CUMBRE DE GUERRA DE LA OTAN EN WASHINGTON. El occidente USA/UE/OTAN: ¡Sí quieres la paz, prepárate para la maldita guerra nuclear!

Por Medea Benjamin y Nicolas JS Davies /ADDHEE.ONG/Lucha internacionalista/ El Salto/ Prensa Mare Argentina/ Xinhua, Other News, Sputnik, RT, Publico.es,  La Jornada de México, Red latina sin fronteras.Sur, ACHEI, Utopía, Argentina Indymedia:

“La OTAN es la alianza militar más peligrosa de la historia de la humanidad”. Para que conquistemos una paz duradera la OTAN debería tomar la misma decisión que tomó el Pacto de Varsovia en 1991, es decir disolverse.

Después de las catastróficas e ilegales invasiones de la OTAN a Yugoslavia, Libia y Afganistán, el 9 de julio La OTAN planea invadir Washington, DC. La buena noticia es que sólo planea ocupar Washington durante tres días.

Los británicos no quemarán el Capitolio de los Estados Unidos como lo hicieron en 1814, y los alemanes siguen fingiendo dócilmente que no saben quien hizo estallar el gaseoducto Nord Stream. Así que espere fotografías sonrientes y una orgía de felicitaciones mutuas.

La detalles de la agenda de la OTAN para la cumbre de Washington se reveló en una reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la OTAN celebrada en Praga a finales de mayo.

La OTAN arrastrará a sus miembros a la Guerra Fría de Estados Unidos con China acusándola de suministrar tecnología de armas de doble uso a Rusia, y dará a conocer nuevas iniciativas de la OTAN para gastar el dinero de los impuestos estadounidenses en un misterioso “muro de drones” en los países bálticos y en un costoso»sistema integrado de defensa aérea» en toda Europa.

Pero la característica principal de la cumbre será una muestra superficial de unidad para tratar de convencer al mundo que la OTAN y Ucrania pueden derrotar a Rusia y que negociar con Rusia equivaldría a rendirse.

A primera vista, eso debería ser difícil de vender. En lo único en lo que están de acuerdo la mayoría de los estadounidenses sobre la guerra en Ucrania es en apoyar una paz negociada. Cuando en noviembre de 2023,  The Economist preguntó: “¿Apoyaría o se opondría a que Ucrania y Rusia acuerden un alto el fuego ahora?” El 68 por ciento dijo “apoyo” y sólo el 8 por ciento dijo “en contra”, mientras que el 24 por ciento dijo que no estaba seguro.

Sin embargo, el presidente estadounidense Joe Biden y los líderes de la OTAN siguen buscando diferentes formas de intensificar la guerra rechazando repetidamente las negociaciones de paz, incluso cuando sus planes de guerra fallidos dejar a Ucrania en una posición negociadora cada vez peor. El objetivo de esta estrategia es que a Ucrania sólo se le permitirá negociar con Rusia una vez que se enfrente a una derrota total y no le quede nada con qué negociar, exactamente la rendición que la OTAN dice que quiere evitar.

Como han señalado muchos países en Asamblea General de las Naciones Unidas, el rechazo de Estados Unidos y la OTAN a la negociación y la diplomacia a favor de una guerra larga que esperan que eventualmente “debilite” a Rusia es una violación flagrante del “Solución Pacífica de Disputas” al que todos los miembros de la ONU están legalmente comprometidos bajo Capítulo VI de la Carta de la ONU.  El correspondiente artículo 33 dice (1):

“Las partes en cualquier controversia cuya continuación pueda poner en peligro el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales deberán, en primer lugar, buscar una solución mediante negociación, investigación, mediación, conciliación, arbitraje, arreglo judicial y recurso a organismos regionales. o arreglos u otros medios pacíficos de su propia elección”.

Pero los líderes de la OTAN no van a Washington para resolver cómo pueden cumplir con sus obligaciones internacionales y negociar la paz en Ucrania. Por lo contrario. En una reunión de junio en preparación para la cumbre, los ministros de defensa de la OTAN aprobaron un plan para poner el apoyo militar de la OTAN a Ucrania “en un nivel pie más firme en los años que vendrán.»

El centro de esta actividad militar tendrá sede en una base militar estadounidense en Wiesbaden, Alemania, y contará con casi 700 empleados. Se ha descrito como una ”demostración” del respaldo de la OTAN a Ucrania, en caso de que el expresidente Donald Trump gane las elecciones e intente reducir el apoyo de Estados Unidos.

En la cumbre de Washington , el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, quiere que los líderes de la OTAN se comprometan a proporcionar a Ucrania equipos por valor de 43 millones de dólares cada año, de forma indefinida.

Haciéndose eco del pensamiento de George Orwell “que la guerra es paz”, Stoltenberg dijo: “La paradoja es que cuanto más planeemos y más nos comprometamos [a la guerra], más pronto Ucrania podrá tener la paz”.

La cumbre también discutirá cómo acercar a Ucrania a la membresía de la OTAN, una medida que garantiza que la guerra continuará, ya que la neutralidad de Ucrania es el principal objetivo de Rusia en esta guerra por encargo de EEUU.

Ian Davis del Comité de Vigilancia de la OTAN ha reportado con razón que la retórica de la OTAN son  los  mismas trasnochados argumentos que escuchó durante 20 años de guerra en Afganistán: “Los talibanes (ahora Rusia) no pueden ganarnos”. Pero esta vaga esperanza de que la otra parte finalmente se rinda no es una estrategia.

No hay pruebas que Ucrania vaya a ser diferente de Afganistán. Estados Unidos y la OTAN parten de las mismas suposiciones, lo que conducirá al mismo resultado. El supuesto subyacente es que el mayor PIB de la OTAN, los presupuestos militares extravagantes y el fetiche por la costosa tecnología armamentista deben de alguna manera, mágicamente, llevar a Ucrania a la victoria sobre Rusia.

Cuando Estados Unidos y la OTAN finalmente admitieron la derrota en Afganistán, fueron los afganos quienes pagaron con sangre la locura de Occidente, mientras que la maquinaria de guerra de Estados Unidos y la OTAN simplemente pasó a su siguiente “desafío”, sin aprender nada y sacando provecho político de su negación abyecta.

Menos de tres años después de la derrota en Afganistán, el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, recientemente ha dicho que la OTAN es “la alianza más poderosa y exitosa de la historia”. Es una insidiosa señal  para aquella mayoría de ucranianos que ahora se muestran renuentes a desperdiciar sus vidas en el  contenedor de basura que es la OTAN.

En un artículo bajo el título “La nueva teoría de la victoria ucraniana es la misma que otras antiguas teorías”, Mark Episkopos del Instituto Quincy escribió: “la planificación occidental sigue siendo estratégicamente atrasada. Ayudar a Kiev se ha convertido en un fin en sí mismo, divorciado de una estrategia coherente para poner fin a la guerra”.

Episkopos concluye que “la clave para ejercer la influencia de Occidente de manera efectiva es abandonar finalmente un marco supuestamente victorioso que en realidad es de suma cero…”

Añadiríamos que la guerra se trata de una trampa tendida por Estados Unidos y el Reino Unido, no sólo para Ucrania, sino también para sus aliados de la OTAN. Al negarse a apoyar a Ucrania en la mesa de negociaciones en abril de 2022 y, en cambio, exigir este supuesto de victoria “de suma cero” como condición para el apoyo de la OTAN, Estados Unidos y el Reino Unido escalaron lo que podría haber sido una guerra muy corta a una guerra prolongada, y que potencialmente puede llegar a ser una guerra nuclear entre la OTAN y Rusia.

Líderes y diplomáticos turcos se han quejado sobre cómo sus aliados estadounidenses y británicos socavaron el proceso de paz de Estambul, mientras Francia, Italia y Alemania dudaron durante uno o dos meses pero finalmente se sumaron al campo de la guerra.

Cuando los líderes de la OTAN se reúnan en Washington, ¿qué deberían hacer, además de averiguar cómo cumplir con las Artículo 33 (1) de la Carta de las Naciones Unidas? ¿Serán capaces de llevar a cabo una revisión lúcida de cómo la OTAN – que dice ser una fuerza para la paz- sigue intensificando guerras imposibles de ganar, dejando de pasos a países en ruinas?

La cuestión fundamental es si la OTAN podrá ser alguna vez una fuerza para la paz o seguirá siendo una extensión peligrosa y servil de la maquinaria de guerra estadounidense.

Creemos que la OTAN es un anacronismo en el mundo multipolar de hoy: una alianza militar agresiva y expansionista cuya miopía institucional nos está  condenando a todos a una guerra sin fin y a una posible aniquilación nuclear.

Que la OTAN es una fuerza para la paz es una mentira que clama a dios, en realidad esta organización debería llamarse “la alianza militar más peligrosa de la historia de la humanidad”. Para que conquistemos una paz duradera  la OTAN debería tomar la misma decisión que tomó el Pacto de Varsovia en 1991, es decir disolverse. 

Rusia sigue con máxima atención cumbre de OTAN en Washington

Las naciones que integran la OTAN han invertido unos 43.000 millones de dólares anuales en asistencia a Ucrania desde que Moscú desplegó la operación militar especial para proteger a la población de origen ruso del Donbás. Foto: EFE

La OTAN ha declarado abiertamente que Rusia es su enemigo y hay que asestarle una derrota estratégica en el campo de batalla.

El portavoz de la Presidencia de Rusia, Dmitri Peskov, manifestó que el Kremlin sigue con máxima atención el desarrollo de la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que inició este martes en la capital estadounidense, Washington.

Durante su habitual rueda de prensa, Peskov enfatizó que Moscú estará atenta al desarrollo de la reunión (que coincide con el aniversario 75 del bloque militar), pues «ustedes saben que es una alianza que considera a Rusia un enemigo, un adversario», subrayó.

Añadió que en su euforia belicista, la OTAN «ha declarado abiertamente el objetivo de asestar a Rusia una derrota estratégica en el campo de batalla». Recordó que «participa directamente en el conflicto ucraniano del lado de Ucrania», por lo que su país seguirá atentamente «la retórica que se emplee, las negociaciones, las decisiones que se adopten y se pongan en papel».

En particular, Rusia seguiría en detalle asuntos como la transferencia a Ucrania de cazas F-16, sistemas antiaéreos y las declaraciones sobre el uso por Kiev de misiles occidentales.

La Cumbre, que concluye el jueves, está centrada en el apoyo militar de la OTAN a Ucrania para crear una cabeza de playa contra Rusia, violando compromisos hechos por líderes occidentales a finales del siglo XX de que su maquinaria de guerra no se expandiría hacia el este.

Días atrás, el secretario general saliente de la OTAN, Jens Stoltenberg, declaró que las naciones que la integran han invertido unos 43.000 millones de dólares anuales en asistencia a Ucrania desde que Moscú desplegó en febrero de 2022 la operación militar especial para proteger a la población de origen ruso del Donbás y desnazificar-desmilitarizar a Kiev.

Ante la Cumbre, Stoltenberg dijo que el mayor riesgo que enfrenta la alianza es que Rusia gane en el campo de batalla. No podemos permitir que eso ocurra -refirió- pues «no solo envalentonaría al presidente (ruso Vladimir) Putin, sino también a otros líderes autoritarios de Irán, Corea del Norte y China», añadió en tono insolente.

El secretario de Estado de los EE.UU., Antony Blinken, anunció este miércoles que la transferencia de cazas F-16 a Ucrania concluirá este verano. Más temprano, la Casa Blanca difundió un comunicado conjunto de los líderes de Dinamarca, Países Bajos y los EE.UU., quienes refirieron que suministrarán escuadrones completos de F-16 a Urania.

Meses atrás, Rusia afirmó que la transferencia de esos aviones será tomada como una provocación de los EE.UU. y la OTAN. La vocera de la Cancillería rusa, María Zajárova, expresó durante esta jornada que Washington está al frente de una «banda de guerra».

Al respecto, el vicecanciller ruso Andréi Rudenko aseguró que su país tomará medidas para garantizar su seguridad. Añadió que los nuevos contactos con Ucrania para solucionar por vía diplomática el conflicto tendrán lugar cuando Kiev adopte una postura realista y no subordine su política a Occidente.

Lo subrayado/interpolado es nuestro.

Ver publicaciones anteriores