destrucción de sus culturas.

En menos de un siglo; La población indígena de medio México el invasor colonialista español la redujo en un 90% y la del Perú Inca en un 95%. El sacerdote Bartolomé de las Casas, estimó que entre 1495 y 1503, más de tres millones de indígenas – indio es un nombre equivocado que carece todo fundamento étnico que tiene un sentido de discriminación racial  que impusieron los españoles -, habían desaparecido en las islas del Caribe, asesinados o exterminados en el trabajo de las minas u otro de parecida dureza. La riqueza de España durante la colonización la constituyeron: el comercio de esclavos negros de África, el pillaje y la extracción de metales preciosos.

Para    Colon sus seguidores y sus antecesores, admiradores del becerro de otro, este metal fue y es la mejor cosa del mundo, pues puede incluso enviar almas al paraíso. Esta empresa de Colon costó relativamente barata a la monarquía española más o menos unos 15 kilos de oro, menos de 30 millones de pesetas hoy. El éxito de la inversión está a la vista , hasta 1660, habían llegado a la Casa de Contratación de Sevilla cerca de 200 toneladas de oro , más de un 20% del que existía en el mundo europeo de ese entonces, sin contar con la plata, cuya cantidad ascendió  a más de 100 veces la del oro. Con estas suma fabulosa hoy podrían los países latinoamericanos pagar su deuda externa, ¿Qué hizo con esta riqueza la monarquía española?. Concupiscente sibarita oligarquía con  mentalidad feudal se la farrearon, la despilfarraron, que tanto dolor y miseria costó a los Pueblos Indígenas de Latinoamérica. Más de algún organizador de este congreso internacional sobre el español de Latinoamérica, más de un purista de nuestro idioma de esos tipos cursis y siúticos, que acatan todo lo viejo aunque sea mediocre y rechazan todo lo nuevo aunque sea bueno, protestara y dirá: ¿qué tiene que ver la crítica de este señor con el origen y desarrollo del idioma español de Latinoamérica y el congreso?. Frente a la miseria material y espiritual que enfrentan las gentes en el marco del sistema capitalista salvaje, la enajenación, la maldita guerra, los militares y políticos corruptos, los dictadores fascistas, la violencia, el terror, etc. yo creo que debemos de optar por la lucha de  liberación del ser humano. Yo no estoy en contra del objetivismo banal y absurdo, del perfeccionismo y del aislamiento egoísta de la complacencia narcisista. Hay que  buscar la verdad para lograr nuestro objetivo, hay que dudar y ser críticos. La búsqueda vale más que el conocimiento, que es lo ya sabido, por lo tanto encontrado. Buscar es sinónimo de movilidad permanente y nunca de quietud.

Como es posible que perdamos tiempo en analizar exquisiteces como: la variedad segmental y la estructura métrica, terminología de los loros y puercos en la República Dominicana, el mantenimiento del español en Miami ,etc., o llevar a cabo coloquios , congresos, seminarios sobre el quinto centenario del “descubrimiento del Continente Americano” sin definir el significado de tan fatídica e infausta fecha.

Comparto la opinión del profesor Mexicano Fernando Benítez que condeno oportuna y valientemente la conquista española y la taifa hispanista que consideran a Hernán Cortés el padre heroico de la Nación Mexicana. Como era de esperan un paniaguado de los Estados Unidos salió en defensa del amo, molesto porque el profesor Benites ser refirió en la condena antes citada a la situación colonial de Puerto Rico.

Dice el profesor Benítez, premio nacional de antropología: “preguntarnos por Cortez equivale a preguntarles a los Puertorriqueños que piensan de Estados Unidos”. El sumiso/paniaguado servidor del imperio le contesto: “el profesor Benítez no sabe que a los puertorriqueños se les hace cada 4 años esta pregunta por medio de elecciones tradicionalmente honestas, ni que esta respuesta casi unánime es favorable a su relación con lo Estados Unidos”. Hipócritamente no preciso que tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico vota un 36% del padrón electoral.

Claro cinismo de un individuo de mentalidad simple, ramplona y rastrera. ¿Cómo es posible que se haya empezado por celebrar el quinto centenario del “descubrimiento”  sin comenzar por una condena contra el sistema colonial que oprime y enajena al Pueblo de Puerto Rico?. Más aún: hoy cuando el régimen de los Estados Unidos y su clase politicastra afirman que la integración total de este país a los Estados Unidos podría resolver la situación de inferioridad, que a través de la historia ha sido sometida la patria de Pedro Albizu Campos. Frente al misoneísmo de clase gobernante española y sus paniaguados aliados en  Latinoamérica –  “la Madre Patria” – frente a la imposición del “descubrimiento del Continente Americano”, a los latinoamericanos que nos sentimos orgullosos y representados por el General Libertador Simón Bolívar Palacios y Blanco, el maestro Libertador José Martí Pérez, etc. Nos corresponde llevar a cabo una acción pacificadora, despertara y desalienante, que sacuda las voluntades y saque a todas las gentes progresistas que aman a nuestra América morena y se sienten identificada con ella, del marasmo.

No criticar, no juzgar y no condenar la conquista y la colonización española seria fomentar la impunidad y convertirse  de algún modo en cómplice de las bellaquerías de Cortez, Pizarro, Almagro, Valdivia, etc., aventureros mezquinos ignorantes crueles y arribistas.

Para muchos, Latinoamérica tiene dos limites concretos: por el Norte, el Rio Grande y por el Sur, las tierras Antárticas, nada más falso. En los Estados Unidos sobreviven más de 15 millones de Latinoamericanos sometidos al más brutal proceso de aculturación o transculturación. Estos seres humanos se sienten muy apegados a su lengua madre, a sus tradiciones a su cultura en un medio hostil y sin ninguna posibilidad de ser incorporados a la sociedad. Viven apiñados en guetos donde luchan y tratan de conservar su lengua materna, instalan radios, editan diarios y revistas, escritos con tinta cuyo color es igual al de su sangre. La sociedad  consumista racista de los Estados Unidos no quiere aceptar la existencia real de estos seres humanos, sólo acepta la asimilación de este grupo social que significa una pérdida de su identidad. ¿Quién se preocupa por ellos en España o en Latinoamérica?.

Los sistemas totalitarios, las dictaduras fascista cívico/militar, tiene necesidad de ciervos individuos sumisos, rastreros, no de personas libre. Estos sistemas inhumanos los masifican, los unifican, los uniforman enajenan para quitarles lo que les hace diferente. No permitamos que sea este el futuro del ser humano de nuestra Latinoamérica, de nuestro Continente Americano. Empecemos por preocuparnos de escribir la historia nuestro continente la que hacen los pueblos, la verdadera historia desde la época precolombina, la de los Mayas, de los Aztecas, de los Mapuches, de los Quechuas, de los Aymara , desde los  Guaraníes, de Cuauhtemoc, de Lautaro, de Tupac Amaru, de los talentosos Incas, etc. Reivindiquemos nuestras culturas indígenas y su historia. Reconozcamos que el maestro Libertador Lic. José Martí Pérez tenía toda la razón al afirmar “Que  nuestro Continente Americano sólo empezará a caminar cuando camine el indígena”. El maestro Martí Pérez, además afirmó “la vida del indígena ante la llegada del colonialista español era un lirio y éste la destruyo”. Hoy en vez de proteger y respetar nuestros indígenas en nuestro continente, se intensifica el despojo de sus tierras y destrucción de su cultura. A estas seres humanos, a las oligarquías empresariales agrícolas citadinas que han regido los destinos de Latinoamérica les han dejado fuera de su historia oficial. Para la clase empresarial  oligarca terrateniente el indio, nombre dado por el colonialista, es indigno de su pasado glorioso europeo.

Con respecto a nuestras lenguas indígenas y nuestro idioma español, preocupémonos de su gramática y diccionarios. Los publicados hasta hoy son esbozos más bien que otra cosa. Solo estudian una categoría determinada de palabras, las que han llamado la atención del lingüista. Con frecuencia se dejan a un lado, quizás por enormidad de la empresa, la fauna, flora, etc. es urgente clasificar los latino americanismos por países y hacer un mapa del idioma español de Latinoamérica.

Una de las maravillas del lengua es perpetúa el cambio histórico que apenas se llega a percibir, el que lo que está viviendo. Vivimos en una época que nos desafía, porque nos exige estar allí donde lucha el ser humano por la construcción de un orden social, justo y digno. La esperanza es algo bueno y no muere jamás. Sin memoria histórica no hay pasado, presente ni futuro.

«Ni el escritor, ni el artista, ni el sabio, ni el estudiante, pueden cumplir su misión de ensanchar las fronteras del espíritu, si sobre ellos pesa la amenaza de las fuerzas armadas, del Estado gendarme, que pretende dirigirles.

«El trabajador manual y el trabajador intelectual no pueden permanecer indiferentes a la suerte del Pueblo Chileno y al Derecho que éste tiene de expresar sus anhelos. América latina, su historia no representa sino la lucha pasada y presente de un mundo que busca en la libertad el triunfo del espíritu. Lo que hace el poeta por su pueblo, es lo que hace el alma por el cuerpo…»

Nuestro siglo no puede rebajarse de la libertad -plena lo subrayado es nuestro-, a la servidumbre se sirve mejor al campesino, al indígena, al trabajador, a la mujer y al estudiante enseñándoles a ser libre, porque se les respeta su dignidad…»

PS: Tradujo el presente ensayo al idioma Alemán, Francés e Inglés la Señora Gerda Böttcher, subdirectora fundación Cesal eV Berlín/DDR

 

Ver publicaciones anteriores